SurBook Mini de Chuwi, análisis

SurBook Mini de Chuwi, análisis
14 de enero, 2018
Total



8

  • Calidad de construcción
  • Movilidad
  • Rendimiento
  • Sonido y cámaras
  • Calidad-precio

Chuwi se ha convertido en una de las empresas dedicadas al sector de tablets y portátiles económicos más activa de los últimos meses. La firma china empezó su andadura con productos muy económicos que ofrecían una relación calidad-precio muy ajustada pero poco a poco ha ido subiendo el listón, y francamente el SurBook Mini es uno de los mejores exponentes de esa transición.

El SurBook Mini marca una diferencia muy clara frente a todos los productos de Chuwi que he tenido la ocasión de probar hasta el momento y lo hace para bien, mejorando tanto la calidad de acabados como el diseño externo, la calidad del teclado y el rendimiento.

En este artículo vamos a echar un vistazo a fondo a todas las claves del nuevo SurBook Mini, repasaremos la calidad de construcción, la experiencia de uso, el rendimiento y os contaré en general todas mis impresiones desde el mismo momento en el que lo saqué de su caja.

Antes de empezar quiero dar las gracias a Chuwi por la unidad de prueba cedida y por dejarnos hacer nuestro trabajo con total libertad y sin prisas. Poneos cómodos que empezamos.

Especificaciones, diseño y calidad de acabados

El SurBook Mini es un equipo dos en uno que bebe directamente del concepto Surface de Microsoft. Esto se deja notar desde el momento en el que la sacamos de la caja y sentimos el acabado en aluminio de la tablet y vemos la peana ajustable, que podemos adaptar fácilmente hasta un ángulo máximo de 125 grados.

La sensación que transmite al tacto es buena en líneas generales y lo mismo ocurre con el teclado, un complemento fundamental para completar esa “experiencia Surface”. Obviamente hablamos de un equipo mucho más económico y no está al nivel de una Surface Pro de Microsoft, pero debemos tener en cuenta que cuesta tres veces menos que el modelo más básico de aquella.

Volviendo al teclado tenemos un acabado externo muy suave que recuerda al terciopelo, lo que le da un toque de calidad que se deja notar a la vista y al tacto. Este accesorio es muy delgado, se acopla y desacopla fácilmente a la tablet y tiene unas teclas bien distribuidas y de recorrido corto que permiten una escritura rápida y cómoda.

La respuesta del teclado es perfecta, incluso al escribir a máxima velocidad no he notado ni un solo problema, aunque debo decir que he echado de menos que no sea retroiluminado como el de la SurBook estándar. El ajuste también es bueno y permite dos posiciones diferentes que nos ayudan a acomodar el dispositivo en casi cualquier superficie.

Por lo que respecta a la almohadilla táctil la experiencia que ofrece es buena y el lápiz óptico cumple, aunque debemos tener claro que a un nivel muy básico. Con todo debo decir que me ha sido muy útil como complemento para aprovechar la pantalla táctil sin tocarla con los dedos.

Lamentablemente el teclado no incluye la “Ñ”, algo que podemos apañar a través de la configuración de Windows 10 en unos segundos. Sólo tenemos que seleccionar el teclado español y  listo, aunque no veamos la “Ñ” la tendremos donde siempre, justo después de la “L”.

A nivel de especificaciones el SurBook Mini cuenta con:

  • Pantalla táctil IPS laminada de 10,8 pulgadas con resolución de 1.920 x 1.280 píxeles (450 nits de brillo).
  • Procesador Intel Celeron N3450 (Apollo Lake en 14 nm) con cuatro núcleos a 1,1 GHz-2,2 GHz, modo normal y turbo.
  • GPU integrada Intel HD 500 con 12 unidades de ejecución, soporta DirectX 12.
  • 4 GB de memoria RAM.
  • 64 GB de capacidad de almacenamiento (eMMC 5.1) ampliable.
  • Cámaras frontal y trasera de 2 MP.
  • WiFi AC, conectores USB 3.0, USB Type-C, ranura para microSD y jack de 3,5 mm.
  • Altavoz mono en el lateral.
  • Batería de 8.000 mAh.
  • Windows 10 como sistema operativo.

