Conecta con nosotros

Análisis

Samsung Jét S8000

Un terminal que combina una excelente ergonomía junto con una interfaz táctil sumamente rápida que además puede mover aplicaciones con agilidad gracias a su potente procesador. Un smartphone con el tamaño de un teléfono convencional. Correo, Internet, mapas o juegos se ejecutan con rotundidad en este terminal que además cuenta con herramientas multimedia de alto nivel.

Publicado el

Un terminal que combina una excelente ergonomía junto con una interfaz táctil sumamente rápida que además puede mover aplicaciones con agilidad gracias a su potente procesador. Un smartphone con el tamaño de un teléfono convencional. Correo, Internet, mapas o juegos se ejecutan con rotundidad en este móvil que además cuenta con herramientas multimedia de alto nivel.

 

La competencia en el mercado de los teléfonos móviles es dura, con modelos extremadamente competitivos dentro de los catálogos de los fabricantes más importantes en una búsqueda constante de la aceptación de los usuarios. Tras un tiempo con modelos conservadores el gigante coreano lanza su nueva serie S, encabezada por el modelo que analizamos.

 

Es difícil acertar con un diseño: los terminales muy grandes en tamaño pueden presumir de pantallas de 3,7′ pulgadas o incluso 4 pulgadas, pero a costa de sacrificar movilidad. Los muy pequeños son fáciles de llevar, pero a cambio se renuncia a prestaciones y características. Samsung Jét consigue un notable equilibrio entre movilidad y funcionalidades exprimiendo al máximo la interfaz TouchWiz 2.0 y el procesador de propósito general integrado a 800 MHz de frecuencia de reloj.

 

 

La pantalla es la gran protagonista del terminal, con sólo unas pocas teclas físicas. Es táctil con una respuesta rápida y una interfaz gráfica donde es sencillo acertar en la pulsación de los botones en pantalla gracias a la elección de tamaños de fuente relativamente grandes. El puntero no se echa de menos en ningún momento, ni siquiera cuando se usa el teclado QWERTY. Eso sí, lo mejor es configurar las opciones “hápticas” de modo que la vibración al pulsar la pantalla sea mínima, o de otro modo se ralentiza mucho la pulsación de las teclas.

 

 

La tecnología AMOLED ofrece colores saturados, negros puros y un contraste muy bueno que permite manejar la pantalla incluso a plena luz del día. Sus 800 x 480 píxeles son de gran utilidad para disfrutar de contenidos multimedia, así como para conseguir una densidad de puntos elevada aunque en la práctica no se puedan usar fuentes demasiado pequeñas.

 

La pantalla se ajusta con bastante precisión al tamaño de los vídeos que puede grabar este Samsung Jét S8000 de nada menos que 720 x 480 puntos a 30 fps. El tamaño de las grabaciones es considerable, de modo que es conveniente tener instalada una tarjeta microSD de alta capacidad. También puede grabar vídeo a cámara aunque con una resolución menor. La segunda cámara para vídeo conferencia permite establecer comunicaciones multimedia con calidad VGA.

 

La cámara de fotos de 5 Mpx. es rápida y cuenta con todas las funcionalidades exigidas hoy en día como el “smile shutter”, creación automática de panoramas o múltiples modos de escena. La geolocalización es posible gracias al GPS integrado, de modo que la ubicación se guarda en la información EXIF.

 

El visor de fotos permite explorar las imágenes en la memoria del móvil o también realizar funciones de edición o incluso compartirlas localmente o subirlas a portales on-line como Picasa, Flickr, Facebook o MySpace, entre otras redes sociales. Los vídeos también se pueden subir a YouTube a través de la aplicación homónima en el móvil de modo que nunca se dejará de estar conectado.

