Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

LibreOffice 6.3 mejorará la integración con la línea de comandos de Windows

Publicado el
LibreOffice

La semana fue publicada la beta de LibreOffice 6.3, futura versión de la suite ofimática software libre de referencia, que además es la alternativa más conocida a la poderosa y omnipresente Microsoft Office, gran dominadora del sector desde hace más de dos décadas.

LibreOffice nació prácticamente como un movimiento desesperado por mantener vivo a OpenOffice.org, que cayó en los dominios de Oracle tras haber adquirido esta a Sun Microsystems. En aquel momento empezó a cundir el temor entre la comunidad de OpenOffice.org por una posible descontinuación del proyecto. Ante esa situación se tomó la decisión de aprovecharse la naturaleza software libre de la suite para bifurcarla y crear LibreOffice. Con el fin de que la nueva suite fuese sostenible se creó The Document Foundation, que de forma no muy diferente a Mozilla con Firefox se encarga de la gestión y el mantenimiento.

Los cambios organizativos sentaron muy bien a LibreOffice, consiguiendo no solo una potente comunidad en poco tiempo, sino que también permitieron una evolución mucho mayor y más rápida que cuando OpenOffice estaba bajo Sun Microsystems. Esto ha hecho que LibreOffice haya mejorado de manera notable con el paso de los años, consolidándose como la principal alternativa a Microsoft Office gracias a su naturaleza software libre y multiplataforma. No, no se trata de un “proyecto de Linux” (aunque sí es su suite de referencia por motivos circunstanciales), por mucho que ciertas personas lo conozcan de esa forma.

Desde su fundación en 2010, LibreOffice ha tenido a niveles generales una trayectoria brillante, convirtiéndose en un software muy capaz que puede cumplir de sobra con las necesidades de más del 90% de los usuarios. Obviamente no todos son elogios, ya que a pesar de la buena calidad de su código (o al menos así era hace unos años), aspectos como la falta de modernización de su interfaz lo ha penalizado de cara a cierto público que ya se ha acostumbrado a la interfaz tipo Ribbon impulsada por Microsoft.

Sobre el futuro LibreOffice 6.3 se puede destacar varias cosas. La primera de ellas es una herramienta de redacción que permite convertir un documento de texto en un dibujo de la propia suite, permitiendo realizar cosas como colocar sombras sobre palabras ofensivas (o las que se desee). Esta característica tiene una opción llamada “Exportación Redactada” que genera un PDF que convierte el documento en un mapa de bits sin texto seleccionable. Esto puede venir muy bien para dificultar la extracción de texto de los documentos PDF, aunque se trata de una herramienta que hay que manejar con cuidado, porque se podría eliminar texto con solo seleccionar las sombras y eliminarlas.

Otro nuevo elemento a tener en cuenta de LibreOffice 6.3 es la adición en Calc (hojas de cálculo) de la función FOURIER, la cual se puede usar desde la opción Análisis Fourier en el menú Datos > Estadísticas de la aplicación. Por su parte, el ejecutable principal de LibreOffice, soffice.bin, funciona ahora de manera correcta e integrada desde la línea de comandos de Windows, facilitando así la utilización de características como la conversión de documentos.

LibreOffice no es un proyecto que haya introducido muchos cambios revolucionarios desde su nacimiento, por lo que en un primer momento podría parecer que su evolución ha sido escasa. Sin embargo, si cogemos un rango de tiempo amplio sí se puede apreciar cómo este fantástico producto ha mejorado de forma constante en aspectos como el rendimiento, la capacidad de abrir documentos de Microsoft Word cada vez más grandes y cargados y la compatibilidad con OOXML (DOCX, XLSX y PTTX).

A título personal, utilizo LibreOffice como única suite desde la primavera de 2012. Desde entonces solo he necesitado de Microsoft Office un día, cuando la necesité para realizar un trámite en el que tuve que rellenar dos documentos en “Doc antiguo” con macros y ciertos elementos propios de la suite del gigante de Redmond.

6 comentarios
  • Pues a su favor he de decir que a pesar de usar LibreOffice siempre he sido de los que ha dicho que su interfaz es bastante fea, pero en su versión 6.2 aunque mejorasen unos detalles, son unos detalles que todo sea dicho le sentaron bastante bien… puedo decir que ya se ve mucho más decente, quizás no la interfaz de pestañas, que esa aun la veo fea, pero la clásica hasta podría decir que se ve «moderna», sumado a las características que le han ido incorporando la verdad es que no hay razón para seguir usando Microsoft Office más que por capricho, pero tal cual ademas… capricho puro y duro y quien diga lo contrario desde ya lo digo: Miente.

  • Carlos_M

    Interfaz horrible, compatibilidad pésima, rendimiento malo es pesado, lento. Hay mejores alternativas por ahí, la verdad…

  • Sam Burgos

    La verdad que dejando fuera el tema de la interfaz de usuario para la mayoría de cosas funciona con lo mismo que MS Office e incluso en ocasiones supera a dicha suite informática (mi mejor ejemplo es que para un par de lugares de trabajo en los que he estado incluido el actual, manejan un ERP cuyas plantillas son en formato de Excel; con el mismo Excel me dan muchos errores y no deja subir información pero si las lleno con Calc eso funciona de manera excelente, irónico)

    Así mismo es complicada la situación porque al igual que Eduardo Medina
    he sido usuario de LibreOffice de un tiempo hacia acá (no exactamente el
    tiempo de él pero si estoy cerca) y para la gran mayoría de cosas LO funciona perfectamente, PERO los usuarios no lo ven así y piden otro tipo de cosas (o casi que sea la misma suite de MS Office pero gratis), para ello adjunto el comentario siguiente de la publicación enlazada que resume bastante bien la situación https://uploads.disquscdn.com/images/dc73441bc590f9be2d48223d6d76c13be7e3ba22c5a5dfe4a75b1faa0787ff2a.png

  • L1ch

    LibreOffice solo es alternativa a OpenOffice. Alternativa a Microsoft Office, tienes WPS, entre otros.

  • Aquí tenemos una persona que ejemplifica lo que estaba comentando, y todo esto sin haber abierto el programa una sola vez, genio; ya si lo hubiese abierto hasta sería capaz de analizar la calidad del código fuente. xD

  • NinoDeUruguay

    Lo uso hace años y efectivamente, las veces que tuve que recurrir a alguna herramienta de la suite de microsoft, fueron contados con los dedos de una mano, sobre todo, por algunos sitios web gubernamentales obsoletos y vetustos.

Top 5 Cupones

Lo más leído