Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Cómo Chrome matará a Firefox

Según hemos podido leer en Microsoft Watch, el gran éxito de descargas, la excelente imagen y la calidad de Firefox pueden no ser suficientes para salvarle del asalto del navegador Google Chorme. La cuestión fundamental es el dinero. Las frías cifras hablan claro: los fondos de Mozilla provienen actualmente en un 88% de Google gracias al acuerdo válido hasta 2011 que le mantiene como buscador por defecto en Firefox.

Publicado el
Cómo Chrome matará a Firefox 36

Según hemos podido leer en Microsoft Watch, el gran éxito de descargas, la excelente imagen y la calidad de Firefox pueden no ser suficientes para salvarle del asalto del navegador Google Chorme. La cuestión fundamental es el dinero. Las frías cifras hablan claro: los fondos de Mozilla provienen actualmente en un 88% de Google gracias al acuerdo válido hasta 2011 que le mantiene como buscador por defecto en Firefox.

Actualmente Firefox ha conseguido una situación de privilegio en el panorama de navegadores web, con un apreciable cuota de mercado del 18%, una popularidad digna del libro Guinness de los récords y desarrollos muy interesantes para sus nuevas versiones. Sin embargo el navegador podría sucumbir en un abrir y cerrar de ojos por culpa de su mayor debilidad: la dependencia financiera.

El día 19 Mozilla mostraba sus cuentas y en ellas se puede ver que en 2007 66 de los 75 millones de dólares en ventas procedían de un acuerdo con Google para incoprorar su buscador por defecto en el navegador Firefox. Una dependencia preocupante que además tiene fecha de caducidad, pues el acuerdo se extingue en 2011. En un artículo de Microsoft Watch reflexionan sobre estos hechos y sobre el lanzamiento por parte de Google de su propio navegador.

Hasta ahora las relaciones de Mozilla y Google han sido de simbiosis. Al principio la incorporación de Google en Firefox ayudó a que este buscador fuera escalando posiciones hasta convertirse en indiscutible número uno. Por otro lado el apoyo financiero de Google a Mozilla ha permitido que su buscador haya ido arañando usuarios a Explorer hasta convertirse en el segundo navegador más utilizado, muy destacado del tercero.

Sin embargo esta idílica relación ha visto aparecer factores de cambio preocupantes para Mozilla. En primer lugar el lanzamiento por sorpresa del navegador Google Chrome, un producto que no ha conseguido una adopción demasiado alta por parte de los usuarios, pero que obviamente Google ha creado para que se convierta en un instrumento importante.

Uno de los obstáculos para que Chrome pueda triunfar es precisamente la presencia de Firefox, que acapara la posición de navegador alternativo a Internet Explorer. Así que el futuro de Firefox parece que pasa directamente por los planes de Google para Chrome. Si pretende realmente atacar a Microsoft directamente con él entonces Firefox podría convertirse en víctima propiciatoria. Hasta entonces queda, en todo caso, un largo camino de desarrollo del Chrome tanto a nivel de la aplicación como de márketing.

Si Chrome es solamente un experimento caro, es posible que Google siga avivando el fuego de Firefox para combatir la hegemonía de Explorer. También hay que tener en cuenta lo que podría suponer para Google en términos de imagen el que abandonara a Mozilla a su suerte sobre todo en el mundo de Open Source. Por ahora tendremos que esperar a noviembre de 2011, fecha en la que finaliza el acuerdo financiero Google-Mozilla.

Lo más leído