Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

SanDisk para WD ¿El fin del disco duro?

Publicado el

Titular atrevido pero fue lo primero que nos vino a la cabeza cuando ayer por la tarde llegó a la redacción el anuncio de compra de SanDisk por WD que publicábamos en nuestro sitio de canal. La operación está valorada en 19.000 millones de dólares y es una de las mayores y más importantes de un 2015 que batirá todos los récords en fusiones y adquisiciones tecnológicas, tras la reciente compra de EMC por Dell.

WD es el primer fabricante mundial de discos duros pero la adquisición de SanDisk le pone también en la primera división del almacenamiento flash. WD asciende directamente al segundo puesto mundial en venta de SSD con una cuota de mercado del 20 por ciento, solo superado por Samsung. También logra una gran presencia en tarjetas de memoria y unidades USB. SanDisk fue el inventor de estas tarjetas y es la única compañía que tiene los derechos para fabricar y vender todos los formatos de tarjetas flash, SD, CompactFlash o Memory Stick.

WD podrá ofrecer un catálogo amplísimo que cubre cualquier tipo de producto de almacenamiento físico. Y no solo eso, sino una capacidad de I + D, de ingeniería y tecnologías fundamentales con más de 15.000 patentes combinadas emitidas o pendientes en todo el mundo, que no tendrá otra compañía de almacenamiento. WD también ha anunciado el mantenimiento de la Joint Venture de Toshiba con SanDisk, que asegura el control de la mayor planta de fabricación de semiconductores para memoria flash del mundo, situada en Japón.

Con ello en mente, nos atrevemos a pronosticar que es el comienzo del fin del disco duro como gran estándar de almacenamiento. Nos referimos al mercado de consumo porque el corporativo tiene sus peculiaridades. Repasamos su llegada, ascenso y futuro.

Discos Duros

discoduro

El disco duro o disco rígido (Hard Disk Drive – HDD) apareció por primera vez en el mercado en 1956 de la mano de IBM y en respuesta a las cintas magnéticas usadas para almacenamiento de datos. Nada que ver con los modelos actuales, era más grande que un frigorífico, pesaba una tonelada, trabajaba con válvulas de vacío y ofrecía una capacidad de 5 Mbytes.

A partir de ahí, los descubrimientos y mejoras de las tecnologías de almacenamiento magnético permitió un crecimiento espectacular de la densidad de almacenamiento y con ello la capacidad de los discos duros. También mejoró su diseño que básicamente ha llegado hasta nuestros días, como estructura de discos concéntricos denominados platos que giran en un mismo eje, con brazos paralelos (cabezales) en cada uno de ellos y que son los encargados de las operaciones de lectura y escritura.

Cambió su factor de forma y del tamaño «frigorífico» pasó a formatos estandarizados de 3,5 y 2,5 pulgadas, mientras que fue adoptando todas las interfaces normalizadas por la industria, desde IDE y SCSI a las actuales SATA y SAS. Nuevas tecnologías como la de la grabación magnética perpendicular, HAMR (Heat-Assisted Magnetic Recording) y especialmente la del Helio, han permitido mejorar consumo, calor y ruido emitido además de aumentar la capacidad de almacenamiento, un aspecto que no ha cesado de crecer desde sus inicios y que alcanza hoy los 10 Tbytes.

La oferta actual de discos duros es amplísima cubriendo -casi- todos los segmentos informáticos por su bajo coste, gran capacidad, resistencia y seguridad de datos.

Almacenamiento flash y SSD

SSD8

Hace un par de años que venimos comentando el imparable ascenso del almacenamiento sólido, con unidades cada vez más rápidas, resistentes y más baratas, a medida que se ha ido reducido el precio de las memorias flash, base de las SSD.

Hoy en día las SSD y en general el almacenamiento basado en flash, son el estándar absoluto del almacenamiento en movilidad, extendidas masivamente en smartphones, tablets y todo tipo de wearables. Su llegada al PC comenzó en los equipos portátiles de gama alta y hoy se extiende principalmente desde los ultraligeros, convertibles y 2 en 1.

La ausencia de partes móviles redunda en múltiples ventajas frente a los discos duros como un menor consumo, vibraciones, ruido y emisión calorífica. Su rendimiento es muy superior, en tasas de transferencia máximas, en latencia, en tiempo de arranque del sistema operativo, en reinicios desde modos de suspensión o hibernación o en apertura de aplicaciones.

Nuevos formatos como M.2 han reducido enormemente su tamaño y peso desde el estándar de 2,5 pulgadas y se jan convertido en la referencia en portátiles premium. Al tiempo, la conexión a interfaces como PCI-Express, ha disparado el rendimiento aumentando aún más la distancia con los discos duros.

Componentes como el controlador y el firmware han ido mejorando, así como su resistencia. Las nuevas generaciones soportan pruebas de escritura masivas por encima de 2 petabytes, asegurando que su vida útil se alargará a la misma del equipo donde se instala. Otro aspecto clave, el precio, no ha dejado de descender en los últimos años a medida que se ha estabilizado la producción de memorias flash y nuevos fabricantes se han incorporado a la comercialización de SSD.

¿Es el fin del disco duro?

Samsung_SSD

Sinceramente en el mercado de consumo pensamos que sí . No de un día para otro pero la tendencia es imparable. En convertibles y 2 en 1 ya estamos viendo que ni uno solo de los modelos presentados en las últimas fechas incluía discos duros. Algunos fabricantes como Apple simplemente los han eliminado del catálogo y prácticamente solo los ofrecen como opción base en alguna configuración del Mac mini.

Su traslado desde los portátiles del sector premium al mainstream solo es cuestión de tiempo en equipos nuevos. A la hora de reemplazar o mejorar equipos antiguos más de lo mismo. Reemplazar un disco duro por una SSD es uno de los cambios clave que un usuario puede hacer para revitalizar su equipo y ello se está reflejando en las ventas en retail: cada vez se venden menos HDD y más SSD.

En PCs de sobremesa todavía los discos duros tienen una presencia masiva por su gran capacidad y bajo precio pero la llegada del almacenamiento sólido también está siendo muy rápida. Formatos como M.2 y los de tipo tarjeta pinchada a un slot PCIe son la apuesta de futuro aunque -a modo de transición a la espera de un precio más bajo- muchos usuarios estemos combinando SSD más discos duros en nuestros sobremesas, en la búsqueda de sumar rendimiento y capacidad al mejor precio.

Por supuesto el disco duro seguirá existiendo durante años en el mercado de consumo pero creemos que su uso masivo a medio plazo se limitará a servidores y centros de datos donde la clave radica en costes, resistencia y fiabilidad de máquinas con funcionamiento 24/7.

Iremos viendo el comportamiento del mercado pero todo apunta que la compra de SanDisk por WD es un paso adelante que va a crear un gigante capaz de revolucionar el sector del almacenamiento con protagonismo para el almacenamiento sólido.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído