Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Guía para comprar un portátil barato (y no tirar el dinero)

Publicado el

Todos queremos comprar productos con la máxima calidad posible al mínimo precio, ya sean ordenadores, coches o un par de zapatillas. El equilibrio entre calidad y precio es siempre delicado y, en muchas ocasiones lo barato acaba saliendo muy caro. En esta guía os ofrecemos consejos para no equivocarse a la hora de comprar un portátil económico.

Como con cualquier otro producto (tecnológico o no), lo primero que debemos pensar es para qué lo vamos a utilizar, que necesidad esperamos satisfacer con su compra. No es lo mismo un portátil para uso ofimático y navegación web que un equipo con el que trabajar todos los días fuera de casa o con el que querremos jugar ocasionalmente.

Una vez superada esta fase toca elegir; en el rango de la gama baja de precios (por debajo de 500 euros) es muy complicado tenerlo todo, así que tenemos que poner en la balanza conceptos como la potencia, autonomía o diseño y pensar qué es lo más importante en el uso diario que vamos a hacer del dispositivo.

Obviamente, la mayoría de usuarios están en un término medio; nadie quiere un equipo ultraligero pero lentísimo por la misma razón que tiene poco sentido comprar un portátil muy potente que no puedas llevar a ningún sitio. Por ello, es importante saber qué estamos dispuestos a sacrificar a cambio de ahorrarnos unos cientos de euros.

No compres nada sin SSD

A estas alturas, no recomendaría a nadie comprar un ordenador sin SSD. Podemos prescindir de un procesador más rápido o de más RAM, pero si hay un componente que realmente marque la diferencia entre equipos es el tipo de almacenamiento.

En la práctica, un SSD reduce muchísimo el tiempo de arranque y proporciona una gran fluidez a cualquier aplicación que usemos en el equipo, especialmente en escenarios multitarea. Y sí, usar Chrome con más de diez pestañas abiertas se puede considerar multitarea.

No necesitas más de 8 Gbytes, pero tampoco menos

Es posible que encuentres buenas ofertas en equipos con 4 Gbytes de memoria RAM. A no ser que pretendas instalar una distribución de GNU/Linux ligera, nuestra recomendación es un mínimo de 8. Otra opción puede ser ampliarlo a posteriori, pero solo tiene sentido si encontramos la memoria a buen precio y, en la práctica, cada vez son menos los equipos que nos permiten aumentar la RAM de forma sencilla.

En lo relativo a DDR3 o DDR4 y teniendo en cuenta el rango de precios del que hablamos y el escenario al que va orientado un equipo como este la diferencia es poca. Compra el más barato.

Huye de los procesadores “low cost”

Algunos fabricantes suelen recurrir a procesadores de muy baja potencia (que también consumen poco) para construir portátiles que aparentemente son un chollo. Como norma general, olvídate de los equipos que montan AMD de la serie E y de cualquier Intel con el apellido Atom o Celeron. Si quieres profundizar, tienes mucha información en nuestra guía de procesadores.

Por nuestra experiencia, el rendimiento de estos procesadores con Windows 10 es muy deficiente a poco que queramos tener abiertas dos o tres aplicaciones al mismo tiempo. De cada a futuro, con navegadores que cada vez consumen más recursos y software capaz de aprovechar las prestaciones de los microprocesadores de gama media y alta, tiene poco sentido ahorrar unos euros para obtener una experiencia deplorable.

 

AMD hace muchas cosas bien. La serie E no es una de ellas.

Más que el diseño, revisa la calidad de construcción

En la carrera por parecer “premium”, muchos fabricantes apuestan por diseños arriesgados y materiales que, siendo plástico, quieren dar la impresión de valer mucho más de lo que cuestan. Sin embargo, detalles como las bisagras, los marcos, el panel de conexiones o el sistema de refrigeración son mucho más importantes que la estética y, en muchas ocasiones, pasan desapercibidos.

Lo mejor, sin ninguna duda, es probar el equipo in situ. Si no es posible, intentad consultar no solo la web oficial o las reviews de páginas especializadas, sino foros y opiniones de tiendas como Amazon para descubrir si hay algún detalle que acabe por dar problemas a medio y largo plazo.

Touchpad y teclado, los grandes olvidados

Un equipo un poco lento o con una pantalla modesta es soportable, pero nada molesta más en el día a día que un teclado impreciso o un touchpad tan malo que nos obligue a cargar con el ratón a todas partes. De nuevo, este es uno de esos aspectos que pasa desapercibido pero que, desde nuestro punto de vista, debe pesar y mucho a la hora de elegir entre dos equipos de precio parecido. Una vez más, prueba si puedes o consulta opiniones sobre estos dos puntos antes de comprar.

