Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Prueban un monitor a 480 Hz ¿Lo notará el ojo humano?

Publicado

el

monitor a 480 Hz

Blur Buster ha probado un prototipo de monitor a 480 Hz reales y la principal conclusión es que la diferencia con modelos de 240 Hz es perceptible para el ojo humano.

En los últimos años se ha producido un gran movimiento en torno a los monitores informáticos, seguramente el periférico más importante de nuestro sistema informático, sea como pantalla de visualización principal para un PC de sobremesa, como pantalla secundaria al que conectamos nuestro portátil para aumentar la productividad en el escritorio o para uso como pantalla de nuestra consola.

El lanzamiento de los modelos con resoluciones 4K, funciones de alto rango dinámico HDR, los diseños curvos, el uso de paneles OLED o el aumento de la diagonal, han aumentado la calidad general de los paneles, la media de la resolución nativa y también la media de tamaño de los modelos comercializados.

Uno de los parámetros que quizá no ha tenido tanta mejora como los anteriores es la tasa de refresco. A pesar de la publicidad de algunos modelos y fabricantes, su mejora no es real y llega del uso de técnicas como la interpolación.

Básicamente, la tasa de refresco (o frecuencia de actualización) refiere la cantidad de veces que se actualiza la imagen en un segundo. Se expresa en hercios y mientras más alto, más veces se actualiza, lo que es importante especialmente en el consumo de algunos tipos de contenido para la calidad de imagen final o la percepción que de la misma tiene nuestro cerebro, porque ha habido un gran debate científico sobre el particular.

Desde modelos básicos de 30/60 Hz a los más avanzados de 120/240 Hz, la mejora se nota claramente, en fluidez, parpadeos o en la estelas borrosas de imágenes en movimiento. Podemos comprobarlo en la circulación de la pelota en eventos deportivos, un coche circulando a gran velocidad o en géneros de videjuegos como shooters.

Según la prueba del prototipo del monitor a 480 Hz (reales) la diferencia con los modelos de 240 Hz también «es definitivamente perceptible para el ojo humano», comentan. Una gran mejora aunque será para el futuro. Ni las tarjetas gráficas más rápidas actuales pueden con esta tasa a altas resoluciones y calidad de imagen y además, tecnologías de sincronización de imágenes como NVIDIA G-SYNC y AMD FreeSync han disminuido la dependencia de estas frecuencias de actualización.

Lo más leído