Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Toyota Avensis Touring Sports, un paso más

Publicado

el

«Oiga mozo, ¿y no sería más fácil que en lugar de intentar meter mi baúl en el camarote, metiera mi camarote dentro del baúl?»  Groucho Marx Una Noche en la Ópera. 1935 

Que salga, dicen, que cambie de look, que conozca a gente… Y ahora me encuentro aquí, solo, en la barra, frente a una cerveza de una marca que ni conozco ni se pronunciar con la esperanza de que me haga parecer sofisticado. Y al fondo las mesas, estratégicamente alineadas para que sus ocupantes puedan observar y ser observadas. A mi alrededor mi competencia, risas, miradas cómplices, parece como si todos se conocieran entre ellos. Un rápido inventario: son más jóvenes que yo, más atractivos y más deshinibidos. Se acercan en parejas o de tres en tres a las mesas ocupadas también por parejas o trios de amigas. Sonrisas, alguna carcajada ¿os importa si nos sentamos? Y empieza el cortejo.

IMG_4848

Primer sorbo a mi cerveza y hace cinco minutos que me la sirvieron. No puedo evitar fruncir el ceño y coger la botella para observarla mejor. A pesar del nombre impronunciable la fabrican a dos manzanas de aquí. Entonces la veo. Sola, con gafas, una blusa demasiado grande, un lápiz de labios demasiado rojo, mirando a su alrededor sentada discretamente en la mesa menos expuesta. Rechaza con sonrisa tímida el acercamiento de dos ejecutivos jugadores de padel y ciclistas domingueros de a 3.000 euros la montura. Se encogen de hombros y prosiguen su avistamiento. Me doy cuenta de que ya he bajado mi pierna derecha del taburete. Convencida, la izquierda le sigue la corriente, cojo la cerveza de barrio en mi mano derecha y me acerco. El amargor de la garganta deja salir un «Hola, yo no quiero estar aquí ¿y tú?». Esa sonrisa no es de rechazo.

Hay mucha y muy atractiva competencia para el coche que probamos hoy, el Toyota Avensis. Además de los nuevos chicos del barrio como el Renault Talisman la vieja guardia sigue bien asentada gracias a acertadas renovaciones en modelos como el Ford Mondeo, el Volkswagen Passat o el Opel Insignia. El Avensis por su parte es una cuidadosa evolución del modelo que se renovó en 2012 con una gran cantidad de retoques tanto al diseño como a las características técnicas así como unas nuevas motorizaciones muy interesantes.

IMG_4879

Ficha técnica

Los retoques de diseño del exterior del Avensis van en la línea de ofrecer un aspecto dinámico pero menos arriesgado que sus antecesores añadiendo algo de sobriedad al aspecto siempre moderno que ofrecen los modelos de Toyota. El diseño exterior es muy aerodinámico, cosa que suele pagarse en habitabilidad interior, la delgada parrilla y los afilados grupos ópticos aportan aún más dinamismo. Se trata de un coche que crece siete centímetros con respecto a su contrapartida con maletero tradicional pero la impresión es que no se trata de un coche demasiado voluminoso.

IMG_4890

La parte trasera es la más «seria» con unos grupos ópticos grandes que se extienden hasta la puerta del maletero por debajo de la línea de los cristales. Un parachoques de tamaño generoso termina por subrayar la pincelada «musculosa» que le otorga la trasera. La combinación es atractiva sin llamar la atención, es un coche con líneas discretas, reconocible como Toyota por su frontal inconfundible.

Entrando en el Avensis TS

Una vez dentro se aprecian las modificaciones hechas en el interior para competir con sus feroces rivales. El diseño del salpicadero sigue la misma filosofía que la que se ha aplicado para las líneas exteriores: es sencillo y sin detalles demasiado estridentes. El acabado es muy bueno, con una combinación acertada de materiales duros y blandos en puntos estratégicos. Aunque el plástico es protagonista éste es de buena calidad y los ajustes entre las piezas son perfectos.

El puesto de conducción es muy cómodo, mereciendo una mención especial el reposabrazos central y la palanca de cambios que permite una conducción muy cómoda incluso durante viajes extremadamente largos (aunque nunca hay que olvidarse de parar cada dos horas para descansar…). Los indicadores de velocidad y revoluciones son de formato cilíndrico y están orientados al conductor para una visibilidad óptima gracias también a una retroiluminación discreta y elegante. Son perfectamente legibles y les acompaña la pantalla de 4,2 pulgadas con información del ordenador de abordo (esta algo sensible a los reflejos).

20160611_104523_001

El asiento es cómodo y sujeta bien en curvas y se adapta a cualquier tipo de estatura con sencillez. Se nota que los ingenieros de Toyota han cuidado especialmente el puesto de conducción que envuelve de información y comodidad a la vez que los controles están a mano, con la salvedad de los que accionan funciones como el start&stop, sistema de control de tracción o el de aviso anticolisión. La pantalla del sistema de infoentretenimiento  se encuentra quizás algo más bajo de lo recomendable para evitar distracciones.

En la parte de atrás pueden instalarse confortablemente dos adultos, pudiendo haber lugar para tres algo más sacrificados. El espacio para las piernas es correcto sin ser de los más cómodos en este aspecto, y en cuanto a la altura el modelo que probamos quedaba algo más perjudicado por el techo panorámico, pero en cualquier caso para personas de hasta 1,85 metros no habrá ningún problema para ir cómodos.

