Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La historia de cómo Nokia abandonó MeeGo

Publicado el

La historia de cómo Nokia abandonó MeeGo 29

La alianza entre Microsoft y Nokia para colaborar en la producción de terminales basados en Windows Phone 7 surgió tras una serie de estudios de Nokia sobre la situación del mercado y de sus propias plataformas. Symbian y MeeGo eran hasta no hace mucho las apuestas de Nokia, pero todo cambió radicalmente. ¿Por qué?

Las razones las explican nuestros compañeros de MuyLinux en un artículo en el que se revela el análisis de la situación que realizó Stephen Elop al poco tiempo de ocupar su nuevo cargo como CEO del fabricante finlandés de smartphones.

Las claves de la decisión fueron varias, pero lo que parecía claro tras una serie de entrevistas con el equipo de desarrollo de MeeGo es que esta plataforma no produciría sino más retrasos en la salida de smartphones competitivos, un lujo que Nokia no se podía permitir.

Podéis encontrar todos los detalles sobre esta historia en la noticia original, en MuyLinux.

3 comentarios
  • Martín

    Yo veo que el nuevo CEO de Nokia, accionista en Microsoft y ex empleado de ésta, un caballo de Troya enviado por los de Redmond. Y si la venta de la compañía, devaluada especialmente luego del acuerdo con Microsoft, se da en nos 19 mil millones y no 30 mil como valía, no me quedarán dudas.

  • ary

    Martin creo que debes comenzar a separar tus gustos de la realidad empresarial (sin animo de discucion). lo digo porque todas las empresas hacen estudios de factibilidad de productos, sabes por que android fue tan acogido por su alta factibilidad economica si el sistema que hubiese dejado mas factibilidad fuese WP7 ese seria el del momento, aunque creo que la gran escepcion en todo esto es iOS, simplemente marca las pautas a seguir por todos. como meego y symbian no son viables economicamente entonces se debe ir con el enemigo de su enemigo (empresarialmente hablando), por eso no se decidieron por android. esa es mi humilde opinion.

Lo más leído