Comparativa SSD M.2 PCIe, lo más rápido en almacenamiento

Comparativa SSD M.2 PCIe, lo más rápido en almacenamiento
5 de octubre, 2016

SSD M.2 PCIe es el formato de unidades de estado solido más avanzado del mercado del almacenamiento. Unidades capaces de soportar NVMe, un estándar que ha sido diseñada desde cero aprovechando la baja latencia y el paralelismo de las líneas PCI Express, obteniendo una mejora de rendimiento enorme sobre las unidades de estado sólido conectadas al bus SATA y dejando a los discos duros a una distancia abismal.

Las SSD M.2 PCIe se pinchan a conectores dedicados estandarizados M.2 soportados en placas base de ordenadores portátiles o sobremesas. En éstos, también se pueden “pinchar” directamente en slots PCI-E con un adaptador a modo de tarjeta. Son más caras que las SSD SATA (aunque los precios siguen acortándose) y menos compatibles porque no todas las plataformas las soportan.

A cambio, son lo mejor de lo mejor que puedes utilizar para almacenamiento masivo, sumando un mayor rendimiento a todas las ventajas de SSD, menor consumo y un tamaño muy reducido, 80 x 20 mm en su versión más utilizada aunque hay otras aún más pequeñas. Bajo una plataforma que soporte NVMe (Intel X99, Z97 o Z170 – AMD Bristol Ridge o los próximos Zen) el equipo arranca directamente desde estos dispositivos M.2, por lo que podemos reemplazar completamente los discos duros o usarlos junto a ellos u otras SSD SATA.

Comparativa SSD M.2 PCIe

HotHardware ha analizado una de las últimas unidades de este tipo en llegar al mercado, la Intel SSD 600P. Es la primera unidad de estado sólido de Intel que emplea las nuevas memorias TLC 3D NAND de Micron y ofrece un buen rendimiento a precio moderado, en capacidades de almacenamiento desde 128 a 1024 Gbytes.

Para las pruebas se ha utilizado un PC con chipset Z170, procesador Skylake Core i7-6700K, 16 Gbytes de memoria DDR4, tarjeta de vídeo integrada Intel HD 530 y Windows 10 Pro de 64 bits. Lo bueno de estas pruebas es que la SSD 600P se ha comparado con otras SSD M.2 PCIe como la Samsung SSD 950 PRO, la Toshiba OCZ RD400 o la Intel 750, así como a otros modelos M.2 pero conectados a SATA como la SSD 850 EVO que es una auténtica referencia en unidades de estado sólido de consumo.

ssdm-2pcie_10

Ello nos permite una buena valoración del rendimiento que podemos esperar de cada uno de ellas comenzando con las pruebas en lectura/escritura aleatoria 4K donde los 440.000 IOPS de la Intel 750 brillan por encima del resto:

ssdm-2pcie_2

ssdm-2pcie_3

Las pruebas sobre test sintéticos como SiSoft SANDRA 2015 y ATTO Disk confirman que las grandes M.2 de Intel y Samsung están a la cabeza y otro dato que era conocido: la diferencia enorme de rendimiento entre una SSD conectada al puerto PCIe y una que utilice SATA.

ssdm-2pcie_4

ssdm-2pcie_5

HD Tune es otra de las herramientas que valoran el rendimiento de la unidad, búsqueda de errores, borrado seguro y otras funciones. El más interesante es el test que muestra la velocidad de transferencia real de las unidades. La RD400 de Toshiba gana en lectura, la Intel 750 en escritura, mientras que la 950 Pro es la que ofrece un comportamiento más equilibrado. Las tres triplican los datos de la 850 SATA.

ssdm-2pcie_6

CrystalDiskMark es otro benchmark sintético synthetic benchmark que pone a prueba las unidades en transferencia de archivos de pequeño y mediono tamaño en modos secuenciales y aleatorios.

ssdm-2pcie_7

ssdm-2pcie_8

Finalmente, el PCMark 7 de Futuremark es el que nos ofrece una mayor información del rendimiento de las SSD en pruebas reales sobre diferentes aplicaciones. El tiempo de apertura de las mismas, importando imágenes, jugado o editando imágenes. Aquí hay bastante menos diferencias porque los resultados no dependen exclusivamente de las SSD.

ssdm-2pcie_9

Conclusiones

  • La Intel SSD 600P, motivo del análisis y la primera unidad de estado sólido de Intel que emplea las nuevas memorias TLC 3D NAND de Micron, queda por debajo de las grandes del sector pero era esperable porque Intel la ha enfocado a medio camino entre las PCI-E y las SATA y ya tiene otras de rendimiento superlativo como la 750. A cambio su precio es muy atractivo, 112 dólares la versión de 256 GB.
  • La diferencia de rendimiento entre las unidades de estado sólido conectadas a SATA y PCIe es brutal, aunque se muestra en escenarios que dependan totalmente de la solución de almacenamiento como en la transferencia de archivos.
  • El precio entre las SATA y PCIe sigue acortándose. Una de las mejores del sector, las Samsung 950 PRO está por debajo de los 200 euros (256 GB).
  • Si estás preparando un nuevo PC o piensas reemplazar los discos duros, una de estas SSD M.2 PCIe es la mejor elección siempre que estés dispuesto a pagar un plus o conformarte con menor capacidad de almacenamiento a cambio de mayor velocidad.

Comparativa completa e imágenesHotHardware

Las mejores SSD del Q3 2016Guía de compra

  • Share This