Microsoft intentará forzar la actualización a Windows 10 en 2016

Microsoft intentará forzar la actualización a Windows 10 en 2016
30 de octubre, 2015

No es ningún secreto que Microsoft está haciendo todo lo posible para extender Windows 10, y conociendo el mal momento comercial que atraviesa el PC, las actualizaciones desde Windows 7 SP1 y Windows 8.1 están siendo un factor crítico para que Windows 10 pueda ganar cuota de mercado con rapidez, incluso a costa de darlo sin coste alguno.

Los piratas han encontrado maneras de actualizar copias pirata de Windows 7 y 8.1 a Windows 10, y resulta curioso ver que muchos han terminado comprando una clave para este último en la Windows Store. Microsoft no quiere desaprovechar la oportunidad y va a iniciar un experimento, a través del cual implementará una vía para actualizar las copias pirata de las versiones antiguas a una genuina y de última generación, con tan solo introducir una clave de activación que haya sido adquirida legalmente, sin importar su origen. Esto tendría que hacer más fácil la posibilidad de convertir copias pirata en genuinas, y si el experimento funciona en Estados Unidos (único país donde se va a poner en marcha en un principio), se extenderá a otros países.

Otro movimiento importante por pare de Microsoft es cómo será tratada la actualización a Windows 10. Si ahora es una actualización opcional, a partir de 2016 esta será marcada como actualización recomendada, así que si el usuario no desmarca dicha actualización posiblemente se la encuentre con parte del proceso realizado sin darse cuenta.

Por suerte la actualización a Windows 10 no será automática, aunque la descarga sí se realizará. En caso de aceptar la actualización, el usuario tendrá 31 días para dar marcha atrás y volver a la versión que estaba utilizando antes.

¿Tiene sentido que Windows 10 se venda?

¿Qué porcentaje de usuarios ha pagado por su copia de Windows 10? Sinceramente, no creo que sea muy grande viendo los planes de Microsoft para extender su sistema operativo, ofreciéndolo gratis a todo aquel que tenga una copia genuina de Windows 7 SP1 y Windows 8.1.

De hecho de los tres sistemas operativos mediáticos para escritorio, Windows, OS X y Linux, el de Microsoft es el único que sigue sin ofrecerse gratuito (al menos en su puesta en venta) de cara al público de masas. De Linux ya se sabe su trayectoria y solo unas pocas empresas se cobran por él a través de productos y servicios corporativos, mientras que OS X (el sistema operativo para los ordenadores Mac) ha ido bajando su precio con el paso de los años, pasando de 129€ en 2005 a gratis en la actualidad.

Viendo el panorama y cómo está jugando sus cartas con Windows 10, no tiene demasiado sentido que Microsoft siga vendiendo su sistema operativo, al menos en el mercado doméstico. Sinceramente me da la sensación de que Microsoft juega a “queremos dar gratis Windows 10, pero que no se note”.

Más información | Microsoft

  • Share This