 

El correo es otra de las habilidades de este terminal, compatible incluso con servidores Exchange. Desde luego las cuentas POP/SMTP se configuran en pocos pasos, así como Gmail. La interfaz de mensajería al principio llama la atención por el elevado tamaño del texto, necesario para que la interfaz táctil sea efectiva. Pero tras un breve periodo de adaptación se consigue navegar a través de los correos con facilidad. Otro tanto de lo mismo se puede decir del administrador de llamadas y contactos, configurables hasta límites que pocos usuarios necesitarán alcanzar. Se puede ir de una llamada a un mensaje de texto o correo sin problemas, de modo que siempre se podrá establecer contacto con el destinatario a través del medio preferido. La sensación de tenerlo todo bajo control es elevada en todo momento.

Las aplicaciones multimedia no se quedan atrás en este terminal Samsung Jét S8000. El reproductor de música es una auténtica joya, con una interfaz visual que se ve mejorada por la pantalla AMOLED. La imagen de la carátula de los discos, así como los efectos de visualización están muy cuidados, sin olvidar el apartado del DSP de audio, con la posibilidad de activar sonido virtual 5.1 en los auriculares, así como efectos de audio que recrean estilos como Rock, Jazz, MegaBass, música en vivo, sala de conciertos, etcétera. Y todo ello bajo el control táctil dactilar, sin que se necesite puntero alguno.

 

Si se gira el teléfono, la pantalla cambia de modo gráfico con rapidez. Y por si fuera poco, dispone de un modo en el que el reproductor multimedia se maneja mediante “golpecitos” en la carcasa, junto con movimientos agitando. No es nada nuevo, pero está estupendamente implementado. El altavoz integrado tiene una potencia muy elevada, pero sin que distorsione el sonido, lo cual será del agrado de los clientes más jóvenes que siempre están dispuestos a animar una fiesta improvisada alrededor de un móvil, por ejemplo. La radio funciona muy bien y la selección del dial se puede hacer con un dedo pero con una precisión exquisita donde pasar de una frecuencia a otra se lleva a cabo con precisión de hercios pero también con una rapidez que posibilita recorrer el dial FM entero en segundos. Además se pueden grabar las emisiones.

 

La interfaz gráfica también contempla el uso de un cubo 3D para seleccionar la aplicación en curso al más puro estilo LG Arena, pero con una sutil diferencia: esta vez el cubo es realmente un cubo 3D y no una imagen 2D que parece un hexaedro. Con el Samsung Jét S8000 se pueden usar las seis caras y no cuatro con en el caso de LG. La interfaz 3D se extiende a multitud de apartados en el teléfono, como el reproductor multimedia, el gestor de aplicaciones abiertas o la selección de los favoritos de Internet.

 

Los juegos también se ejecutan con una calidad gráfica y de audio elevadas, con la ventaja de la multitarea implícita en el terminal. Se puede navegar en Internet, tener abierto el correo, el reproductor multimedia o el editor de vídeo y cambiar de una aplicación a otra mediante el administrador de tareas sin que se resienta el sonido de las canciones o la respuesta de la interfaz. Sí la batería, que se agotará más rápido, pero en las pruebas, con un cargado para móviles de APC se recargó en cuestión de un par de horas. También se carga mientras está conectado con un ordenador a través del software New PC Studio, desde el cual se accede a los contenidos del móvil, se gestionan archivos, vídeos, canciones, mensajes o contactos desde una interfaz centralizada.

 

 

La calidad del sonido en las llamadas está a la altura del DSP de audio instalado, tanto con el altavoz interno como el externo o el manos libres. Cuenta con un jack de audio de 3,5 mm, de modo que se pueden usar los auriculares que se prefieran para escuchar la radio, el audio o vídeos. Eso sí, la conexión USB no es estándar, lo cual constituye una de las mayores “pegas” de este terminal. Otra pega es la navegación web. Los botones táctiles en pantalla son grandes, lo cual roba mucho espacio en pantalla para mostrar las páginas web, que acaban por encajar de forma deficiente en la pantalla aún a pesar de que su resolución es de 800 x 480 puntos. Terminales con la misma resolución pero con tamaños de fuente más reducidos aprovechan mejor el espacio, como los HTC Touch HD, aunque en este caso el uso de un puntero es casi obligado. En cualquier caso, las páginas optimizadas para dispositivos móviles se ven con corrección.

