Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Corsair IRONCLAW RGB, análisis: un ratón para jugar con mano de hierro

Publicado el

El Corsair IRONCLAW RGB se presenta como un ratón gaming de tamaño grande que presenta un acabado muy sólido. A simple vista podríamos creer que es bastante pesado, pero nada más lejos de la realidad, ya que apenas llega a los 105 gramos.

Esa es la primera sorpresa que me he llevado nada más sacarlo de la caja, pero no la única, hay mucho más. En este artículo os voy a contar mi experiencia tras utilizar el Corsair IRONCLAW RGB durante más de una semana, veremos qué posibilidades ofrece y cuáles son sus principales virtudes.

Antes de comenzar con el análisis queremos dar las gracias a Corsair España por enviarnos una unidad de muestra y por dejarnos trabajar con total liberad y a nuestro ritmo. Coged sitio y poneos cómodos, que empezamos.

Corsair IRONCLAW RGB: vistazo previo

El Corsair IRONCLAW RGB es un ratón con cable que está pensado para juegos, especialmente títulos de acción en primera persona y MOBAs. Esto quiere decir que da lo mejor de sí en juegos como Destiny 2, Call of Duty Black Ops IIII, Battlefield V y League of Legends.

Lo primero que me llamó la atención al sacarlo de la caja y tenerlo en la mano fue el tamaño. Es un ratón que podemos considerar como grande, y esto se deja notar en el agarre. Sin embargo, Corsair ha conseguido reducir su peso hasta los 105 gramos, lo que hace que resulte cómodo y fácil de manejar.

Podríamos pensar que esa reducción de peso puede haber implicado compromisos en la calidad de construcción, pero nada más lejos de la realidad. El Corsair IRONCLAW RGB transmite desde el primer momento una solidez impresionante. Pocos ratones me han dado tan buenas sensaciones desde el primer momento como el Corsair IRONCLAW RGB, y su ergonomía se ajusta perfectamente a mi agarre preferido: el de palma.

Como ya he comentado en artículos anteriores suelo utilizar siempre al agarre de palma salvo en casos concretos, como por ejemplo aquellos en los que el tamaño del ratón es pequeño, y el Corsair IRONCLAW RGB es perfecto para ese tipo de agarre. Con el puedo jugar como me gusta, con mano de hierro.

El Corsair IRONCLAW RGB esta fabricado en plástico, tiene una terminación de goma rugosa en los laterales que mejora el agarre y cuenta con un total de siete botones programables. Se conecta por cable USB al PC y es compatible con el software Corsair iCUE, lo que permite personalizar tanto los botones como la iluminación LED RGB.

A continuación os dejamos un resumen con sus especificaciones clave y en el siguiente punto os contaremos nuestra experiencia de uso.

  • Ratón gaming terminado en plástico y goma de alta calidad.
  • Sensor óptico PMW3391 con hasta 18.000 DPI.
  • Interruptores Omron con una vida útil de hasta 50 millones de pulsaciones.
  • Polling Rate (USB): 1.000 Hz/500 Hz/250 Hz/125 Hz.
  • Siete botones programables.
  • Memoria integrada para guardar perfiles y configuraciones.
  • Iluminación LED RGB personalizable a través de iCUE.
  • Cable trenzado de 1,8 metros.
  • Peso: 105 gramos.
  • Agarre tipo palma.

Corsair IRONCLAW RGB: nuestra experiencia

No es un ratón convencional. El Corsair IRONCLAW RGB transmite calidad y solidez, y lo mejor es que lo consigue manteniendo un peso mínimo. Esto, unido a su excelente ergonomía, hace que las sensaciones sean muy positivas nada más empezar a utilizarlo.

La configuración e instalación del Corsair IRONCLAW RGB es muy sencilla. Basta con conectar el cable USB y listo, aunque para aprovechar todas sus posibilidades debemos tener instalado el software iCUE de Corsair, donde podremos personalizar acciones y crear macros, ajustar la iluminación LED RGB, ajustar el rendimiento y calibrarlo en función de la superficie en la que vayamos a utilizarlo.

Volviendo al agarre quiero destacar algo muy importante. Como dije al inicio el Corsair IRONCLAW RGB está pensado principalmente para ofrecer una buena experiencia de uso con agarres tipo palma, una promesa que cumple a la perfección. Los materiales, la ergonomía y a la posición de los botones principales (clic izquierdo y clic derecho) hacen que utilizar este ratón con ese tipo de agarre sea una auténtica gozada.

Durante los últimos ocho días he utilizado el Corsair IRONCLAW RGB de forma ininterrumpida, tanto para trabajar como para disfrutar de mis juegos favoritos, y francamente he quedado muy satisfecho. El diseño deja claro que estamos ante un producto gaming, pero no desentona y en general resulta bastante acertado.

Corsair posiciona este ratón como un modelo especialmente concebido para jugar a títulos de acción en primera persona y a juegos tipo MOBA, así que decidí probarlo con Destiny 2 en modo jugador contra jugador, Battlefield V, League of Legends y DOTA 2.

El rendimiento del Corsair IRONCLAW RGB ha sido sobresaliente en todos los títulos. Mención especial merece League of Legends, uno de los juegos en los que más me cuesta acostumbrarme a cualquier cambio de ratón porque utilizo el lanzamiento libre de habilidades, y donde más he disfrutado de la comodidad y de la ligereza del Corsair IRONCLAW RGB.

En Destiny 2 y Battlefield V el rendimiento del Corsair IRONCLAW RGB ha estado dentro de lo que esperaba de un ratón de este nivel. No me ha decepcionado en absoluto.

Notas finales

Comodidad y calidad de construcción son los dos valores que, en mi opinión, constituyen el pilar central sobre el que se asienta el Corsair IRONCLAW RGB. Su diseño tiene matices que indican claramente que se trata de un producto gaming, y su comodidad confirma que no se han hecho sacrificios en aras de lograr “una cara bonita”.

El Corsair IRONCLAW RGB atrae por sus líneas y enamora por su robustez, su ergonomía y su ligereza. Permite una garre de palma totalmente satisfactorio, y está construido con componentes de primer nivel para asegurar un rendimiento sobresaliente y una fiabilidad total.

La experiencia tanto en juegos como trabajando a diario ha sido de diez. Su integración en el software iCUE es total y la configuración resulta muy sencilla. Haciendo una valoración conjunta y poniéndolo todo en relación con el precio de venta (59,99 euros) mi conclusión es clara: el Corsair IRONCLAW RGB vale cada céntimo que cuesta.

Valoración final
9,1 NOTA
NOS GUSTA
Calidad de construcción
Excelente ergonomía
Diseño gaming pero sin excesos
Valor equilibrado
A MEJORAR
Nada que destacar
RESUMEN
El Corsair IRONCLAW RGB es un ratón gaming de gama media pensado, sobre todo, para los amantes del agarre tipo palma que quieran controlar sus juegos favoritos con "mano de hierro". Una excelente opción.
Calidad de construcción9
Rendimiento9.5
Instalación y software9
Calidad/Precio9

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído