Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Sony A6000, análisis

Publicado el

sony-a6000-1p

Aunque por razones de marketing la marca NEX se ha quedado por el camino, la protagonista de nuestro análisis es la heredera espiritual de la Sony NEX-6, una de las sorpresas más agradables del pasado año en el sector CSC. Con la A6000, la marca japonesa quiere consolidarse entre los usuarios que buscan tecnología de última generación y fotografía de alta calidad sin la necesidad de cargar con una réflex.

«Si funciona, no lo toques» dice la máxima tecnológica que Sony parece haber aplicado en el desarrollo de su nueva cámara. El chasis es prácticamente idéntico al de la NEX-6, aunque gana tamaño la empuñadura para mejorar la ergonomía, mejora en ensamblaje y, a nivel estético, se apuesta más por las líneas rectas que ya caracterizan a las nuevas series de Sony y que le dan un toque elegante que no le viene nada mal.

Ficha técnica

La Sony A6000 es una cámara muy cómoda de usar. El espacio disponible se ha aprovechado bien y la combinación de un dial de modos clásico junto con botones de acceso directo en la parte posterior funciona, especialmente tras unos días de uso intensivo. Lo más puristas y amantes del manual echarán de menos un segundo dial de control (presente por otro lado en algunas de sus rivales) pero no nos parece un problema especialmente grave. Tampoco la pérdida de resolución del panel posterior (motivada por ahorro de costes), ahora de «solo» 1,44 megapíxeles para ahorrar costes. La diferencia en diagonales tan pequeñas es, desde nuestro punto de vista, prácticamente inapreciable.

A nivel técnico esta máquina monta un nuevo sensor CMOS APS-C de 24,3 megapíxeles, un aumento notable respecto a los 16 del modelo anterior que, afortunadamente, no tiene consecuencias negativas en lo relativo al ruido cuando disparamos en alta sensibilidad. El gran trabajo de la nueva generaciones de procesadores Bionz tiene mucho que ver en eso, así que como una serie de ajustes para la salida en JPEG mucho más conservadores de lo que era habitual en la casa japonesa.

sony-a6000-1

Con nada menos que 179 puntos de enfoque para el sistema de detección de fase (que cubren prácticamente toda la escena a fotografías) y 25 por contraste, la Sony A6000 es una bestia cuando se trata de disparar rápido, ráfagas o realizar seguimiento en autofocus. La cámara alcanza los 11 disparos por segundo tanto en RAW como en JPEG y es capaz de mantener la ráfaga hasta 20 segundos disparado en comprimido. Una impresionante demostración de fuerza que, en la práctica, sirve para que las buenas fotos salgan solas y jamás tengamos que repetir una toma por errores de enfoque. Sobresaliente sin dudas en este punto.

 

En uso real la Sony A6000 se descubre como una cámara todoterreno, ideal para usuarios viajeros que buscan un dispositivo fácil de transportar pero que, al mismo tiempo, les permita disfrutar de la fotografía. Hasta ISO 6400 no hemos detectado problema de ruido (y trabajando en RAW siempre podemos retocar vía software), ofreciendo una calidad de imagen y una nitidez fantástica. Como ocurre con otros modelos de la compañía, por defecto tienen a saturar y dar una viveza excesiva al color, pero es algo fácilmente solucionable calibrando los ajustes a nuestro gustos y reduciendo los automatismos a la mínima expresión si lo consideramos necesario.

Los objetivos «kiteros» suelen tener mala fama y, lamentablemente, el zoom motorizado 16-50 mm f3.5-5.6 que acompaña a esta cámara no es una excepción. Aunque muy ligero, de una rapidez aceptable y motorizado, deja bastante que desear en lo relativo a calidad óptica y, para un ojo entrenado, resultará fácil detectar imperfecciones en las esquinas. Puede valer de base, pero recomendamos encarecidamente invertir un poco más para sacar el máximo partido a una máquina tan brillante.

sony-a6000-10

Conclusiones

La Sony A6000 es una cámara sin espejo realmente completa, repleta de tecnología de última generación y que hereda todo lo bueno de una de las mejores de la generación pasada. Su precio, 799 euros con el kit, nos parece adecuado teniendo en cuenta lo que ofrece (baja casi 200 euros respecto al que tuvo de salida la NEX-6), aunque es posible que se vaya de presupuesto para el aficionado que duda entre pasar al formato CSC o ir a por una réflex de gama de entrada. No le faltan competidores en el mercado ni en casa, con una NEX-6 a un precio más que interesante (mientras queden unidades) y una A5000 que cuesta 300 menos, aunque prescinde de la calidad de construcción y el enfoque de la protagonista de nuestra review.

En el lado positivo merece la pena destacar el espectacular rendimiento que ofrece, sus opciones de conectividad y una calidad de construcción por encima de la media. Los recortes en el panel, el visor y la calidad del objetivo de serie son mejorables, pero resulta razonable que Sony haya querido mantener una relación equilibrada entre calidad, prestaciones y precio. Gran cámara y muy recomendable para dar el salto al que, sin lugar a dudas, será el formato del futuro.

mc_recomendado

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Click para comentar

Lo más leído