Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

¿Por qué Intel no conquista el mercado móvil?

Publicado

el

Intel-Movilidad

Los últimos resultados trimestrales de Intel superaron las expectativas de los analistas con un importante crecimiento de ingresos y de beneficio neto, confirmando que el modelo de negocio del mayor fabricante mundial de semiconductores sigue al alza.

A pesar del frenazo del sector PC de los últimos semestres, Intel espera un crecimiento de ingresos superior al 5 por ciento para todo 2014. Intel domina con firmeza el mercado de procesadores para ordenadores personales de consumo, con cuotas de mercado entre el 75 y el 85 por ciento según segmento, frente a AMD y la presencia testimonial de otros fabricantes como VIA.

También domina el mercado gráfico con sus integrado en procesador/chipset vendiendo el doble de chips que los líderes en dedicadas AMD y NVIDIA juntas. En el importante y rentable mercado de servidores x86 su presencia es aún mayor con cuotas por encima del 90 por ciento y sólo los Opteron de AMD son capaces de restarle algo de mercado.

Intel sigue siendo el número uno mundial en la fabricación de microprocesadores y también en el total de semiconductores. Tiene las plantas de fabricación más avanzadas del mundo con procesos tecnológicos de 14 nanómetros; cuenta con uno de los grupos de ingenieros más preparados del planeta y su departamento de I+D está a la altura de los mejores.

Por si lo anterior fuera poco, es de las pocas compañías capaz de diseñar, producir y comercializar procesadores por sí misma; tiene cash para dar y tomar y un canal de socios excelente que alcanza a todo el globo.

Y a pesar de todo ello ¿Por qué Intel no es capaz de conquistar el mercado móvil e incluso sigue perdiendo terreno en segmentos como smartphones donde tiene una cuota de mercado irrelevante para su inmenso potencial? Intentamos un acercamiento para intentar responder a esta pregunta y definir las claves que le permitirían mejora su presencia en móviles inteligentes.

ARM

ARM

El principal problema de Intel en movilidad llega de las Islas Británicas y se llama ARM Holdings. Una compañía pequeña en volumen de negocio y beneficios que ni vende, ni distribuye, ni fabrica producto alguno en el sector de semiconductores y que aún así ha puesto contra las cuerdas a todo un gigante como Intel.

Lo que comenzó en 1990 como una empresa conjunta de Acorn, Apple y VLSI, se ha convertido en un referente en el sector tecnológico. Su base de negocio es el diseño de chips con arquitectura RISC. ‘Solo’ los diseña pero vende las licencias (actualmente 1.083 licencias) a varias decenas de fabricantes, entre los que se encuentran los mayores productores mundiales de chips móviles como Qualcomm, AlWinner, TI, Samsung o NVIDIA.

Junto a su modelo de licencias, un ratio potencia/consumo/precio excelente es la base del éxito de los chips ARM. En el primer trimestre de 2014 se vendieron 2.900 millones de chips bajo sus diseños. La amenaza para Intel es patente y no sólo en movilidad ya que la plataforma se está extendiendo al mercado de servidores de la mano de uno de los grandes como HP, a la próxima generación de hardware de comunicaciones con IBM tiene presencia en redes de telecomunicaciones y equipamiento, y domina el sector de embebidos.

Un hueso muy duro de roer para todo un gigante como Intel que a la espera de nuevas generaciones de chips móviles x86 podría fabricar también chips ARM. En concreto los desarrollos de 64 bits para Altera, el especialista en embebidos y socio de Intel. Abrir el campo aunque sea con licencia de su rival permitiría ocupar sus plantas de producción que hoy no rinden a tope de producción ante su gran capacidad y el descenso de venta de chips x86.

Con todo, la solución pasa por la comercialización de chips propios x86 como los nuevos Atom Cherry Trail, fabricados en procesos tecnológicos tan avanzados como para escalar a los 14 nanómetros. Unos Atom con arquitectura de 64 bits que se utilizarían en todos los segmentos de movilidad y que ofrecerían un gran aumento de rendimiento en procesamiento y gráfico, permitiendo contener el consumo gracias a nuevas técnicas y a la mayor integración de componentes.

Apple

apple-a7

En junio de 2005, Steve Jobs confirmó los rumores que hablaban de un cambio estratégico en Apple, reemplazando el uso de los procesadores Power PC por Intel en toda su línea de ordenadores. Un gran impulso para Intel en ventas y en el apartado mediático.

Sin embargo, Intel no tuvo tanta fortuna para convencer a su aliado de utilizar sus chips en la nueva gama de movilidad que se estaba preparando en Cupertino y que iba a dar un vuelco a la tecnología mundial. Apple ya utilizaba ARM en los iPod pero el verdadero impulso fue el lanzamiento del iPhone utilizando un procesador Samsung con arquitectura RISC, con diseño propio y bajo licencia de ARM.

Desde entonces, Apple ha vendido una millonada de iPhones, iPads e iPods que suman para ARM. Apple vende nueve veces más móviles que ordenadores lo que muestra la incidencia de Apple para ARM. No hay cifras concretas pero creemos que Apple es el mayor vendedor de chips ARM mundial superando a Samsung.

La estrategia de Intel aquí es tan clara como poco realizable: convencer a Apple para que cambie de ARM a x86. Algo que hoy por hoy parece impensable. Incluso se sigue rumoreando que un día Apple comercializará algún ordenador Mac con arquitectura ARM.

Más sencillo sería que Intel fabricará los SoC Apple ARM. Intel tiene licencias de varios desarrollos ARM y capacidad tecnológica y de producción sobrada para abastecer a Apple.

Android

Android

«Wintel» (Microsoft e Intel) fue una asociación exitosa que permitió a los dos gigantes dominar con mano de hierro la computación mundial durante casi dos décadas. Bien instalados en su trono, no vieron la llegada de la era de la movilidad, lo que le ha costado caro a ambos, como reconoció el presidente de Intel, Andy Bryant sobre la situación del mercado de la movilidad:  “Personalmente estaba avergonzado porque parecía que habíamos perdido el camino… Estamos pagando un alto precio por eso ahora mismo.

Una vez muerto Wintel, Intel hace tiempo que cambió su estrategia a un soporte multi-sistema que incluye Linux de escritorio, ChromeOS, Android, iOS, Tizen y por supuesto Windows y OS X.

A pesar del trabajo junto a Samsung en Tizen (derivado del mismo Moblin de Intel), Android es la clave para Intel en smartphones, simplemente por su cuota de mercado (entre el 70-80%) que según las previsiones de las consultoras no van a descender en esta década.

Consciente de ello, Intel completó a comienzos de año la versión de 64 bits de Android 4.4 para arquitecturas x86, disponible para los fabricantes de equipos originales y para desarrolladores de aplicaciones. Aunque seguirá soportando Windows Phone, este Android de 64 bits debe ser la base software sobre la que se asiente el impulso de Intel en móviles inteligentes.

¿Qué te parece? ¿Qué necesita Intel para crecer en smartphones? ¿Puede superar a ARM a largo plazo? ¿Tiene perdida la batalla?

Lo más leído