 

 

En el apartado de las aplicaciones, Samsung Jét S8000 no se caracteriza por la existencia de repositorios de aplicaciones extensos como ocurre con Symbian, Windows Mobile, Android o Apple. Los programas entran dentro de la modalidad de “Widgets” que se instalan sobre la interfaz con un repertorio limitado de ellos. Google Maps, juegos, el navegador Dolphin de Samsung y otras aplicaciones en mayor o menor medida relacionadas intrínsecamente con este terminal concreto son los que pueblan las bibliotecas de Widgets.

 

En cualquier caso, este terminal no invita a instalar aplicaciones de todo tipo, sino a utilizar las que inteligentemente se han instalado por defecto y que por sí solas cubren con nota áreas como el ocio digital multimedia, la mensajería, las opciones de comunicación mediante GSM, 3G, Bluetooth y WiFi o la navegación en Internet. El teclado tiene dos modalidades: por un lado el QWERTY completo en el modo apaisado y por el otro el típico teclado de móviles con teclas compartidas en el modo vertical. El primero está optimizado para usar con dos manos, mientras que el segundo se puede usar con una mano. Es una filosofía que también emplea Nokia en el Xpress Music y ahora en el N97 y que consigue integrar en la interfaz táctil lo mejor de ambos tipos de teclados. De todos modos, un teclado QWERTY completo y físico es indispensable para conseguir la mejor experiencia en mensajería.

 

 

En el apartado de la conectividad WiFi, durante las pruebas en una red con routers 802.11n, la exploración de las redes inalámbricas originó un error en la aplicación, que en condiciones normales muestra de un modo eminentemente gráfico los puntos de acceso disponibles así como sus parámetros básicos. Posiblemente sea una cuestión de incompatibilidad con las bandas de 5 GHz de los routers duales que empiezan a aparecer en el mercado. En el resto de los escenarios donde se probó, sí se detectaron correctamente y con rapidez los puntos de acceso disponibles. Otras incidencias que se encontraron durante las pruebas entran dentro del capítulo de los “deseos”. Como el de encontrar una conexión USB estándar en los terminales de Samsung, o una duración de la batería más prolongada. Si se deja activado WiFi o se usa el GPS o 3G con asiduidad, habrá que cargar el móvil una vez al día para evitar quedarse “colgados” en la jornada siguiente.

 

 

 

Conclusiones

 

Samsung ha conseguido integrar en un terminal compacto, estiloso y muy atractivo todo un arsenal de tecnologías para el ocio, la comunicación y la conectividad total. La interfaz táctil TouchWiz 2.0 resuelve el apartado de la tactilidad con buena nota, y de igual modo que el Omnia original se echaba de menos un puntero, en el Samsung Jét S8000 su ausencia pasa totalmente desapercibida.

 

La pantalla resistiva es precisa y ágil, aunque en alguna aplicación como Google Maps el zoom no funciona especialmente bien. De todos modos se trata más de un problema del software que de la interfaz, que demuestra en el resto de los casos que está a la altura de su procesador de 800 MHz con aceleración gráfica, procesador avanzado de sonido y hardware dedicado para interactuar con todo el hardware de que se compone esta preciosidad de móvil.

 

La pantalla AMOLED confiere un atractivo especial a las aplicaciones y a los contenidos, llenando de colores saturados y nítidos las 3,1 pulgadas que ocupan la mayor parte de la superficie del móvil. El grosor es mínimo y permite llevar el teléfono en cualquier bolsillo. La construcción es muy dura y resistente, de modo que no necesita de cuidados especiales más allá de evitar que se caiga al suelo o sentarse encima de él. En definitiva, Samsung parece haber encontrado una buena fórmula para llevar alta tecnología a todas las audiencias.

 

Análisis

CORSAIR K70 RGB MK.2: mejorando lo que parecía inmejorable

Publicado

el

El teclado CORSAIR K70 RGB MK.2 fue lanzado oficialmente el pasado 12 de junio. Este modelo es el sucesor del CORSAIR K70 RGB, una versión que he estado utilizando durante bastante tiempo como teclado principal tanto para trabajo como para mis ratos de ocio al PC y que me ha dado grandes momentos.

