Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

45 aniversario del Apollo 11 ¿Cómo eran las computadoras que pusieron un hombre en la Luna?

Publicado el

Apollo11

Este fin de semana se ha cumplido el cuadragésimo quinto aniversario de la llegada del hombre a la Luna con la misión espacial Apollo 11. Está considerado el acontecimiento más relevante de la humanidad fuera del planeta Tierra con implicaciones en todos los terrenos incluido el tecnológico.

Para que Neil Armstrong pronunciara la famosa frase de «Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la Humanidad», tuvieron que suceder muchas cosas, comenzando por una apuesta del presidente Kennedy al declarar el objetivo de llevar un hombre a la Luna y devolverlo a la Tierra de forma segura antes de finalizar la década de los 60. Apuesta política en plena Guerra Fría con el objetivo de ganar el pulso a unos soviéticos que por entonces estaban por delante en la carrera espacial.

Más allá de las teorías conspirativas que niegan el alunizaje y proponen un gran montaje, la trascendencia de la misión Apollo 11 está fuera de duda científica. Una apuesta que generó un esfuerzo tecnológico y de inversión sin precedentes que (comparativamente) no ha vuelto a repetirse en la historia humana.

Apollo11_2

El recorte de presupuesto en NASA ha provocado el fin del proyecto de los transbordadores, la fuga de cerebros y un brutal descenso de plantilla de la agencia espacial estadounidense lo que pone en suspenso la exploración espacial. Algo que tendría que retomarse con los proyectos de vuelos tripulados a Marte pero aún estamos lejos, para la década de 2030 al menos.

Problemas actuales que dan aún más valor al 45 aniversario del Apollo 11. Una misión en la que participaron de una u otra forma un millón de personas y cuyas probabilidades de éxito no alcanzaba el 50 por ciento. Después de una retransmisión televisiva con récord de audiencia hasta ese momento ya que lo vieron 500 millones de personas, el proyecto es bien conocido desde el lanzamiento del cohete Saturno V el 16 de julio de 1969, el alunizaje del módulo lunar (Eagle) cuatro días después, el paseo de Armstrong y Aldrin y el regreso a la tierra. Pero ¿Cómo eran las computadoras que pusieron un hombre en la Luna?

Apollo Guidance Computer

Apollo11_5

El Computador de Navegación del Apollo fue clave para el éxito de la misión a pesar que su potencia de cómputo no superaría al de un smartphone o una calculadora de bolsillo actual. Aún así,  estos sistemas informáticos fueron capaces de guiar a los astronautas a través de 356.000 kilometros de la Tierra a la Luna y regresar sanos y salvos.

El Apollo Guidance Computer (AGC) fue creado por el MIT Instrumentation Laboratory y fabricado por la compañía Raytheon. Utilizaba un sistema operativo en tiempo real, multitarea para 8 operaciones de cálculo a la vez, que permitía a los astronautas introducir comandos simples tecleando pares de nombres y verbos para el control de la nave espacial. Tenía aproximadamente 64 KBytes de memoria y funcionaba a 0,043 MHz.

El programa del AGC, Luminary, fue codificado en un lenguaje llamado Mac, (MIT Algebraic Compiler), convertido en lenguaje ensamblador que el ordenador podía entender. El código fue introducido en el AGC utilizando tarjetas perforadas.

El listado de códigos para el programa de AGC puede ser descargado como un archivo PDF. También hay un equivalente del programa para el módulo de aterrizaje lunar. El AGC fue diseñado para ser tolerante a fallos y era capaz de ejecutar varios programas en orden de prioridad. A cada uno de estos subprogramas se le otorgó un espacio para utilizar los escasos recursos de la computadora.