Rendimiento y experiencia de uso

La unidad que hemos recibido venía con Windows 10 configurado en inglés y lo mismos ocurre con el teclado. No es un problema ya que podemos cambiar la configuración a español en unos segundos y una vez hecho todo funciona a la perfección.

Desde el primer momento la experiencia de uso ha sido muy positiva. El Celeron N3450 marca una diferencia clara en términos de rendimiento frente a los Atom serie X que Chuwi había venido utilizando en otras tablets económicas, y a pesar de su baja frecuencia de trabajo su rendimiento global queda en términos de potencia bruta queda entre un Core 2 Duo y un Core i3 de primera generación. No está nada mal, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de un procesador que trabaja en ráfagas máximas de 2,2 GHz y tiene un TDP de apenas 6 vatios.

Los 4 GB de memoria RAM hacen que la experiencia sea fluida en todo momento. Trabajando con varias pestañas, escuchando música con Youtube en segundo plano y escribiendo no he percibido ninguna ralentización y he notado que el equipo iba sobrado.

Mención especial merece la pantalla que ofrece una calidad fantástica tanto en definición y nitidez como en brillo y reproducción de colores. Lamentablemente el sonido no está al mismo nivel, aunque al ver que monta un altavoz mono ya me lo esperaba.

Con la reproducción de contenidos multimedia tampoco he tenido problemas (Full HD). No es un equipo pensado para jugar, pero puede mover títulos poco exigentes en resoluciones 720p (1.280 x 720 píxeles) con calidad muy baja de forma fluida. Pude probar Portal 2, Half Life 2 y League of Legends.

Terminamos hablando de la autonomía, que ronda una media de cinco horas en multitarea reproduciendo música y con varias pestañas abiertas en Chrome. No está mal, aunque no es suficiente para aguantar una jornada completa de trabajo de ocho horas.

Antes de cerrar este apartado os dejo dos resultados importantes de pruebas de rendimiento sintéticas que he pasado al SurBook Mini. Un poco más arriba tenéis los resultados en CPU-Z frente a Core 2 Duo a 3,16 GHz.

  • GeekBench: 1.179 puntos en rendimiento mononúcleo y 2.865 en multinúcleo (CPU).
  • CrystalDiskMark: 215 MB/s en lectura secuencial y 99,65 MB/s en escritura secuencial (almacenamiento).

Valoración y notas finales

El SurBook Mini me ha sorprendido desde el primer momento. Su calidad de acabados es buena, tanto en lo que respecta a la construcción de la tablet como al teclado, que tiene un tacto agradable y además responde de maravilla.

A nivel de rendimiento la experiencia ha sido muy fluida en todo momento y me permite calificarlo como un equipo que va dirigido a usuarios que busquen una solución compacta, ligera y económica capaz de trabajar en multitarea sin problemas y de reproducir contenidos multimedia en alta resolución.

La alta calidad de su pantalla también es otro punto muy positivo que redondea un conjunto sobresaliente si tenemos en cuenta el precio del SurBook Mini, aunque como dijimos no es perfecto.

El teclado no está adaptado al español, la autonomía es algo justa, la calidad del sonido es baja por lo que resulta recomendable utilizarla con auriculares y la calidad de las cámaras es muy floja.

Haciendo un balance general creo que el SurBook Mini ofrece un buen valor por lo que cuesta, y que por tanto es una opción que debéis tener en cuenta si buscáis un dos en uno asequible que ofrezca un buen rendimiento.

Podemos conseguirlo a través de Amazon con un precio de 289,99 euros la tablet y 49 euros el teclado. Sin gastos de envío ni cargas de aduanas.

Nos ha gustado

  • Buena calidad de construcción.
  • La pantalla ofrece una gran nitidez y una alta calidad de imagen.
  • El rendimiento en general es bueno.
  • Buena relación precio-prestaciones.
  • El teclado raya a un gran nivel.
  • Es ligero (poco más de 1 kilogramo con el teclado).

No nos ha gustado

  • El teclado viene sin la “Ñ” y no tiene reotroiluminación.
  • La autonomía es bastante justa y tarda unas tres horas en cargar por completo desde cero.
  • La calidad de las cámaras es muy baja.
  • El altavoz mono ofrece un sonido muy flojo y de escasa calidad. Mejor usarla con auriculares.
  • Share This