Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

D-Link Sharecenter DNS-327L, análisis

Publicado el

D-Link Sharecenter DNS-327L

Poder acceder a nuestros archivos en red, sin necesidad de enchufar discos duros externos a los puertos de nuestro ordenador, es una de las mayores ventajas que presentan los NAS (Network-attached Storage), y la posibilidad de hacer copias de seguridad automáticas sin preocuparnos de nada hace que su atractivo trascienda el sector profesional y cada vez estén más presentes en ámbitos domésticos.

Precisamente a este segmento se dirige la gama de NAS D-Link Sharecenter, una de las más recomendables para usuarios domésticos, y el último modelo en llegar, D-Link Sharecenter DNS-327L, no es ninguna excepción. Es más, gracias a su integración con la plataforma mydlink Cloud, podremos crear nuestra propia Nube personal y acceder a nuestros archivos allá donde estemos e incluso directamente desde nuestro smartphone o tableta, gracias a la app compatible con Android e iOS.

Si tenemos en cuenta que este tipo de dispositivos móviles suelen contar con un almacenamiento limitado (entre 8 y 32 Gbytes, por lo general), no cabe duda de lo interesante que puede resultar acceder de forma remota a nuestra música, películas y otros documentos sin tener que guardarlos de forma local y liberar así espacio.

Diseño y conexiones

Pero antes de centrarnos en las funcionalidades de este D-Link Sharecenter DNS-327L, empecemos por su diseño. Está hecho de policarbonato blanco, lo que nos trae a la mente irremediablemente la estética de los MacBooks de Apple de hace unos años, y es lo suficientemente compacto y ligero como para encajar en cualquier lugar de nuestra casa. En su interior, alberga dos bahías en los que poder instalar sendos discos (no incluidos) colocados en posición vertical, con tan solo pulsar un botón y retirar la tapa superior.

D-Link-Sharecenter-DNS-327L-bahias

Por su parte, en funcionamiento es bastante silencioso, y aunque el ventilador se oye, no es en absoluto molesto. Algo fundamental si tenemos en cuenta que un NAS está pensado para estar permanentemente encendido, claro está. En la parte posterior encontramos un puerto USB 3.0 para conectar almacenamiento externo adicional y la pertinente conexión de Red mediante cable Ethernet Gigabit, que conectaremos a nuestro router.

D-Link-Sharecenter-DNS-327L-conexiones

Instalación y configuración

La instalación del D-Link Sharecenter DNS-327L es realmente sencilla; tras enchufarlo a la red eléctrica y al router, solo tendremos que instalar el software incluido en nuestro ordenador y proceder a configurarlo mediante un asistente que nos guiará a lo largo de todo el proceso. Justo en ese momento se nos permitirá instalar una serie de aplicaciones compatibles que nos ayudarán con los backups automáticos o nos permitirán habilitar el uso del NAS como servidor FTP o para alojar un blog, como plataforma de streaming multimedia (con servidor de iTunes incluido) o incluso habilitar la descarga de archivos mediante P2P (perfecto para no tener que dejar encendido nuestro ordenador si queremos bajar torrents, por ejemplo).

Las opciones son muchas y, sobre todo, bien implementadas, logrando que todo funcione tras apenas un par de clics. Por supuesto, también podremos crear usuarios con distintos tipos de permisos y habilitar cuotas de disco si así lo deseamos.

D-Link-Sharecenter-DNS-327L-interfaz

Ficha técnica

Para acceder a la interfaz web del NAS, muy bien diseñada y suficientemente intuitiva, lo haremos a través de una dirección del tipo 192.165.1.x (de forma similar a como se hace con un router) cuando estemos conectados a la misma red WiFi, pero si asociamos el producto a la plataforma Mydlink Cloud, también seremos capaces de entrar estemos donde estemos. Al hacerlo, además, habilitaremos el acceso mediante la app mydlink AccessNAS, disponible de forma gratuita para Android e iOS, como ya hemos explicado.

En cuanto a la configuración del almacenamiento, se puede instalar dos discos duros en modo RAID 1 (espejo) para replicar automáticamente el contenido de uno en otro y así tener nuestros datos a salvo en caso de que uno de los dos falle, y también es posible configurarlos en modo estándar, JBOD o RAID 0. En nuestras pruebas, la velocidad de copia de un archivo hacia el NAS se produjo a 93,2 MB/s, mientras que en sentido inverso descendió hasta los 76,8 MB/s, valores aceptables pero lejos de los de otros dispositivos más punteros.

Conclusiones

Con un precio de 199 euros, el D-Link DNS-327L es una gran opción para quienes busquen un NAS para su hogar. Su tamaño y diseño, unido a sus prestaciones y la capacidad de crear nuestra propia Nube personal, lo convierten en un dispositivo atractivo, pero es su sencillez de configuración y uso lo que lo hace aún más apropiado para usuarios domésticos.

En cambio, el precio no es todo lo contenido como cabría esperar (máxime si no disponemos ya de algún disco para usar y tenemos que adquirirlo también), existiendo otras alternativas a coste similar que ofrecen alguna prestación adicional.

mc_recomendado

Top 5 Cupones

Lo más leído