Web Analytics
Conecta con nosotros
PC Gaming PC Gaming

Guías

Guía para mejorar el rendimiento de tu PC en juegos

Publicado el

Estamos en pleno E3, uno de los eventos más importantes del mundo del videojuego, y para celebrarlo hemos querido dedicar la guía de este domingo a recoger y explicar una serie de claves que te ayudarán a mejorar el rendimiento de tu PC en juegos.

Para que la guía te resulte lo más útil posible vamos a hacer un listado completo con consejos sencillos y asequibles que te ayudarán a mejorar el rendimiento de tu PC sin tener que gastar dinero, pero también acompañaremos una serie de recomendaciones al final en las que desgranaremos los ajustes gráficos más importantes.

En esa segunda parte descubriremos los efectos de esos ajustes, el impacto que tienen en la calidad gráfica y en el rendimiento general y te enseñaremos qué debes reducir o desactivar primero y qué no. El objetivo será el que hemos indicado al inicio, mejorar el rendimiento de tu PC en juegos.

Sin más nos ponemos manos a la obra, esperamos que os guste y os invitamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios.

Pasos para mejorar el rendimiento de tu PC en juegos

Tenemos varios opciones que vamos a ir agrupando siguiendo un orden concreto. Empezaremos por las más sencillas y dejaremos para el final las más complicadas, aunque ya os adelantamos que en esencia no hay ninguna que resulte especialmente difícil o que exija ser un experto en el mundillo de la informática.

Os recomendamos empezar siguiendo el orden que os vamos a dar a continuación y que poco a poco vayáis midiendo gradualmente la mejora que obtenéis.

1-Haz un arranque limpio: es una de las maneras más sencillas de obtener una mejora que notaremos no sólo en juegos sino también en el rendimiento general del equipo, sobre todo si tenemos poca RAM (menos de 6 GB).

En este artículo encontraréis todos los pasos que debéis dar.

2-Actualiza los drivers: hablamos en general, aunque el más importante es el de la tarjeta gráfica. Normalmente los fabricantes introducen mejoras y optmizaciones que pueden darnos un extra de rendimiento en juegos concretos, salvo que tengamos soluciones muy antiguas.

También es buena idea comprobar la versión de nuestra BIOS y ver si existe una actualización en la web oficial del fabricante.

3-Haz un análisis del sistema: buscar virus o conflictos en el sistema y limpiarlos o resolverlos puede poner fin a problemas importantes de rendimiento de tu PC. Notarás efectos positivos a nivel general.

En ocasiones desactivar temporalmente nuestra solución antivirus también puede ayudarnos a mejorar el rendimiento.

4-Configura tu sistema operativo en máximo rendimiento: esto es especialmente útil en ordenadores portátiles. Cuando activamos este modo se prioriza el rendimiento pero se aumenta el consumo.

Podemos ajustar el plan de rendimiento a través de las opciones de energía del sistema.

5-Busca errores en el la unidad de almacenamiento y desfragmenta: buscar y corregir errores puede ayudar a reducir el “rascado” de los juegos que recurren mucho a operaciones de lectura en la unidad de almacenamiento.

En las unidades mecánicas también es útil desfragmentar periódicamente. Si tenéis un SSD no debéis hacerlo.

6-Cierra descargas y aplicaciones en segundo plano: es una manera sencilla de mejorar el rendimiento de tu PC en sentido amplio.

En Windows lo mejor es que abras el Administrador de Tareas y cierres aquellas aplicaciones innecesarias que estén consumiendo recursos.

7-Haz mediciones de temperatura y toma medidas: este paso requiere algo más de esfuerzo, pero puede ser muy beneficioso, sobre todo en equipos que tienen varios años encima.

Si detectas problemas de temperatura es posible que tu equipo necesite una buena limpieza. Por suerte es un paso muy sencillo ya que sólo tienes que desconectarlo, abrir la tapa y limpiar el polvo de su interior.

Puedes usar una brocha suave y aire comprimido para quitar todos los restos. También es buena idea desmontar la tarjeta gráfica y el procesador para limpiarlos a fondo y cambiar la pasta térmica.

8-Haz overclock a tus componentes: es una opción muy interesante para alargar la vida de un PC, siempre que no tengamos problemas de temperatura y que estemos seguros de que nuestra fuente de alimentación no dará problemas.

Para subir la frecuencia de la tarjeta gráfica disponemos de programas muy sencillos y fáciles de utilizar como MSI Afertburner, que es compatible con una gran cantidad de modelos distintos y de cualquier fabricante.

Para subir la velocidad del procesador podemos recurrir también a algunas aplicaciones concretas que ofrecen los principales fabricantes, como Intel Extreme Tuning Utility y AMD RYZEN Master, aunque también podemos tirar del método clásico y hacerlo a través de la BIOS.

Ajustes gráficos en juegos, todo lo que debes saber

Otra forma de mejorar el rendimiento de tu PC en juegos pasa por reducir la calidad gráfica de estos. Parece una idea sencilla pero buscar el mejor equilibrio posible entre rendimiento y calidad puede acabar siendo toda una odisea.

Por ello en este artículo vamos a repasar los ajustes gráficos básicos más importantes y os vamos a dar una serie de pautas para que sepáis que deberíais reducir primero de cara a conseguir ese equilibrio entre rendimiento y calidad.

  • Resolución: Os recomendamos que intentéis mantener la resolución nativa de vuestro monitor. Si vuestra tarjeta gráfica tiene muy poca memoria gráfica y además es poco potente reducir este ajuste puede obrar milagros, pero hará que el juego se vea muy pixelado.
  • Texturas: Es uno de los ajustes que más influye en la calidad gráfica de los juegos. Os recomendamos no bajar nunca de niveles medios, ya que apenas notaréis mejoras en rendimiento y sin embargo el juego se verá totalmente deslucido. Depende sobre todo de la memoria gráfica de la tarjeta y por lo general el nivel óptimo se alcanza con los ajustes en alto. Junto con la resolución debe ser tu último recurso.
  • Sombras: Uno de los ajustes más exigentes. Debe ser tu objetivo principal si notas que el rendimiento de tu PC flojea. Tiene un gran impacto y utilizar los ajustes bajos también puede “obrar milagros”. Debe ser tu objetivo principal.
  • Efectos de iluminación y reflejos: Este incluye aspectos como la iluminación general, las fuentes de luz y los reflejos que veremos en determinadas superficies. Confiere un toque preciosista al juego pero consumen muchos recursos, así que después de la calidad de las sombras debe ser tu segundo objetivo.

Notas finales

Es muy complicado dar una visión general de los ajustes óptimos de juegos actuales en PCs tipo ya que como sabemos cada uno tiene sus propios requisitos, y también una optimización dispar.

En cualquier caso en los equipos con gráficas integradas de baja potencia lo ideal es utilizar una resolución igual o ligeramente inferior a la nativa (por ejemplo 720p en un monitor 768p), mantener las texturas en calidad media y todo lo demás en bajo.

Por contra en equipos que se acerquen mucho o cumplan los requisitos mínimos del juego por lo general es posible utilizar la resolución nativa del monitor, aunque con matices. Si dicha resolución es de 720p o 900p en la mayoría de los casos podremos configurar todo en medio-alto, pero si jugamos en 1080p lo habitual es jugar con todo en medio.

Para aquellos casos de equipos de gama media que no lleguen a los ajustes recomendados pero se acerquen lo habitual es poder jugar con todo casi al máximo y resoluciones sub-1080p o 1080p y todo en alto.

Enlaces de interés: Guías MC.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído