Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Nissan Micra, necesidades

Publicado el

“¿Qué es lo que quieres? ¿Quieres la luna?” George Bailey, (Qué bello es vivir, 1948)

De verdad, ha sido un placer encontrarme con ustedes, son una pareja encantadora. Es entrañable que hayan tenido tiempo de charlar con un viejo como yo. Pero ahora les dejaré marchar, sí, no quiero que pierdan el tiempo con mis aburridas historias y me temo que si me dejan no podré evitarlo y les contaré más anécdotas… Bueno, una cerveza más, pero no digan que no les advertí. Creo que fué por 1968… no, era verano del 1969, lo recuerdo porque acabábamos de ver por la televisión como el bueno de Neil Amstron daba sus primeros pasos sobre la polvorienta superficie de la Luna. Qué imágenes tan malas comparado con lo que vemos en la televisión ahora ¿verdad?

En fin, intentaré no desviarme del tema pero mi cabeza a veces parece una mosca atontada por el calor. Pues resulta que por entonces estaba destinado en París, en la embajada. Un joven militar acostumbrado a un ambiente provinciano de repente aterriza en la ciudad más cosmopolita del mundo. Y las calles no dormían, la gente electrizada por la hazaña espacial pero también por una juventud insultante lo desbordaba todo. Y entonces la conocí a ella, en un pequeño café, con esa sonrisa pequeña y traviesa y esos ojos grandes… Charlamos, nos emborrachamos y fuimos a su pequeño apartamento de artista. Y allí casi sin quererlo cometí mi primer asesinato, el más pasional de todos. Pero como ¿ya os tenéis que marchar?

La evolución del mercado del automóvil no se ha limitado a producir nuevas categorías como monovolúmenes o SUVs o emprender la dolorosa transición a un mundo de motores eléctricos o híbridos. También consiste en la evolución de ciertos segmentos cambiando diseño y filosofía, como es el caso de los coches del segmento B o compactos. Antaño estos vehículos tenían motores muy limitados y carrocerías simples y hasta grotescas con el único fin de contener al máximo su tamaño y reducir los costes para conseguir coches que se desenvolvieran bien en el tráfico urbano y con pocas aspiraciones a salir a carretera.

Ficha técnica

Pero las cosas han cambiado mucho y la evolución del Nissan Micra es un ejemplo perfecto. La anterior generación de este utilitario japonés aún conservaba en su diseño los trazos prácticos y low cost que han dominado la filosofía de esta categoría de coches hasta hace muy poco. Faros redondos, formas redondeadas y en general un aspecto inconfundible de utilitario. Pero Nissan, quizás mirándose al espejo de su rival nacional Toyota, ha emprendido con el nuevo Micra un cambio de look radical, líneas atractivas, faros de perfil afilado, carrocería bicolor en opción, manillas traseras ocultas y en general un giro total con respecto a las reconocibles formas de sus antecesorer.

Moderno

El nuevo Micra que hemos podido probar es un coche de aspecto moderno que ha crecido 17 centímetros respecto a la generación anterior, pero también ha crecido en anchura y ha bajado su altura para otorgarle un perfil algo más deportivo. Además de todo lo apuntado abraza ciertas señas de identidad de sus hermanos de escudería como los faros anteriores o el perfil ascendente de las líneas que marcan las ventanillas traseras muy similares a lo que encontramos en el Qashqai. El Micra adopta así un aspecto que ha sido estudiado para modernizar la gama y que le permite competir en diseño con otras opciones de su segmento de otros fabricantes.

Una decisión curiosa por parte de Nissan al tratarse de un utilitario es que esta nueva generación e Micra no estará disponible más que en carrocería de cinco puertas. Aunque como hemos dicho la decisión de incorporar las manillas de acceso posteriores a la carrocería camuflándolas en el mismo color y poniéndolas al ras del pilar C del coche hacen que la línea del coche no se resienta en absoluto aún dejando espacio suficiente para un cómodo acceso a las plazas traseras. La línea de esta parte trasera hace que las ventanillas traseras sean algo estrechas en este punto, aunque al llegar al portón de atrás el cristal se ensancha y compensa algo esa falta de visibilidad y de luz.

En el vehículo que probamos se ha elegido una combinación realmente atractiva entre negro para el capó, el perfil de las ventanillas, los retrovisores y otros elementos como la parte inferior de los costados y rojo para el resto de la carrocería. Esta mezcla nos ha parecido acertada para subrayar el caracter moderno y algo deportivo del conjunto, subrayado por un discreto spoiler trasero y unas agresivas llantas negras con estética muy “racing”. La curiosa forma de los grupos ópticos traseros, muy en línea con su primo el Nissan Juke, le dan otro toque japonés que no desentona con el conjunto.

Viaje interior

Al acceder al interior nos llevamos una agradable sorpresa. Los asientos tienen una consistencia y dureza ideal, ni muy mullidos ni demasiado duros con una buena sujección lumbar y apoyo de la cabeza incluso con cierta altura. Por otro lado el diseño de interior es moderno y agradable, mantiene los dos colores de la carrocería (rojo y negro) con multitud de detalles en cuero como en el túnel central en la zona del cambio de marcha con costuras y un tacto agradable en general. Tanto en la puerta como el salpicadero también encontramos detalles en cuero en color rojo alternando con plásticos de un buen tacto.

En los laterales dos grandes toberas de ventilación circulares le dan un aspecto interesante a la línea del salpicadero que se ensancha en el centro para hacer sitio a la pantalla del sistema multimedia, que se dispone en una posición demasiado baja para nuestro gusto pero que encaja a la perfección con las líneas del diseño interior. El volante es del tipo circular con la parte inferior plana, muy cómodo tanto para conducción urbana como algo más “divertida” y también está forrado en imitación de cuero así como el pomo de la caja de cambios, todo con unos buenos acabados que dan una excelente impresión de conjunto.

En la parte de información de abordo encontramos los dos indicadores circulares tradicionales de velocidad y revoluciones divididos por una pantalla en color que proporciona información diversa sobre el funcionamiento del coche así como de la ruta recorrida. Como hemos apuntado en el centro del salpicadero, tanto en longitud como en altura, se encuentra la pantalla de 7 pulgadas del sistema de información y entretenimiento. Es una pantalla táctil con una visibilidad bastante buena si la luz no es muy intensa y responde bien al acceder a los menús aunque con algo de lentitud en algunas funciones y unos elementos gráficos algo anticuados, sobre todo para el look moderno del coche.

Cimatizados

Los controles de climatización se encuentran justo debajo de la pantalla del sistema concentrados en una franja y muy fáciles de accionar con dos mandos individuales para las dos zonas de climatización y botones para la función de antivaho. Al disponer de asientos de cuero también ofrece un botón con dos intensidades para el calentamiento de los asientos. A destacar el sistema de sonido Bose de buena calidad, que queda algo deslucido cuando revolucionamos mucho el motor y el ruido del mismo entra en el habitáculo. Curioso el sistema de altavoces en los reposacabezas.

Delante de la palanca de cambios hay un hueco bastante grande en el que podemos dejar todo tipo de objetos. Se ha dispuesto un recubrimiento de goma antideslizante por lo que es perfecto para dejar objetos frágiles que no sería conveniente que salieran disparados ante maniobras bruscas como teléfonos móviles. La guantera también tiene un tamaño grande con respecto a otros modelos que hemos probado. Junto a la palanca de cambio encontramos dos posavasos de tamaño algo pequeño y tras ella otro espacio portaobjetos. Junto a los de las puertas completan un conjunto de zonas de almacenamiento bastante completo.

Si pasamos a la parte trasera del coche nos encontramos con un espacio algo justo para pasajeros, aunque en línea con otros modelos de categoría similar. En este caso el espacio para las piernas es bueno pero sin embargo en anchura y altura del techo anda algo más justo que otras alternativas similares. En cualquier caso cuatro personas pueden viajar bastante cómodas, una quinta de forma muy sacrificada, aunque en la variante a nuestra disposición se incorpora el reposacabezas central. Como hemos apuntado el diseño de la carrocería hace que las ventanillas traseras sean algo pequeñas.

Maletero

El maletero del Micra tiene una capacidad suficiente. Los 300 litros de los que dispone estáne en línea con la capacidad que suelen tener los modelos de este segmento y esta se puede aumentar abatiendo los asientos en el formato clásico de 60/40. Como el coche es corto no es posible que quede una superficie plana al abatirlos pero el espacio resultante nos permite transportar objetos bastante grandes. Echamos en falta algunas soluciones ingeniosas que hemos visto en otros coches para que el maletero sea más práctico, pero por lo demás el acceso es cómodo y el volumen bastante regular.

En lo que respecta al comportamiento del coche en marcha el Micra no puede pretender unas prestaciones emocionantes con sus 90 caballos de gasolina y cinco marchas es más una criatura de semáforos y pasos de cebra que de carreteras de montaña. Nos ha sorprendido agradablemente lo ágil que se comporta a pesar de su propulsor de menos de 900 centímetros cúbicos, con una aceleración bastante reactiva desde parado y con buenas recuperaciones en marchas cortas. Sin embargo para alcanzar los 100 kilómetros por hora de parado necesita más de 12 segundos, es decir, se “desinfla” pronto a pesar de una buena reacción inicial.

En autopista las cinco marchas penalizan un poco el consumo y el pequeño Micra ronda los siete litros si hacemos recorridos mixtos. Al fijarnos en el comportamiento del coche lo primero a reseñar son unas suspensiones bastante confortables que absorben bien las irregularidades del terreno, algo sorprendente para un coche más pensado para ciudad con una calidad de rodadura muy alta para un coche de este tamaño. Nos ha gustado mucho la agilidad en ciudad, como hemos dicho, pero esto también se produce en recorridos virados con un Micra muy estable y seguro en curva.

La impresión general es que el Micra pide una motorización más generosa. Nos está pasando a menudo con cierto tipo de coches, todo está pensado con tanto margen que nos quedamos con la idea de que podrían haber funcionado mejor con propulsores de mayor potencia y, en el caso del Micra, con una caja de cambios de seis velocidades que otorgara una mayor flexibilidad de funcionamiento. Son coches que se quedan tan lejos de los límites que dan ganas de pedir más.

Conclusiones

El nuevo Micra es toda una declaración de intenciones por parte de Nissan, principalmente por la apuesta por una estética mucho más deportiva y desenfadada convirtiendo al utilitario japonés en un coche de apariencia divertida y desenfadada pero con guiños racing y elementos de familia que le dotan de cierta personalidad. Nos han gustado mucho los acabados y el cuidado en la elección de los materiales y los colores del interior que acaba por completar un esfuerzo de cuidar el diseño de la nueva gama realmente encomiable por parte de la compañía japonesa.

Se trata de un coche urbano con un comportamiento similar a lo que nos podemos encontrar con vehículos de similares características, algo más brioso en los primeros metros pero no demasiado brillante en general. La agilidad en el tráfico es buena, aunque en consumo no sea demasiado sobresaliente se puede limitar el gasto si nos comportamos con parsimonia con el acelerador. El Micra en definitiva se ha instalado como competidor muy a tener en cuenta con grandes avances estéticos y algo menos en lo que respecta al apartado de la mecánica.

Notas finales

8Nota

Prestaciones6

Diseño8

Consumo7

Confort8

Sistema de Infoentretenimiento7

Top 5 Cupones

Lo más leído