IMG_4843

Gran maletero

Uno de los indudables protagonistas en esta versión del Avensis es el maletero, que pone a disposición 543 litros con una forma regular y plano de carga bajo, con lo que es muy cómodo de cargar. Como en otros modelos hay un doble fondo que permite ampliar el espacio aunque de forma irregular. Los asientos traseros se pueden abatir por partes para alcanzar hasta 1609 litros en caso de necesitar el máximo espacio posible.

IMG_4852

Motor BMW

Otro de los pasos dados por Toyota para competir discretamente en el segmento es el de las motorizaciones. En el caso de nuestro modelo, el 150D, se trata de un motor diésel de 143 caballos y 320 Nm de par que ha sido desarrollado conjuntamente con BMW. Al volante la impresión es que el motor podría dar mucho más de si con una configuración más deportiva, pero se ha optado por la seguridad y el confort ya que es un propulsor que nunca deja en la estacada casi en cualquier situación.

Recupera sin problemas desde marchas largas y en cuesta y su aceleración es suficiente para cualquier circunstancia que pueda surgir pero aunque baje de los 10 segundos para ponerse de 0 a 100 kilómetros por hora las sensaciones no son entusiasmantes, seguramente también por las relaciones de la caja de cambios. Y eso que el comportamiento del coche cuando se le exige en curva es muy bueno, neutro en los virajes más complicados y con buena respuesta ante cualquier maniobra con una dirección lo suficientemente firme.

IMG_4868

El confort de marcha por otro lado es impecable ya que se ha puesto mucho acento en la insonorización. Incluso a altas revoluciones o al ralentí (cuando no actúa el sistema start&stop) se filtra muy poco ruido al habitáculo y esto unido a un buen sistema de sonido hace que los viajes sean realmente cómodos. Otra faceta muy buena del motor es la de los consumos. En carretera es fácil mantenerlos en el entorno de los seis litros a los cien kilómetros, incluso con aire acondicionado y en ciudad podemos superar en popco los siete si somos cuidadosos con el pedal del acelerador.

Entretener y asistir

En lo que respecta a los sistemas de ayuda a la conducción el Avensis es muy completo, aunque la verdad es que en este aspecto algunos de sus rivales de bar han trabajado para ofrecer soluciones más innovadoras. Dispone del Toyota Safety Sense, que permite anticipar una colisión, avisador (pasivo) de cambio de carril, control de luces de carretera, asistente al aparcamiento con cámara o el reconocimiento de señales de tráfico pero echamos en falta otros como control de crucero adaptativo.

20160611_103832

El sistema multimedia Toyota Touch 2 es controlado por una gran pantalla táctil de 7 pulgadas e incorpora navegador. Dispone de manos libres Bluetooth con función de reproducción de archivos de sonido, entrada auxiliar, toma de USB para reproducción y carga y reconocimiento de voz. La pantalla es de buena calidad aunque adolece de algunos problemas (como la más pequeña entre los indicadores) con luz directa. La sensibilidad táctil y la disposición de los menús por otro lado nos ha parecido buena y de manejo intuitivo.

El sistema de sonido de 10 altavoces se aprovecha de la buena insonorización y ofrece una calidad bastante alta. No dispone de Android Auto ni de CarPlay de Apple un poco en la línea de ofrecer unas mejoras consistentes pero sin grandes alardes, cosa por la que sí apuestan otros rivales. El reconocimiento de voz no es de los más precisos que hemos probado pero entiende bien las instrucciones en la mayoría de los casos por lo que es usable, cosa que no se puede decir de algunos de estos sistemas.

20160611_104553

Como hemos apuntado la pantalla no está en el sitio que más nos gusta ya que se coloca debajo de las boquetas de aireación centrales. Esto hace que aunque no sea de forma muy acusada, el conductor tenga que desplazar su mirada más abajo y alejar la vista de la carretera. No es un problema que pueda afectar a la seguridad pero sí que es un detalle que creemos que puede mejorarla.

Por otro lado el buen diseño de la disposición de la mayoría de los controles hace que todo esté a mano (a los lados de la pantalla) y que podamos accionar funciones con solamente un toque sin necesidad de estar pendientes de navegar por los menús lo cual sí contribuye a una mayor seguridad. Debajo quedan los mandos del climatizador con unos generosos controles de temperatura que podemos accionar sin mirar sin ningún problema.

Conclusiones

Este nuevo Avensis es un coche que sin grandes alardes ni incorporar ningún sistema revolucionario la verdad es que conquista. En viajes largos es una delicia dejarse llevar por un motor dispuesto en toda circunstancia en un entorno funcional y agradable y con una perfecta insonorización. Por otro lado los consumos son contenidos y el espacio disponible (salvo quizás en parte para las piernas de los pasajeros) es generoso así como su posibilidad de carga.

IMG_4881

Desde luego es un coche discreto pero que es fundamentalmente eficaz, lo que hace lo hace bien, no pretende ser un coche deportivo pero como coche familiar es muy recomendable. Desde luego que si elegimos un Avensis Touring Sports no nos estaremos quedando con el más atractivo ni con el más avanzado pero sí con un coche que no va a decepcionarnos y con el que podremos hacer muchos, muchísimos kilómetros sin apenas darnos cuenta.

 

 

Notas finales

7Nota

Prestaciones7

Diseño7

Consumo8

Confort8

Sistema de Infoentretenimiento6

Lo más leído