Dell Venue 8 Pro, análisis

Dell Venue 8 Pro, análisis
24 de junio, 2014

dell-venue-8-pro-2

Es justo reconocer que la primera generación de tabletas pequeñas basadas en Windows 8 no terminó de salir bien. La combinación de unos procesadores lentos y menos eficientes de lo esperado con un sistema operativo que no terminaba de adaptarse a las diagonales pequeñas fueron dos de las claves que motivaron unas ventas muy por debajo de lo que esperaban los analistas. Afortunadamente, parece que las cosas van cambiando y la propuesta de Dell que analizamos es una buena muestra de ello.

El primer cambio notable respecto a productos anteriores que han pasado por el laboratorio es el diseño y la calidad de construcción. La Dell Venue 8 Pro puede presumir de una estética elegante y profesional, materiales de calidad y unas dimensiones (216 x 130 x 9 mm.) que, sin renunciar a una pantalla suficiente para trabajar, resulta mucho más portable que cualquier alternativa de 10 pulgadas o superior.

Los ingenieros de Dell han realizado un esfuerzo importante por ofrecer un chasis ligero sin tacto barato. Así, esta Dell Venue 8 Pro pesa 100 gramos menos que el Acer Iconia W3 y casi la mitad que el Surface Pro 2, por citar dos ejemplos dentro del ecosistema Windows. El acabado es muy bueno y la resistencia sufiente para el entorno al que va orientado el producto.

 

A nivel de hardware, hablamos de una tableta basada en el procesador Intel Atom Z3740D, con 2 Gbytes de RAM , 32 Gbytes de flash de eMMC de almacenamiento que funciona con Windows 8.1. Su carácter empresarial resulta evidente si tenemos en cuenta que incluye el paquete Office completo, la integración de TPM vía firmware, el soporte de Dell Data Proteccion y varios accesorios opcionales que lo perfilan como la herramienta perfecta para el profesional que quiere prescindir de su portátil sin perder capacidad de trabajo.

Ficha técnica

El panel es IPS y ofrece una resolución nativa de 1.280 x 800 píxeles. El nivel de brillo es notable, aunque por debajo de propuestas de Samsung o Microsoft. En general, la calidad de la pantalla es más que suficiente para el entorno profesional al que va orientado y aceptable cuando se trata de disfrutar de contenido multimedia o videojuegos. El audio, como en casi cualquier tablet de este rango de precios, es muy mejorable e invita a conectar unos buenos auriculares siempre que sea posible.

La conectividad siempre es una variable clave hablando de dispositivos portátiles y no podemos dejar de comentar la ausencia de una salida de vídeo, algo que parece determinante en entorno profesional, donde es habitual realizar presentaciones en pantallas y proyectores. Tampoco nos convence la ubicación del botón de Windows en un lateral, aunque es cuestión de acostumbrarse e ir ganando agilidad con el tiempo.

dell-venue-8-pro

El Dell Venue 8 Pro puede acceder a redes WiFi 802.11 b/g/n de doble banda, soporta LTE y es compatible con la última especificación Bluetooth. En este punto mención especial para el excelente funcionamiento de la conectividad inalámbrica, estable y con un nivel de señal excelente y muy superior al de otras tabletas que han pasado por el laboratorio técnico.

Con estos mimbres, Windows 8.1 se mueve con fluidez y soltura. La pantalla de 8 pulgadas es perfecta para aplicaciones nativas, aunque sufriremos un poco más con aquellas que no han sido adaptadas al uso de pantalla táctil y de pequeñas diagonales. En este punto, el uso de teclado externo (con sus correspondientes atajos y accesos rápidos) junto al lápiz óptico se tornan en fundamentales si queremos sacarle partido al producto.

CPU-Z_1

Los gráficos dedicados se notan y mucho respecto a la generación anterior y los dos gigabytes de RAM resultan imprescindibles para trabajar eficazmente en multitarea. Los 32 Gbytes de serie se nos quedarán cortos muy pronto (en realidad, solo deja 12,5 Gbytes libres para el usuario), razón por la que la compra de una tarjeta microSD es casi obligada.

El reto en este tipo de dispositivos no pasa solo por ofrecer potencia, sino hacerlo de la forma más eficiente posible. Afortunadamente, la nueva generación de micros Intel (junto las novedades inherentes a Windows 8.1) mejoran también en este aspecto y podemos alcanzar las 7-8 horas de uso intensivo sin problemas, hasta 12 con brillo medio y conectividad desactivada.

Conclusiones

La Dell Venue 8 Pro es una tableta interesante para el usuario que no quiere prescindir del ecosistema Windows y busca un producto económico, ligero y con el que poder trabajar sin echar mucho de menos su portátil. La mera inclusión del paquete Office al completo, la notable dotación de hardware y un rendimiento más que aceptable justifican de sobra los 289 euros que cuesta.

Entre los puntos a mejorar destacamos la carencia de salida de vídeo y la resolución de la pantalla, por debajo de sus competidores aunque suficiente para según que perfiles de usuario. Por otro lado, accesorios como el teclado o el stylus son prácticamente imprescindibles y encarecen el coste total del producto, aunque es comprensible que Dell ofrezca una versión básica a un precio lo más atractico posible. En cualquier caso, una alternativa notable especialmente orientada al usuario que necesita ejecutar aplicaciones en entorno Windows.

 

  • Share This