iPad de Apple, ¿está destinado a desaparecer?

iPad de Apple, ¿está destinado a desaparecer?
31 de enero, 2016

La llegada del iPad de Apple produjo un gran interés y desde luego el nuevo dispositivo del gigante de la manzana se ha estado vendiendo realmente bien durante unos años, e incluso dio pie a una gran cantidad de afirmaciones descabelladas.

Sin duda la más interesante fue aquella en la que Tim Cook afirmaba que su última variante, el iPad Pro, podría desplazar claramente al PC, haciendo que la gente se de cuenta de que no necesitan nada más que dicha tablet y su smartphone.

La realidad en cambio es diferente y pintan una “era post PC” en la que los ordenadores están más vivos que nunca, sobre todo gracias a la vitalidad que inyecta el sector gaming, y en la que por contra las tablets del gigante de Cupertino no pasan por su mejor momento.

Así lo demuestran los últimos resultados de Apple, en los que hemos visto una caída del 25% en ventas del iPad año sobre año. No, nada de estancamientos, simple y llanamente el iPad vendió 1/4 menos unidades durante el primer trimestre fiscal de este año comparado con el mismo del año anterior.

Es una caída muy grande, y pone en evidencia no sólo a la compañía de la manzana, sino también al propio Tim Cook, que pecó de exceso de confianza al hablar del iPad Pro, un producto que en mi humilde opinión es totalmente de nicho y no presenta un interés real para casi nadie, salvo profesionales concretos.

Bien, ¿pero que ha pasado realmente? ¿Está destinado el iPad a pasar a la historia? No creemos que el iPad vaya a desaparecer, ni siquiera a largo plazo, aunque no sería extraño ver la desaparición de algunas gamas concretas, como el Mini, por ejemplo.

mini

En cuanto a los motivos uno de los más importantes es la canibalización por parte del sector smartphone. Con el incremento de pantalla de los iPhone 6 y la llegada del modelo Plus de 5,5 pulgadas Apple se ha “mordido” a sí misma, y es que teniendo un terminal con ese tamaño de pantalla realmente no tiene mucho sentido comprar también un iPad Mini, por ejemplo.

Junto a la canibalización debemos tener en cuenta también que el ritmo de actualización de los usuarios ha descendido. Muchos sienten que su “viejo” iPad 2 o iPad Mini es suficiente para cubrir sus necesidades, algo que se acentúa en modelos superiores.

Esa larga vida útil y falta de renovación de los usuarios es otra de las claves que debemos tener en cuenta, y si ponemos ambas en conjunto se entiende perfectamente que las cosas no pinten bien para la gama tablet de los de Cupertino.

  • Share This