¿Tiene futuro Ubuntu Touch?

¿Tiene futuro Ubuntu Touch?
18 de febrero, 2016

Con el MWC 2016 a la vuelta de la esquina, en MuyLinux hemos dedicado muchos artículos a Ubuntu Touch, la propuesta de Canonical para la telefonía móvil.

Ubuntu Touch se presentó con un concepto totalmente revolucionario, la convergencia, a través del cual se puede adaptar la interfaz gráfica de un sistema operativo al contexto sobre el que se ejecuta, o bien ser útil tal cual tanto para táctil como escritorio. Es evidente que el sistema operativo que nos ocupa ha optado por la primera posibilidad a través de Unity 8, mientras que otras interfaces como GNOME Shell parece que se ajustan más al segundo.

El sistema operativo móvil de Canonical, que aspira a ser único para todas las plataformas, se ha mostrado como una idea revolucionaria, pero a la vez, con el paso del tiempo, se ha ido convirtiendo en una “eterna promesa”, como bien diríamos aquellos que estamos vinculados al mundo del deporte. ¿El problema? Pues todo apunta a los escasos medios de los que dispone Canonical para alcanzar ese objetivo, ya que la compañía fundada por Mark Shuttleworth sigue siendo pequeña en comparación con otras como Microsoft.

Después de ver a GNOME Shell y Unity 7 (actual interfaz de Ubuntu en su versión para PC Intel) intentando dar el salto hacia algo más convergente, el gigante de Redmond no dudó en seguir sus pasos y apostar por algo parecido a través de Windows 8. Sin embargo esa versión del sistema operativo número 1 en PC tuvo un rechazo masivo, debido a una implementación de Modern UI algo incomprensible, una situación que forzó a la compañía a dar marcha atrás y devolver la interfaz clásica en Windows 10 (ofreciendo también opciones para modificarla). Pese a todo, Microsoft tenía otro as bajo la manga, Continuum, una excelente tecnología que ya ofrece aquello con lo que sueña Ubuntu Touch. Evidentemente, los mayores recursos de los que dispone Microsoft han sido determinantes para llegar a esta situación, habiendo ya hay proyectos que sacan partido a Continuum.

Ubuntu Touch, mucho ruido y pocas nueces

No es la primera vez que la ambición de Canonical supera los medios de los que dispone. A día de hoy la compañía tras Ubuntu sigue poniéndole muchas ganas, pero por ahora solo tiene a dos OEM ofreciendo dispositivos con Ubuntu Touch: la española Bq y la china Meizu.

Es obvio que el apoyo por parte de los fabricantes es escaso en estos momentos y Canonical insiste diciendo que está en conversaciones, pero el hecho de no saber más nombres deja entrever que está lejos de convencer a nadie. Si no consigue convencer a algunos de los fabricantes más conocidos, está claro que Ubuntu Touch va a tener una trayectoria bastante corta, sobre todo por lo difícil que resulta cambiar el sistema operativo de un dispositivo con CPU ARM, un panorama muy diferente al enfoque de herramientas genéricas y agnósticas con respecto al sistema operativo que siempre han tenido los ordenadores x86.

Otro detalle importante es la falta de dispositivos genuinos que usen el sistema operativo, ya que hasta ahora todos los presentados con Ubuntu Touch estuvieron en un principio concebidos para Android.

Ubuntu Touch en smartphones y tablets

¿Posibilidades reales de éxito? Bastante escasas

Ubuntu Touch tiene bastante carencias, es un sistema operativo que aún está bastante verde y le faltan muchas aplicaciones. Microsoft tiene dinero suficiente como para traer aplicaciones a golpe de talonario, una posibilidad que está fuera del alcance de Canonical.

Viendo la situación, a Ubuntu Touch solo le queda convencer a través de sus dos grandes virtudes: la mencionada convergencia y el mayor control sobre el sistema operativo que ofrece gracias al uso de sudo, que permite la ejecución de comandos con permisos de administrador en la mayoría de distribuciones Linux y OS X.

Sin embargo la mayoría de los usuarios desconocen qué es la convergencia, esto unido a la falta de aplicaciones (con especial mención a WhatsApp) hacen que este sistema operativo solo pueda interesar a unos cuantos fanáticos de Linux en general y de Ubuntu en particular (entre los cuales me incluyo).

Por último es bueno recordar la tendencia del mercado en los últimos meses. El descenso de cuota por parte de Windows Phone muestra un hartazgo por parte de los usuarios en torno a los sistemas operativos alternativos, y si Windows Phone, que está medianamente bien surtido de aplicaciones, no consigue despegar, cualquier alternativa que ande más atrás lo tendrá mucho más complicado para hacerse un hueco en un mercado que ha elegido tener un duopolio con Android e iOS.

  • Share This