Mi experiencia durante los dos últimos años con el CORSAIR K70 RGB ha sido excelente y  además el teclado se ha mantenido como el primer día: no ha presentado el más mínimo síntoma de desgaste, la pulsación de las teclas sigue siendo perfecta, la iluminación brilla como siempre y el soporte a nivel de software de CORSAIR y de la comunidad siguen siendo sobresalientes.

Con ese precedente entenderéis por qué tenía tantas ganas de poder probar el CORSAIR K70 RGB MK.2, un modelo que como os dije al inicio podemos considerar como el sucesor del CORSAIR K70 RGB y que tenía un desafío importante entre manos: superar a un teclado perfecto. ¿Es esto posible? Os lo contaremos en este análisis, pero antes de arrancar queremos dar las gracias a CORSAIR España por enviarnos una unidad de prueba y por dejarnos trabajar sin prisas y con total libertad. Sin más preámbulos empezamos.

Primer vistazo y especificaciones clave

El CORSAIR K70 RGB MK.2 tiene un diseño y una línea muy parecida a la que vimos en el CORSAIR STRAFE RGB MK.2, un teclado que analizamos hace un par de meses en este artículo y que estaba terminado en una combinación de aluminio anodizado y plástico.

Pues bien, esto quiere decir que el CORSAIR K70 RGB MK.2 mantiene el formato, el diseño y la distribución de teclas multimedia dedicadas, así como la rueda de volumen, el botón que permite silenciar el sistema y los tres botones especiales para regular aspectos como el perfil en uso, el bloqueo de la tecla de Windows y la intensidad de la iluminación. También utiliza el diseño de tecla flotante, todo un clásico en los teclados CORSAIR de gama alta que ayuda a destacar el efecto de la iluminación LED RGB y que además facilita el proceso de limpieza, ya que no hay zonas “hundidas” en las que se pueda acumular la suciedad.

La diferencia más importante entre el CORSAIR K70 RGB MK.2 y el CORSAIR STRAFE MK.2 la encontramos en la calidad de acabados. El primero está terminado totalmente en aluminio anodizado, un material que le confiere una calidad de construcción totalmente premium que se deja notar desde el primer momento.

El CORSAIR K70 RGB MK.2 tiene una calidad de construcción perfecta que se deja notar en todos los detalles: desde el aluminio que lo recubre hasta el conector mallado que protege el cableado, sin olvidarnos además del reposamuñecas, que está fabricado en plástico duro y presenta un tacto muy bueno. Una vez colocado queda perfectamente encajado y no se mueve lo más mínimo, ni aunque levantemos en peso el teclado para moverlo.

En cuanto a las teclas CORSAIR ha mantenido la serigrafía con láser, lo que significa que no se verán afectadas por el paso del tiempo ni por el uso, es decir, que no se desgastarán y seguirán luciendo como el primer día incluso después de varios años de uso intensivo.

El tacto de las teclas es muy bueno y suave, la iluminación LED RGB es de gran calidad y los interruptores Cherry MX Red ofrecen una experiencia de uso verdaderamente única. Como ya he dicho otras veces son mis favoritos porque ofrecen un rendimiento muy bueno tanto trabajando como jugando gracias a su recorrido lineal, sus 2 mm de activación y sus 45g de fuerza. No son especialmente ruidosos, pero nos permiten sentir cada pulsación.

Como no podía ser de otra forma el software iCUE de CORSAIR nos permite configurar todos los aspectos clave del teclado, incluyendo desde los efectos de iluminación hasta la asignación de las teclas y los macros.

Antes de pasar al siguiente punto vamos a repasar las características más importantes del CORSAIR K70 RGB MK.2:

  • Marco de aluminio anodizado para aviones.
  • Dispone de 8 MB para almacenar diferentes perfiles
  • Retroiluminación LED RGB por tecla dinámica multicolor.
  • Interruptores Cherry MX Red (disponible en versiones brown, silent, blue y speed) con una vida útil de 50 millones de pulsaciones.
  • Incluye un puerto USB Pass Through integrado al lado de la salida del cable.
  • Controles dedicados para volumen y multimedia.
  • Reposamuñecas en plástico de alta calidad.
  • Reduce al 100%  el efecto fantasma: no importa lo rápido que pulsemos las teclas ni cuántas activemos de golpe, cada pulsación se registra correctamente.
  • Software iCUE para personalizar a fondo el teclado.
  • Cable mallado de 1,8 metros.
  • Ultrapolling de 1.000 Hz.

