Windows 10 S: demasiadas restricciones para un usuario “estándar”

Windows 10 S: demasiadas restricciones para un usuario “estándar”
23 de junio, 2017

Windows 10 S es una variante simplificada del último sistema operativo de Microsoft. Ha sido creado con la mente puesta en el sistema educativo para gobernar una nueva generación de equipos económicos que puedan competir con los Chromebooks de Google.

Ya conocíamos que por su diseño, Windows 10 S será mucho más cerrado que las versiones “estándar” del sistema, lo que proporcionará algunas ventajas en el apartado de seguridad, pero a costa de una serie de restricciones como el bloqueo de instalación de aplicaciones a las certificadas por Microsoft en su tienda oficial Windows Store.

Ello dejará fuera de juego alternativas de terceros en todos los campos de uso y -por ejemplo- en la práctica no permitirá cambiar el navegador web ni el buscador por defecto, obligando a usar las aplicaciones de Microsoft, Edge y Bing. Pero hay muchas más restricciones. ZDNet ha estudiado el sistema y su documentación confirmando que Windows 10 S estará limitado a un nicho de mercado muy concreto.

Más restricciones de Windows 10 S

  • El bloqueo de aplicaciones fuera de Windows Store también incluye reglas de integridad de código no firmado e incluye controladores, que no podrán instalarse tampoco.
  • Windows 10 S bloqueará un montón de comandos que están disponibles en las versiones regulares:  bash.exe, cdb.exe, cmd.exe, cscript.exe, csi.exe, dnx.exe, kd.exe, lxssmanager.dll, msbuild.exe, ntsd.exe, powershell.exe, powershell_ise.exe, rcsi.exe, reg.exe, regedt32.exe, windbg.exe, wmic.exe y wscript.exe, entre otros.
  • Realmente,  ni el cmd.exe se podrá ejecutar de forma interactiva en Windows 10 S.
  • Ya lo avanzábamos pero se confirma que Chrome, Firefox y otros navegadores no serán permitidos en Windows 10 S a menos que sean reescritos para utilizar el HTML y JavaScript proporcionados por los motores de la plataforma Windows. Ello no sucederá. Olvida estos navegadores en Windows 10 S.
  • Otras categorías de productos también serán prohibidos, incluyendo antivirus de terceros, programas de copia de seguridad y utilidades de disco.
  • No se podrá cambiar ni el navegador por defecto ni el motor de búsqueda, ni se podrán utilizar políticas ApplicationDefaults/DefaultAssociationsConfiguration con el software de gestión de dispositivos móviles, como puede hacerse con Windows 10 Pro.
  • Los paquetes de controladores no podrán contener componentes o aplicaciones de interfaz de usuario que no sean de Microsoft. Como todo lo anterior, malas noticias para los dispositivos que añaden sus propias utilidades de configuración para desbloquear funciones avanzadas.
  • Un dispositivo con Windows 10 S no puede unirse a un dominio de Windows, lo que significa que no puede ser manejado por Active Directory, sólo por la AD Azure, bastante menos capaz.

En resumen, demasiadas restricciones para este Windows 10 S y por ello limitado a un nicho muy concreto de usuarios. Quizá consciente de la situación, Microsoft ofrecerá la actualización de Windows 10 S a Windows 10 Pro por 49 dólares.

  • Share This