Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Análisis: Total War Warhammer

Publicado el
Análisis: Total War Warhammer 29

Tras un largo y llamativo diario de desarrollo por parte de SEGA, se acabó el esperar. Al fin toca el poder disfrutar de uno de los títulos más esperados para PC, hablamos de Total War – Warhammer. Lo cierto es que, personalmente, me falta tiempo y espacio para contaros todo lo que os quiero contar sobre este juego.

La saga de estrategia, Total War, desarrollada por The Creative Assembly, ha tocado muchísimos palos históricos durante su larga historia. También ha recibido MODs de juego para dichos títulos, pero nunca uno explícito para un universo de fantasía como es el de Warhammer.

Por si alguno no está en la onda, Warhammer es un juego de mesa (wargame), de propiedad de Games-Workshop (empresa inglesa), ambientado en un universo fantástico-medieval. A él se juega con miniaturas, dados y una buena mesa de juego con escenografía. La cuestión es que su adaptación al mundo de los videojuegos de estrategia ha sido tan bueno y ha tenido muchos adeptos, que ha llegado a batir cifras en venta para la saga Total War. Vamos a ver por qué.

20160525233815_1

Gran campaña y buenos modos de juego

Siguiendo la tradición de Total War, encontramos los típicos modos de Campaña (incluído la de multijugador), Batalla Rápida, Batalla Personalizada y Batalla Multijugador.

Tenemos que diferenciar las partidas de batallas, que es un enfrentamiento en el propio campo de batalla en la que tenemos que manejar las tropas de un ejército, y las partidas de campaña, en la que encontramos un mapamundi, gestionamos ciudades, provincias, recursos económicos y sociales, y también ejércitos, tanto su movilización como las propias batallas que libraremos contra los enemigos. Pero vamos a ir por partes, desde lo más básico a lo que creemos que es el peso del juego:

Por lo que respecta a la Batalla Rápida,  tenemos todas las variables aleatorias, es decir, comenzamos con la facción, tipo de mapa y unidades totalmente aleatorias y preparados para zurrarse. Por otro lado, en la Batalla Personalizada se nos permitirá elegir dichas variables y podemos constituir el ejército a nuestro antojo. Las Batallas Multijugador son como las anteriores pero contra jugadores reales. Quizás tengan que pulir un poco aún los tiempos de carga y sincronización, aunque son jugables. Por último, tenemos las Batallas de Aventura, que consisten en batallas que tienen que ver con la historia (lore) del warhammer. A los que estamos puestos en el juego de mesa, las batallas nos recuerdan a echar una partida a una cantidad de puntos en versión virtual.

20160525233410_1

 

Por otro lado, tenemos los modos de Campaña, donde iremos realizando misiones y objetivos hasta que consigamos la conquista del Viejo Mundo.  Este modo lo encontramos tanto a nivel de un jugador como a nivel de multijugador, pudiendo ser este último una campaña cooperativa, que la realizaremos junto a otro u otros compañeros reales y no podremos romper nuestra alianza. Esta campaña cooperativa también puede ser una campaña enfrentada, en la que no contaremos con su apoyo, sino que serán nuestros enemigos, incluso en las batallas contra la IA.

En cuanto a la Campaña de un jugador, que ha sido el modo que más le hemos dedicado, está muy logrado. Durante ella vamos a ir teniendo una serie de misiones de objetivo y otras de aventura. Estas últimas son como las que encontramos en el modo Batalla de Aventura. Todas ellas son batallas épicas y fascinantes. Al universo Warhammer le ha venido tan bien la adaptación a Total War que algunos podrán creer que lo convierte, sino el mejor, en uno de los mejores de la saga.

En Total War – Warhammer podemos elegir entre cuatro facciones: Enanos, Orcos, Imperio y Condes Vampiro. Cada una de ellas tienen una serie de tropas y características totalmente distintas entre sí. Además, cada raza se juega de forma distinta (dentro de un grado de complejidad). Aprender a jugar su propio rol nos llevará un rato, ya que cambian cosas como la forma de combate, de reclutamiento e incluso de desplazamiento por el mapa.