Nuestra experiencia

Nada más sacarlo de la caja el CORSAIR K70 RGB MK.2 deja claro que es un teclado premium y de gran calidad. Su robustez está fuera de toda duda, el tacto de las teclas y del reposamuñecas es excelente y el aluminio anodizado remata un conjunto que en definitiva resulta sobresaliente.

La ergonomía del CORSAIR K70 RGB MK.2 es otro punto que destaca. Escribir con él durante varias horas es muy cómodo y además todo funciona a la perfección, ya que no registra errores de pulsación y marca correctamente cada tecla. Escribir con él durante las últimas semanas ha sido para mí un auténtico placer.

En juegos el CORSAIR K70 RGB MK.2 ha estado a la altura de lo esperado. Su respuesta ha sido fantástica en todo momento, no importa lo rápido que te muevas o las combinaciones de teclas que pulses, funcionará sin problemas y sin retrasos (1 ms de respuesta). He probado el teclado en DOOM 2016, Destiny 2 (tanto PvE como PVP) y League of Legends, juegos que requieren una gran velocidad de respuesta y en los que el teclado puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso, y ha cumplido por completo mis expectativas.

No importa si vas a trabajar o a jugar a títulos de acción en primera persona, a juegos MMO o a otros centrados en la estrategia en tiempo real, el CORSAIR K70 RGB MK.2 está preparado para ofrecer una experiencia perfecta y dar la talla en cualquier escenario.

En cuanto al software iCUE nada que objetar. Es fácil e intuitivo, ofrece una gran cantidad de opciones de personalización, permite utilizar perfiles prediseñados por la comunidad y con las últimas actualizaciones ha recibido ese lavado de cara que tanto pedía en análisis anteriores.

Conclusiones

Con el CORSAIR K70 RGB MK.2 la compañía estadounidense ha conseguido lo que parecía imposible: mejorar el CORSAIR K70 RGB. El nuevo diseño le da un aspecto mucho más atractivo, el reposamuñecas ha mejorado de forma notable frente al original y la calidad de construcción es excelente. Estamos sin duda ante uno de los mejores teclados de gama alta que existen actualmente.

Los interruptores Cherry MX Red ofrecen una experiencia de uso simplemente perfecta y tienen una vida útil de 50 millones de pulsaciones, un detalle que unido a la serigrafía láser y al cuidado que ha puesto CORSAIR en la construcción del CORSAIR K70 RGB MK.2 nos garantiza que tendremos teclado para muchos años.

El CORSAIR K70 RGB MK.2 tiene un precio recomendado de 170 euros, una cifra bastante buena teniendo en cuenta el valor que atesora y lo que ofrecen otros fabricantes por ese dinero. Muy recomendable.

Valoración final
9,5 NOTA
NOS GUSTA
Gran calidad de construcción y acabado premium.
Interruptores Cherry MX Red.
Iluminación LED RGB de alta calidad.
A MEJORAR
Es un teclado sobresaliente, pero el precio es alto.
RESUMEN
El CORSAIR K70 RGB MK.2 es uno de los mejores teclados de gama alta que podemos encontrar actualmente en el mercado. Su alta calidad de construcción y el aluminio anodizado le dan un acabado único, y los interruptores Cherry MX Red lo convierten en un modelo todoterreno capaz de ofrecer una buena experiencia de uso en cualquier situación.
Calidad de construcción10
Experiencia de uso y software10
Iluminación LED10
Instalación y configuración9
Calidad/Precio8.5

Continuar leyendo

Análisis

Análisis: Dead Cells (Nintendo Switch)

Publicado

el

Dead Cells

Por si no fuera poco el estrés al que muchos nos enfrentamos en nuestro día a día, cada vez son más los juegos que convierten nuestro momento de relajación y ocio frente a las consolas en una nueva fuente de frustración… y lo peor de todo, es que nos encanta.

