Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Sony desarrolla la peluca inteligente SmartWig

Publicado el

Sony desarrolla la 'peluca inteligente' SmartWig

Una patente registrada por Sony lleva unos días rondándonos la cabeza ya que el gadget se las trae: una ‘peluca inteligente’ SmartWig.

Cuando pensábamos que el calificativo de ‘inteligente’ se había acabado con móviles, televisores, gafas o relojes, llega Sony para sacarnos del error.

Y parece que la firma japonesa va en serio describiendo el SmartWig como un dispositivo informático portátil compuesto por una CPU, un conjunto de sensores y una interfaz, todo dentro de una peluca al uso que cubrirá una parte de la cabeza del usuario.

Como los SmartWatch tipo el Galaxy Gear (y los Sony, Pebble o Motorola, más los futuros de Apple, Google o Microsoft) la peluca de Sony se usará en conjunción con otros gadgets electrónicos como smartphones.

El primer enfoque del SmartWig puede ir para el sector sanitario ya que contará con sensores de temperatura y presión sanguínea, aunque promete muchas más funciones. De momento en fase experimental, no es seguro que la peluca inteligente SmartWig llegue al mercado.

Estábamos considerando nombrar a Google Glass como ‘gadget de la década’ pero parece que tendremos que esperar a ver el resto de desarrollos en marcha. Hasta una peluca de Sony listísima ella.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

1 comentario
  • Ulises

    Más allá del benefico concreto, ¿qué será del ser humano cuando todo lo que él puede hacer lo haga y mejor un robot, un cerebro artificial? ¿Qué será del cuerpo biológico que ha evolucionado durante millones de años en función de satisfacer la necesidad mediante el trabajo, la astucia, etcétera? ¿Qué será de las nuevas generaciones ante un rival mecánico de características físicas y artístico-creativas insuperables? ¿Es creible la convivencia ociosa en un mundo escaso de recursos y trabajo, en un mundo enfrentado, polarizado? En todo caso, ¿es el futuro, inevitablemente, la relación directa con una máquina? ¿Una sacerdote tecnológico que interfiere entre Dios y los hombres, entre la naturaleza y sus productos? Simplemente, ¿entre seres humanos semejantes? Dejando las distancias a un lado, ¿en qué relación nunca podrá interponerse o canalizar una máquina y llevar a cabo un avatar de uno mismo? ¿Qué le faltará al autómata del futuro para estar vivo? ¿Qué distingue a la vida de una estructura mecánica peculiar que la imita perfectamente y mejor? Sobre esto y más, recomendar un libro diferente para cuestionar el mundo, la vida y la muerte, un extracto que ojear en http://goo.gl/6l0H3k

Lo más leído