Apollo11_4

La interfaz de usuario con la que se accedía al AGC era la DSKY (display and keyboard). Poseía un vector de indicadores luminosos, varios visualizadores numéricos y un teclado tipo calculadora. Los comandos se introducían como números de dos dígitos, verbo y nombre para el control de la nave. Esta interfaz tipo calculadora fue la primera de su clase, y el prototipo para todas la interfaces de paneles de control similares.

Como curiosidad, comentar que el programa AGC tuvo que ser actualizado en plena misión y que en el momento del alunizaje informó de dos códigos de error «1201 y 1202» que aconsejaban suspender el mismo. Desde el control de misión se ordenó ignorarlos y acertaron. Simplemente el computador estaba sobrecargado.

Electrónica básica para los estándares actuales con el software como estrella resultó fundamental ya que gran parte del conocimiento obtenido del programa Apollo en ingeniería de software constituye la base de la computación moderna. En especial por la evolución del circuito integrado ya que este AGC está considerado como el primer ordenador embebido de la historia.

IBM System/360

Junto con el APG, los mainframes de IBM también fueron clave en el proyecto Apollo con participación de más de 3.500 empleados de IBM. Fueron utilizados para las comunicaciones entre la NASA y la nave espacial, para controlar el lanzamiento del cohete Saturno o para calcular los datos de despegue necesarios para poner en marcha el módulo desde la superficie de la Luna y acoplarse para el vuelo de regreso a la Tierra.

Apollo11_3

Otros programas como el desarrollado para supervisar los datos biomédicos ambientales y de los astronautas fue definido por IBM como el «software más complejo jamás escrito».

El software más simple de hoy en día superaría las limitaciones técnicas con los que trabajó el equipo Apollo, un programa anterior a la promulgación de la Ley de Moore. Que hoy en día un lápiz de memoria USB o una tostadora electrónica sean más poderosos que las computadoras que pusieron un hombre en la luna es testimonio del implacable ritmo del desarrollo tecnológico. 

El próximo «gran salto para la Humanidad» debería ser poner un hombre en Marte. Los recortes de presupuesto y el cambio de estrategia dificultan el proyecto, justo lo contrario de la llegada del hombre a la Luna del que se cumplen los primeros 45 años.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

11 comentarios
  • Viper1000

    «…a pesar que su potencia de cómputo no superaría al de un smartphone o una calculadora de bolsillo actual…»
    Algo imprecisa la comparación, dado que un smartphone es mucho más potente que una calculadora de bolsillo.

  • Lo estraño es que no exista (bueno, no conozco) algun «simulador» del viaje a la luna, que permita de manera virtual «hacer sentir» el manejar esos equipo.

    Digo esto en comparación a la existencia de emuladores de Amiga, Mac, etc.

  • kornival

    Lo mas triste es que haya quien malgaste su tiempo en crear un sistema operativo para una tostadora, si es que los hay claro.

  • pillabichos

    Y sin embargo los costes para llevar cosas a la Luna y a Marte apenas se han reducido, a pesar del supuesto brutal avance tecnológico de estas décadas.

  • Orbiterfan

    Simuladores:
    El mas realista (nada fácil de manejar)

    http://orbit.medphys.ucl.ac.uk/

    y dos complementos distintos para realizar las misiones apollo:
    http://orbit.medphys.ucl.ac.uk/gallery_amso.html
    http://orbit.medphys.ucl.ac.uk/gallery_nassp.html

  • maximogeek

    Una pregunta, cuantos miserables aún creen que se debería seguir usando este aparato, sólo por que «obsolencia programada» apesta?

  • Gracias

  • Gúgolplex

    El becario se había tomado unas copitas de más.

  • lastnewbie

    smartphone O calculadora, compara dos cosas con el Computador de Navegación del Apollo no entre ellas.

  • Viper1000

    Pero si lo comparas con una calculadora, ni al caso viene compararlo con un smartphone.

  • Pingback: CODIFICACIÓN BINARIA, AVANCES EN LA TECNOLOGÍA DIGITAL | Revista Aureavisura()

Lo más leído