Con esta premisa os quiero presentar Dead Cells, un nuevo rogue-like del estudio indie Motion Twins, con grandes influencias de los clásicos Castlevania y Dark Souls.

No se puede decir que el juego no cuente con una historia, “controlarás un experimento alquímico fallido e intentarás descubrir qué sucede en una isla, supuestamente maldita, en constante cambio y expansión”, pero la verdad es que no es uno de los puntos fuertes de este título.

Y es que además de ser poco original, como tal, el avance del juego no irá explicando nada de la historia, sino que contaremos con diversos detalles ocultos que nos ayudarán a crear nuestra propia concepción de lo ocurrido.

Progresión al estilo Rogue-Like

Como buen título de este género, no contaremos con ningún medidor de nivel fijo que nos ayude realmente a la hora hacer que la siguiente partida nos sea más sencilla, volviendo a perder el progreso acumulado cada vez que muramos.

Dead Cells Desbloqueables

Sin embargo, sí que iremos manteniendo un progreso, conservando algunas de las mejoras, habilidades o armas que vayamos desbloqueando, aunque estas continuarán desapareciendo y apareciendo de forma aleatoria para cada nuevo intento.

Sí es cierto que las mejoras permanentes están enfocadas para ayudarnos, como el hecho de poder mantener una parte del oro acumulado al morir, añadir nuevas opciones de armas al comienzo de cada partida, o creando y ampliando una poción de salud.

Para ello, deberemos ir reuniendo unas células que se consiguen principalmente al ir matando enemigos, o a través de depósitos que encontraremos dispersos por el mapa. Según completemos cada nivel, pasaremos a encontrarnos con el Coleccionista, uno de los personajes no agresivos que nos permitirá ir invirtiendo estas células.

Cabe decir que no dispondremos de acceso a todas las mejoras desde el comienzo del juego, las cuales deberemos ir recolectando a medida que avancemos y derrotemos a ciertos enemigos.

Dead Cells Cuerpo Profanado

Aquí entrar en juego un factor estratégico: hasta qué punto nos compensa tratar de conseguir más células arriesgándonos a perderlas todas. Y es que casi por norma general, hasta la peor de nuestras partidas nos ayudará a progresar.

Distintas armas, distintas formas de pelear

Dead Cells es difícil, pero justo. De igual manera que al jugar a Dark Souls, este juego nos remarca lo obvio cuando somos derrotados, por lo que pronto la frase “¡Cuerpo Profanado!” se convertirá en vuestra coletilla más odiada.

De igual manera, se trata del mejor impulso a la hora de mantenernos jugando, ya que a diferencia de los títulos Souls, donde muchas veces el propio juego nos “obliga” a morir frente a alguno de sus jefes para “hacernos aprender”, en Dead Cells los fracasos serán principalmente debido a errores humanos, aunque siempre podemos vernos sorprendidos por una trampa.

El sistema de combate es muy sencillo, contaremos con dos huecos para armas (de forma predeterminada asignados a los botones X e Y), dos espacios adicionales para artefactos como granadas, torretas o trampas (correspondientes a los botones junto a los gatillos), un botón para saltar, y una voltereta para esquivar. Si bien se trata de unos controles fáciles de entender, ya os voy avisando que os llevará algo más de tiempo dominarlos.

Sin embargo, donde realmente reside la complejidad del juego, es en el enorme catálogo de armas y habilidades especiales que tendremos a nuestra disposición, con más de 90 armas y hechizos entre los que encontraremos espadas, espadones, martillos, dagas, lanzas, arcos, ballestas, magias y más.

Y es que aparte de las diferencias obvias, como la posibilidad de atacar cuerpo a cuerpo o a distancia, además, cada arma contará con unas habilidades especiales aleatorias que pueden suponer tanto ventajas como desventajas para nuestro personaje. También podremos ir comprando “mutaciones” a modo de habilidades pasivas para nuestro personaje.