La cansina moda de los DLCs

En este punto también tenemos que decir que creemos que la moda de poner DLCs ha hecho daño al juego, ya que no están  disponibles todas las razas que existen en el universo de Warhammer e irán saliendo en contenidos descargables. Actualmente ha salido ya la primera, que son las Hordas del Caos, poderosos guerreros oscuros bendecidos por los dioses del caos con apocalípticas armaduras sedientos de conquista y muerte. Igualmente, son tan atractivas las razas y las campañas que acabarán calando en los jugadores muy a nuestro pesar.

Conquistando el viejo mundo

Por lo que respecta al mapamundi, durante la campaña, gestionaremos las ciudades que tenemos en nuestro control. Podemos mandar construir entre un pequeño abanico de estructuras, que tendremos que ir desarrollándolas, para ir reclutando distintas tropas, mejorar a estas, obtener más recursos o incluso tener un árbol tecnológico que nos permita evolucionar nuestra facción. Asimismo, las ciudades constituyen provincias. Si tenemos el control de toda ella podemos sacarle más provecho y podemos lanzar “decretos” que servirán para conseguir beneficios.

Otra cosa importante es la diplomacia. Con ella podemos llegar pactos de no agresión, exigencias de pagos o absorber una facción, entre otros. Esto tiene que ver también con los eventos mundiales. Veremos alianzas, declaraciones de guerra, unión de facciones, cambios en los vientos de magia (más adelante hablamos de ella), o movimientos que nos afectarán de distintas formas. Por ejemplo, podrá haber una migración de orcos que nos proporcione un alto crecimiento de población o que los goblins sean tan astutos que su precio de reclutamiento sea un porcentaje más caro.

20160525235550_1

En Campaña también manejaremos personajes que comandarán distintos ejércitos. Estos irán consiguiendo armamento especial y adquiriendo experiencia por las acciones de combate. Esto último les proporcionará puntos para elegir desarrollar distintas habilidades. Estas son de tres tipos: de combate, de batallas; de liderazgo, que hará que nuestros guerreros luchen mejor en las batallas; Y de movimiento, que hará que tengamos distintos bonus cuando movamos por el mapamundi.

Además tenemos un tipo de héroe distinto, que pueden usarse tanto en combate como de “agente” (término de otros Total War). Se les puede mandar misiones de sabotaje o asesinato y las habilidades que pueden desarrollar son para aumentar sus características en combate o también pueden conseguir puntos para aumentar el éxito en las acciones como agente ¡Incluso llevarlos montados en lobos o arañas gigantes!

Tenemos que destacar también las actitudes del ejército en el mapamundi. Podemos adoptar varias: desde hacer movimientos de marcha para abarcar grandes distancias, como montar un campamento para recuperar más rápidamente las unidades heridas, acechar o crear túneles para moverse a través de montañas (esto último lo pueden hacer los enanos y los orcos). Por su puesto, estas actitudes de movimiento nos darán beneficios y perjuicios mientras estén activas.

Batallas épicas

Sobre las batallas, que algunas de ellas llegan a niveles épicos de las que los bardos contarán historias, tenemos que decir que también encontramos cosas muy interesantes. Para empezar se introduce la magia en ellas. Esto supone la capacidad de usar a un héroe que sea mago y lance poderosos hechizos. Estos podrán ser de potenciación (que beneficie a nuestras unidades), de maldición (que perjudica a los enemigos) o de daño, como bolas de fuego.

 

20160530003448_1

Por otro lado, los héroes son unidades independientes y podemos moverlos a nuestro antojo. Muchos de ellos tendrán la capacidad de motivar a nuestras tropas, intimidar a los enemigos o incluso utilizar habilidades de combate que decidan las batallas.

