Web Analytics
Conecta con nosotros
BenQ-XL2420G-1 BenQ-XL2420G-1

Análisis

BenQ XL2420G, análisis

Publicado el

BenQ-XL2420G-1Aunque la tecnología G-SYNC de NVIDIA lleva más de un año entre nosotros no ha sido hasta los últimos meses cuando empezamos a ver monitores especialmente diseñados para sacarle el máximo partido a precio razonable, siempre teniendo en cuenta que hablamos de periféricos de alta calidad y orientado a un espectro de público donde el precio no es la variable más importante. Hemos probado el nuevo BenQ XL2420G y estas son nuestras impresiones.

A pesar de su clara orientación «gaming» el nuevo monitor de BenQ luce una estética discreta y casi conservadora, de no ser por sutiles toques de color rojo. El panel se encaja de forma muy sencilla en uno de los mejores soportes que hemos visto en años, con regulación en altura (130 mm.) e inclinación (de -5º a +20º) y que incorpora soluciones tan prácticas como un conductor para cables y un gancho de transporte.

24-014-412-Z11

Sobre el bisel del panel encontramos botones táctiles capacitivos para controlar los menús, el botón de encencido y el emisor de IR integrado (necesario para el modo 3D). A diferencia de otros modelos, BenQ lo ha situado en el bisel inferior, lo que puede ser un problema si utilizamos periféricos aparatosos como un volante o un joystick con palanca de gases. La firma también incluye el S-Swich, un sistema de control donde podemos seleccionar tres modos predefinidos y navegar por los menús de configuración de forma más cómoda.

BenQ-XL2420G-5

La firma asiática aprovecha el panel posterior para instalar un puerto DVI, dos HDMI y el imprescindible DisplayPort que necesita la tecnología NVIDIA G-SYNC. Completan la configuración de conectividad dos puertos USB 3.0, un mini-USB y un puerto de auriculares estándar de 3,5 mm.

BenQ-XL2420G-6

La base del BenQ XL2420G es un panel tipo TN que ofrece una resolución nativa de 1.920 x 1.080 píxeles, soporta tasas de refresco de hasta 144Hz y ofrece un tiempo de respuesta de solo un milisegundo. El resultado es un dispositivo ideal para aprovechar G-SYNC y 3D Vision, el escenario ideal al que va orientado este dispositivo. Un vistazo detallado a la hoja de especificaciones revelan cifras notables en lo relativo a brillo, contras y tratamiento de color, si bien los ángulos de visión no resisten la comparación con alternativas basadas en IPS.

Ficha técnica

La razón por la que BenQ ha elegido un panel TN es la necesidad de soportar una elevada tasa de refresco y tiempos de respuesta mínimos manteniendo un coste razonable. En cualquier caso, en el uso habitual de un monitor destinado a gaming no vamos a tener ningún problema dado que el usuario siempre estara en la zona de visualización ideal (no diríamos lo mismo en equipos más orientados a multimedia o a un uso más generalista).

Aprovechar un monitor de esta calidad implica dedicar algo de tiempo a calibrarlo como se merece. Afortunadamente, el OSD elegido por BenQ es sencillo y amigable e incorpora opciones de configuración que no encontraremos en monitores de gama media como control total sobre el color, tono, saturación, posibilidad de activar o desactivar los algorimos de mejora de imagen y desenfoque, entre otras variables que permiten definir cómo queremos que se comporte el panel en cada escenario.

menu-benq

Los usuarios que no quieran complicarse tanto encontrarán predefinidos un par de modos para FPS, que mejoran el tiempo de respuesta y eliminan las estelas para que ganemos precisión y uno para RTS, más orientado a lo visual que al rendimiento. Se pueden guardar hasta tres perfiles personalizados y cambiar de uno a otro pulsando un botón del S-Swich (el controlado externo antes mencionado) o directametne desde el menú OSD.

En nuestro caso nos encontramos el BenQ con una calibración excelente, así que accedimos directamente al perfil FPS1 y simplemente ajustamos niveles de brillo y contraste para adecuarlo a nuestro escenario de pruebas. Desde la página de descargas del fabricante podéis obtener Display Pilot Software, una solución para cargar configuraciones ya definidas para los juegos más populares y disfrutar de los presets perfectos sin necesidad de tocar nada.

¿Qué es y cómo funciona G-SYNC?

Aunque todo lo comentado anteriormente ya convertirían a esta propuesta de BenQ en un producto más que interesante lo que marca la diferencia respecto a la competencia es el soporte para la tecnología NVIDIA G-SYNC. Esta solución elimina los problemas de sincronización provocados por el desfase entre el renderizado de la GPU (que dependen del juego y de la potencia de nuestro hardware) y la frecuencia del refresco de las pantallas. Hasta ahora, la solución más práctica era activar el sincronizado vertical V-Sync, lo que implica aumentar la latencia.

Monitores como el protagonista de nuestro análisis incorporan un procesador diseñado para sincronizar la pantalla con la GPU, eliminando casi por completo la latencia y ofreciendo una fluidez impresionante. El retardo entre las órdenes que damos y lo que vemos en pantalla es imperceptible, no hay artefactos extraños en la imagen y la fatiga visual se reduce muchísimo (algo que notaréis los que echéis bastantes horas delante del PC), consiguiendo un nivel de calidad que deja en pañales a cualquier otra solución. Si tenéis la ocasión de probarlo jamás querréis volver a jugar como hasta ahora.

 

El único «incoveniente» de G-SYNC es que es una tecnología propietaria de NVIDIA (AMD tiene su alternativa) y, por tanto, necesitaremos una tarjeta compatible con la misma. Por supuesto podemos usar este monitor con cualquier otra tarjeta (AMD o incluso una integrada) pero perdemos gran parte de su valor añadido y, en ese escenario, es más recomendable optar por alguna solución más económica (especialmente si no pensamos invertir en GPU a corto o medio plazo).

BenQ-XL2420G-7

Conclusiones

El BenQ XL2420G es un monitor excelente que tiene en la tecnología G-SYNC su gran argumento para desmarcarse de la competencia y justificar los casi 600 euros que cuesta. Desde nuestro punto de vista, es un producto de nicho, orientado al gamer avanzado que ya dispone de un equipo potente (y basado en NVIDIA) y busca el complemento ideal para sacar el máximo partido a su hardware.

Estamos seguros que si BenQ se decide a instalar este equipo en puntos de venta donde el usuario final pueda probar su potencial funcionará realmente bien. Os podemos asegurar que ni los vídeos ni las imágenes que podáis ver por Internet hacen justicia a la sensación de fluidez y precisión que proporciona la combinación de este periférico y una GPU a su altura. Esto sí es Master Race.

Un perfil menos avanzado o que apueste por AMD debería optar por alternativas más económicas (la misma BenQ tiene opciones excelentes en su catálogo), dado que no podrán sacar partido de sus prestaciones. En cualquier caso, brillante producto de BenQ y una de las mejores opciones del mercado para dar el salto a una tecnología increíble.

 

MC Recomendado

 

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

4 comentarios
  • Marcus

    Tengo un ASUS con G-sync y es una pasada, nada que ver con monitores normales, teles o similares. eso si, es bastante caro y a no se que lo uses mucho para jugar no compensa

  • Gonzaul

    600 euros por un 24 pulgadas me parece caro, ¿es para tanto el gsync ese?

  • Rodrigo

    voy a esperar los monitores amd f-sync

  • Eric Ciurana

    No, y menos con un panel TN.

Lo más leído