Dead Cells Habilidades

La impecable forma de poder combinar las habilidades y las armas es sin duda uno de los puntos que sacan el mayor provecho de este juego: si tienes un arco que deja rastros de aceite inflamable tras sus flechas, y a continuación usas un arma de fuego, tanto el escenario como los monstruos se verán envueltos en llamas.

Juégalo a tu manera

Al igual que cada partida de Dead Cells, cada jugador es diferente, y los desarrolladores de este título lo han tenido en cuenta. Durante todo el juego veremos un pequeño cronómetro que medirá el tiempo invertido en cada partida. Si bien este tiempo no supone nada a la hora de la jugabilidad, sí que se trata de un buen detalle para los “speedrunners”.

Dead Cells Puertas Tiempo

Y es que contaremos con varias salas repartidas en los distintos mapas que irán quedando bloqueadas con el paso del tiempo, y que normalmente no incluyen más que pequeñas ventajas como cápsulas de células, objetos y oro, o alguna mejora para nuestros atributos.

También se ha tenido en cuenta a aquellos a los que les gusta explorar y completar cada mapa. Además de salas y pasadizos ocultos, para todo aquél que posea una buena vista, podremos encontrar unas runas en algunas paredes del mapa, que nos desbloquearán nuevos caminos, oro, e incluso algún arma.

Ambientación y banda sonora

Basado en una estructura 2D de arte pixel, los escenarios de Dead Cells no podrían estar mejor elaborados, ofreciendo una calidad de escenografía impecable, cargada de numerosos y pequeños detalles que logran una inmersión total al jugar. Ocurre de igual manera con la banda sonora, creada por Yoann Laulan, que no podría estar mejor integrada con el juego.

Dead Cells Gráficos

También hay que destacar el impecable trabajo de traducción del juego, que al menos para la versión española (no puedo daros una opinión fiable para el turco o el japonés), hace un uso perfecto de palabras y expresiones, sin llegar a parecer ni notarse en ningún momento que se trate de una traducción y no de que esté desarrollado principalmente en este idioma.

Pequeñas sonrisas arrancadas

Uno de los aspectos más característicos del juego son las pequeñas referencias de humor, en algunos casos algo negro, que podremos ir encontrando a lo largo de Dead Cells.

Desde el menú de opciones, donde podremos elegir el tipo de comida que aparecerá durante la partida, con opciones como alimentación carnívora, vegetariana, estilo Castlevania o “Baguette”, consistiendo esta última en distintas barras de pan o surtidos de bollería como croissants (una burlona referencia al tópico sobre los franceses).

Dead Cells Baguette

También nos encontraremos con otras perlitas durante el juego, principalmente al interactuar con los elementos investigables del mapa, y algunos de los secretos que desvelan el trasfondo del juego.

Uno de los gags más ocurrentes que me he encontrado se produce en una de las transiciones entre fases, cuando observamos la piedra de pulir donde mejoramos todas nuestras armas, en la que el personaje me leyó la mente: “no se me ocurre cómo se puede ‘volver a forjar’ una granada o un arco con una herramienta así“.

Conclusiones: Dead Cells es un reto

Quizás algunos de vosotros ya habíais jugado a Dead Cells en su versión de acceso anticipado para PC, pero sin duda la versión final del juego merece la pena volver a ser re-jugada. Y es que además de pulir muchos bugs y mejorar enormemente su rendimiento, el juego ha implementado nuevos contenidos.

No obstante aún quedan algunos detalles mejorables, como algunas builds que resultan algo desequilibradas y dejan el juego demasiado fácil. Si hay un detalle negativo que destacaría, sería la sensación de repetición en muchas de las estructuras de los niveles, faltándome un mayor grado de aleatorización.

Dirigido a los fans del género rogue-like, a los amantes de los clásicos Castlevania, a los “masoquistas” de Dark Souls, o a cualquiera que busque un juego que le suponga un reto real. Dead Cells es un juego muy recomendable para cualquiera de sus plataformas, ya que, además de su versión de Switch que hemos analizado, se encuentra disponible para PC (compatible con Windows, Mac y Linex), Ps4 y Xbox One.

