No, Netflix no ofrecerá streaming de videojuegos, de momento

No, Netflix no ofrecerá streaming de videojuegos, de momento
14 de junio, 2018

El día de ayer aparecieron informaciones de que Netflix entraría en el mercado del streaming de videojuegos, sin embargo, la compañía ha salido al paso para desmentir esta noticia, que surgió a raíz de una nueva serie llamada Minecraft: Story Mode (sí, se basa en el videojuego), con la cual parece que pretende ofrecer una narración interactiva.

De hecho, Minecraft Story Mode ni siquiera sería la primera serie interactiva de Netflix, ya que anteriormente fueron publicados Stretch Armstrong: La Fuga, El Gato con botas: Atrapado en un cuento épico y Buddy Thunderstruck: La pila del quizá. La serie basada en la licencia procedente de Mojang es fruto de la colaboración de Netflix con Telltale Games, una compañía especializada en crear videojuegos que son básicamente aventuras interactivas.

Netflix ha impulsado desde hace unos años la idea de crear series interactivas con el fin de romper con los tradicionales contenidos en los que todo está predefinido y el espectador no tiene la posibilidad de decidir. De momento no hay una gran cantidad de contenidos interactivos, aunque esto podría cambiar a partir de Minecraft: Story Mode al basarse en una licencia que incluso en los tiempos actuales es popular. Si se cumple con los planes previstos, tendría que estar disponible a partir de otoño (al menos en Estados Unidos) y contará en un principio de cinco episodios. De hecho, Minecraft: Story Mode es un videojuego que existe y que está disponible para diversas plataformas.

Así que no, Netflix no se va a adentrar en el mundo de los videojuegos “clásicos” de momento, sin embargo, la plataforma de contenidos en streaming tiene dos cosas que posiblemente carezcan la mayoría de sus competidores, una gran base de usuarios y una marca consolidada y muy asociada al streaming. Aunque no lo contemple por ahora, de jugar bien sus cartas los videojuegos podrían ser un gran negocio para Netflix.

Fuente: TechCrunch

  • Share This