Olvídate de jugar a lo más nuevo

Dejando a un lado si tiene sentido o no comprar un portátil para jugar, conviene tener en cuenta que la mayoría de equipos por debajo de 500 euros no ofrecen la potencia suficiente para jugar a títulos de esta generación. Obviamente es una generalización necesaria: habrá títulos (los menos exigentes, indies, remakes) que sí podremos ejecutar con cierta fluidez y, por supuesto, nada nos impide disfrutar de joyas del pasado pero si el gaming es una prioridad, merece la pena ahorrar un poco más y comprar algo con GPU dedicada.

Si echáis un vistazo a YouTube veréis vídeos de este tipo de juegos ejecutando títulos más o menos modernos, pero a cambio de grandes sacrificios en la tasa de frames, nivel de detalle y mejoras gráficas. Desde nuestro punto de vista no merece la pena jugar así y, a la larga, conviene tener en cuenta que sometemos al equipo a un nivel de exigencia para el que no está diseñado.

Como plan B, siempre podemos dejar el portátil básico para trabajos de ofimática y tareas sencillas y dejar los juegos para el sobremesa o pensar en adquirir una consola de última generación, ahora que están a muy buen precio.

Nuestra selección, tres equipos baratos que sí merecen la pena

Como comprenderéis hay una ingente oferta de portátiles en el mercado y resulta muy complicado hacer una selección sin dejarnos alguno por el camino (como siempre, confiamos en vosotros para ampliar y mejorar este artículo). Por favor, tened en cuenta que las ofertas cambian rápido y si llegáis a este artículo dentro de unos meses habrán cambiado. En base a los criterios mencionados a lo largo de esta guía hemos seleccionado estas tres opciones:

Medion S6421, el más completo (desde 399 euros)

Difícil dar más por menos. Este equipo de la firma alemana combina un procesador Intel Core i3 de bajo consumo, 8 Gbytes de RAM y 256 Gbytes de SSD. Su pantalla es 1080p y tiene 15,6″ de diagonal, así que es perfecto para cualquier uso. ¿Su punto débil? La batería, que no supera las tres horas de uso real.

Acer Aspire 3-A315, alternativa Ryzen (desde 499 euros)

Aunque las series básicas de AMD no nos convencen, hemos tenido muy buenas experiencias con portátiles con Ryzen 5. Este Acer añade 8 Gbytes de memoria RAM DDR4, un SSD de 256 Gbytes y una interesante GPU integrada muy solvente con los contenidos multimedia. No pasa de los 500 euros en Amazon.

HP 15-BS520NS, perfecto para estudiantes (desde 448 euros)

Si hace tiempo que no pruebas un HP no te dejes llevar por lo que dicen. En los últimos años han dado un salto enorme en calidad de construcción y quedan lejos los tiempos de los equipos que se calentaban demasiado. En la serie básica tenemos joyitas como el que os presentamos, muy ajustado en términos de calidad precio y muy bien construido.

He visto un equipo por menos de 300 euros y….

Probablemente más de un lector piense que qué sentido tiene exigir todo lo que hemos dicho hasta ahora y pretender comprar algo muy barato. Sí, en el mercado hay equipos mucho más baratos de los que hemos elegido en nuestra selección pero, desde nuestro punto de vista, solo merecen la pena para casos muy concretos.

Un equipo con un Intel Celeron N3350, 4 Gbytes de RAM y un disco duro tradicional funciona, pero es complicado que ofrezca una experiencia satisfactoria con Windows 10. Si tienes tiempo y ganas de optimizar el sistema al máximo (u optar por una distro ligera basada en Linux) puede ser una opción, siempre que no vayas a salir de la ofimática y utilices navegadores ligeros.

Sí, se puede comprar un portátil por menos de 250 euros.

Repasando los principales distribuidores hemos encontrado un Lenovo 80TG00VYSP V110-15IAP que nos sirve perfectamente como ejemplo (ver en PC Componentes). Cuesta 226 euros y es un equipo ligero y con una configuración discreta pero que, en manos de un usuario capaz de optimizar el sistema puede funcionar bien en determinados escenarios.

En cualquier caso y al ritmo que va la tecnología, este tipo de equipos se suelen quedar cortos demasiado pronto y por eso no están en nuestra selección. Hasta aquí nuestra guía, abrimos debate en comentarios y esperamos vuestras recomendaciones sobre equipos económicos que sí merezca la pena comprar.

Top 5 Cupones

Lo más leído