Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Opera, Vivaldi y Brave no implementarán los cambios de Google contra bloqueadores de anuncios

Publicado el
bloqueadores de anuncios

A pesar de compartir una base de código común (Chromium), creadores de navegadores alternativos como Opera, Vivaldi y Brave no seguirán los pasos de Google contra los bloqueadores de anuncios en Chrome.

Ya conoces la situación. Google anunció el bloqueo de extensiones desde sitios de terceros permitiendo únicamente las instaladas desde la tienda oficial y anunció grandes cambios que afectarían al proceso de revisión de las mismas, la verificación o la legibilidad del código. También anunció el ‘Manifest V3’, un regulador para extensiones, que busca mayores garantías de seguridad, privacidad y rendimiento.

Las modificaciones en nuevo conjunto de estándares conocidos colectivamente como Manifest V3 tiene consecuencias porque definen cómo las extensiones se integran en los navegadores, lo que podrían causar problemas a algunas de ellas, como los bloqueadores de anuncios, hasta el punto de quedar inservibles para el usuario, según advirtieron desarrolladores de uBlock Origin o uMatrix.

La API utilizada actualmente se llama webRequest y con ella, el navegador le pide a la extensión que examine cada solicitud de red en la que está interesada. La extensión puede modificar la solicitud antes de enviarla, por ejemplo, para cancelar solicitudes a algunos dominios, agregar o eliminar cookies o ciertos encabezados HTTP de la solicitud. Esto proporciona -en teoría- una herramienta eficaz para el funcionamiento de los bloqueadores: pueden examinar cada solicitud que se realiza y optar por bloquear las que se consideren destinada a anuncios.

La API también se puede usar para realizar una modificación limitada de la respuesta a la solicitud. Por ejemplo, para bloquear JavaScript o grandes archivos de medios. Debido a que la extensión necesita examinar cada solicitud y emitir su veredicto (cancelar la solicitud, permitirla, modificarla o redirigirla), Google dice que el sistema es muy lento. Además de muy poderoso lo que equivale a inseguro, ya que una API que permite que las cookies sean examinadas y modificadas también permite que sean robadas.

No todos están de acuerdo. Opera y Brave mantendrán webRequest para todas las extensiones y continuarán apoyando bloqueadores afectados como uBlock Origin and uMatrix. Además, han indicado que sus usuarios podrán seguir utilizando el bloqueador integrado que tienen sus navegadores.

Vivaldi también mantendrá el sistema actual, aunque la forma en que abordarán el cambio de API «dependerá de cómo Google termine implementando la restricción». Microsoft, creador de otro de los navegadores con base Chromium (Edge) aún no se ha definido al respecto.

Ante la polémica que ha suscitado el anuncio Google se ha apresurado a asegurar que solo se van a modificar las capacidades de bloqueo de la API webRequest en Manifest V3, no la API webRequest entera (aunque el bloqueo estará disponible para versiones empresariales).

Los cambios en Manifest V3 serán implementados en Chromium a comienzos de 2020 y a partir de ahí en las versiones de Chrome. Para bien o para mal, la dependencia de las decisiones de Google en navegación web es enorme, como ya advirtiera Mozilla cuando Microsoft anunció la adopción de Chromium.

Lo más leído