Dead Cells Signature Edition Switch

Actualmente su precio para Switch está en 24,99 euros para su versión digital a través de la Nintendo e-Shop, 29,99 euros para su versión física, y una anunciada edición especial por 45 euros (disponible a través algunos distribuidores del merch oficial del juego), que contendrá, además de una copia del juego completo, un libro de arte de tapa dura de unas 60 páginas, un pin metálico, una caja exclusiva con una portada diferente y en relieve, la banda sonora, y una tarjeta única y numerada con las firmas digitales de los desarrolladores.

Notas finales

8Nota

Generación de mapa6

Gráficos y Sonido9

Rejugabilidad9

Innovación7

Rendimiento9

Continuar leyendo

Análisis

Energy Tower 8 G2 Wood, análisis

Publicado

el

Energy Tower 8 G2 Wood

En Energy Sistem saben hacerlo bien en lo que a audio se refiere. De otra forma, no habrían vuelto a ser líderes en este sector según la consultora GFK.

En esta ocasión hemos tenido la posibilidad de probar la Energy Tower 8 G2, la “niña bonita” de la marca, que cumple con lo que promete por 150 euros.

Podría decirse que las torres de sonido acabaron con las minicadenas, estos dispositivos ya son un elemento obligado en cualquier casa en la que disfruten de la música. Su formato es muy similar en cada marca, pudiendo ser más altas o más anchas. En concreto, la Energy Tower 8 G2 Wood, es una edición en madera que puede integrarse con facilidad en cualquier decoración. Mide un metro, tiene una profundidad de 22 centímetros y pesa 9 kilos.

Nos encontramos ante una torre de sonido Hi-Fi está formada por dos altavoces de rango completo tipo bullet de 4 pulgadas y 30 W de potencia, así como de un altavoz de subgraves de 6,5 pulgadas y 50 W. Todo ello muy bien acompañado por un tweeter de cúpula de seda de 1,5 pulgadas y 10 W, que proporciona un sonido más claro, y una mayor estabilidad en el rango de agudos. En conjunto, vamos a disfrutar de 120 W de potencia y un procesador de audio digital, para experimentar la mejor calidad sonora, en cada rincón de la casa.

La Energy Tower 8 nos ofrece distintas maneras de controlar la música que escuchamos. Por un lado, cuenta con botones en su panel superior para cambiar el modo de reproducción, avanzar, retroceder de pista, subir o bajar el volumen. El botón de encendido también se encuentra en esta parte. Estos mismos botones los encontraremos en el pequeño mando que viene con la torre. De todas formas, si la vinculamos con nuestro móvil mediante Bluethoot, podremos controlarla por completo desde el mismo.

La mini pantalla LCD situada en el frontal superior nos dirá desde donde estamos escuchando música. Además de Bluetooth 4.1 tenemos bastante más conexiones físicas. Podemos reproducir nuestra música a través de una tarjeta microSD que se inserta directamente en el equipo, a través de USB (el USB no puede tener más de 64 Gb), por cable de 3.5mm (minijack, que viene incluido), y por cable óptico digital S/PDIF (no incluye el cable). Con el panel superior podremos navegar a través de las fuentes de señal y establecer la que queramos.

También cuenta con una entrada/salida RCA, que te permitirá conectar distintas unidades y ampliar tu red. Su entrada óptica servirá para potenciar el sonido de la televisión, videoconsola o dispositivo externo de audio, con la máxima calidad.

Por último, no se olvidan de la radio, el sonido más clásico. Aunque es de merecer que la incorpore lo cierto es que controlarla y escucharla es bastante difícil. En la minipantalla LCD podemos ver en que dial nos encontramos, pero no podremos guardar emisoras ni tampoco buscarlas de manera automática. Una pena, ya que para muchos, yo me incluyo, la radio es un compañero más de la casa.

Notas finales

8Nota

Sonido9

Tamaño8

Precio8

Conexiones10

Continuar leyendo

Lo más leído