Por último, las batallas subterráneas tienen lo suyo. Interceptar o que te intercepte un batallón de enanos u orcos mientras viajas por túneles fastidia bastante. Además que muchas de estas batallas se entienden como emboscadas, por lo que el despliegue puede hacerse también por la retaguardia, complicando al ejército emboscado y teniendo que buscar las mañas para poder sobrevivir.

¿Calidad gráfica por estabilidad?

El apartado gráfico vuelve a cumplir en la nueva entrega de la saga. Algo que la comunidad de Total War llevaba pidiendo, y que al final se ha logrado, es la rebaja gráfica en las batallas para poder meter más unidades. Además la reducción de gráficos frente a otros Total War no es tan descarada como podemos pensar y el equilibrio en este aspecto es muy bueno. Con decir que el juego lo hemos corrido en una gráfica de gama baja-media (ATI R7 2GB) a una calidad de casi ultra, dice mucho de la optimización del juego.

20160525233015_1

Sin embargo los vídeos son un poco más normalitos. Tampoco es que haya muchos y desde luego que motivan bastante, pero es posible que pudieran haberlos pulido un poco más. No obstante, no son para nada un punto crítico.

Banda sonora y FX

No podía faltarnos ni fallarnos este apartado. Y es que la música que acompaña durante todo el juego es totalmente acorde. Platos, tambores de guerra y sonidos de cuernos, son algunos de los instrumentos que acompañan a las melodías de Total War – Warhammer.

En cuanto a los efectos especiales emulan perfectamente lo que ocurre: sonidos cargas de caballería, armas chocando, gritos… Y lo más importante: los tipos de voces de cada raza que siguen el lore del wargame. No obstante, estas últimas son en inglés, pero no son comentarios trascendentes como puede ser el tutorial, la información de eventos o los propios menús. Todas estas sí que está totalmente traducido al castellano.

¿Podemos decir que ha innovado?

Claramente sí. Total War – Warhammer ha recibido varios lavados de cara en distintos aspectos que ya hemos comentado antes: desde las batallas, por el uso de magia, los héroes como personajes individuales, o unidades nunca vistas; pasando por el mapamundi, totalmente nuevo y ambientado en un universo fantástico, la forma de movimiento y la gestión de provincias; O incluso las misiones de aventura que cuentan historias que tienen que ver con el lore de Warhammer.

Conclusión

Un increíble juego al que nos gustaría dedicarle más tiempo del que tenemos. No hay más palabras para definir lo que SEGA y The Creative Assembly han conseguido. Nos ha entusiasmado su llegada y la estamos disfrutando. Además, creemos que para veteranos que han jugado y siguen dedicando tiempo al hobby de miniaturas de Warhammer (en nuestro equipo hay unos cuantos) les ha calado tan hondo que algunos lloraban de la emoción.

Quizás tengan que ajustar algunas cosas de balanceo de facciones o tiempos de carga online. Además el tema de los DLCs que no nos gusta nada es uno de puntos negativos, pero el juego se merece un sobresaliente con creces.

A destacar:

  • Campaña (muy fiel al lore de Warhammer) y completa
  • Adaptación del juego de wargame de forma perfecta
  • Multitud de opciones
  • Jugabilidad

A mejorar

  • Puede llegar a ser complicado de entender al principio
  • Para un jugador novel es posible que le cueste coger el ritmo
  • Faltan razas (maldecimos los DLCs)

Notas finales

10Nota

Campaña y modos de juego10

Jugabilidad10

Banda sonora y efectos especiales10

Innovación 9

3 comentarios
  • tec-ray

    Esta bien, lo han logrado… me han hypeado.

    Los *&%$ por ello

  • Dawg

    Un 10?? Jajajaja

    Solo por el hecho de que existe una sección que dice «A mejorar» ya no deberia de tener esa nota, por no hablar de que en teoria un 10 sobre 10 significa que es el juego perfecto.

  • Miguel Ángel

    Buenas,

    En nuestro sistema no tenemos decimales, por lo que hemos tenido que redondear. Por otro lado, es de los mejores juegos de estrategia en su campo, es decir, por turnos.

    Un saludo.

Lo más leído