Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Guía: Montando un PC perfecto para ofimática y multimedia

Publicado el

Durante las pasadas semanas hemos ido publicando una serie de guías centradas en el montaje de ordenadores para gaming, un conjunto que podéis encontrar recopilado en este artículo, pero hoy hemos querido apostar por algo diferente, y por ello vamos a hacer algo diferente y nos vamos a centrar en un PC perfecto para ofimática y multimedia.

El equipo que os vamos a describir fue petición de un grupo de valientes mujeres que decidieron abandonar el yugo de un jefe opresor y machista y montar una pequeña empresa por su cuenta, así que he podido configurar totalmente dicho equipo y he tenido ocasión además de recoger sus opiniones tras algunos días de uso.

Todo eso lo expondremos al final del artículo de forma resumida, ya que nos servirá para entender mejor las posibilidades reales de este equipo, que os recuerdo no busca la configuración más económica posible, sino la mejor relación entre precio y prestaciones.

Sin más entramos en materia, y como siempre os invito a dejar cualquier duda en los comentarios.

Plataforma

La decisión ha sido bastante fácil ya que buscábamos crear un equipo potente, económico y eficiente, que permita conseguir además un nivel de ruido mínimo y que nos deje la puerta abierta a futuras expansiones en el caso de que lleguen a ser necesarias.

Por ello hemos apostado por la plataforma LGA1151 de Intel. Se pueden montar PCs para ofimática y multimedia con soluciones AMD, de eso no hay duda, pero como anticipamos no hemos querido ir a por lo más barato, sino buscar la mejor relación calidad-precio en sentido amplio.

A continuación os dejamos el listado de componentes.

Placa base

1-1

No necesitamos nada especialmente potente, nos basta con una solución que tenga una calidad de construcción aceptable y monte el chipset H110 de Intel.

Por ello hemos elegido la MSI H110M PRO-D, una placa base muy económica pero con un buen nivel de calidad y prestaciones que cuenta con todo lo que vamos a necesitar.

Tiene un precio de 48,95 euros.

Procesador

1-2

Tampoco necesitamos nada especialmente potente, nos basta con una solución de dos núcleos que ofrezca un rendimiento aceptable para garantizar una buena experiencia en multitarea y una larga vida útil.

El Pentium G4400 nos asegura todo esto, ya que cuenta con dos núcleos a 3,3 GHz y trae una GP Intel HD 510, suficiente para cubrir todas las necesidades del equipo durante años.

Su funcionamiento es muy eficiente y silencioso, y además supone una inversión mínima ya que podemos comprarlo por 57,27 euros y con envío gratis.

Memoria RAM

1-4

Actualmente 4 GB de RAM son más que suficientes en la mayoría de los casos, ya que incluso con varias pestañas abiertas y aplicaciones en segundo plano conseguiremos un buen nivel de rendimiento.

Puede que haya algunas empresas que trabajen con muchísimas pestañas de navegación y mucho software abierto al mismo tiempo, y que por tanto puedan llegar a aprovechar 8 GB de RAM, pero son excepciones muy concretas.

En este equipo hemos optado por un módulo HyperX Savage HX421C13SB/4 de 4 GB de DDR4 a 2.133 MHz CL13, cuyo precio es de 27,78 euros y tiene envío gratis.

Unidad de almacenamiento

1-3

Hemos elegido un SSD sobre un HDD porque las necesidades de almacenamiento de este tipo de equipos suelen ser pequeñas, ya que normalmente se almacenan documentos e imágenes poco pesadas y los contenidos multimedia se reproducen en streaming.

Buscando la mejor relación calidad-precio hemos optado por un SSD Toshiba Q300 de 120 GB, que nos ofrece un rendimiento fantástico de hasta 550 MB/s y 520 MB/s en lectura y escritura secuencial.

Su precio es de 45,45 euros con envío gratis.

Caja y fuente de alimentación

1-5

Las necesidades energéticas de este PC son mínimas, ya que utilizamos una GPU integrada y ni siquiera hemos montado un HDD mecánico, por lo que no necesitamos una fuente de gran potencia.

Por relación calidad-precio hemos elegido una L-Link Flow Micro ATX con fuente integrada de 500W, más que suficiente para cubrir las necesidades del equipo e incluso futuras expansiones.

Podemos encontrarla por 25,95 euros.

Notas finales

Tenemos un coste total de 205,40 euros, al que podríamos sumar los 13,95 euros que costaría una unidad de DVD LG, si es que la misma nos resulta imprescindible.

El equipo que hemos montado la lleva ya que por el mínimo ahorro que les suponía no quisieron cerrarse la puerta al formato óptico, pero hemos preferido colocarla al final ya que es algo totalmente opcional y dependerá de vuestras necesidades concretas.

También queremos matizar que ese SSD de 120 GB queda en en unos 96 GB libres tras instalar Windows 8.1, el software básico para la impresora y algunos programas que utilizan para su trabajo diario, cifra que les resulta más que suficiente.

Si vais a trabajar con descargas o archivos pesados y la capacidad va a ser algo imprescindible os recomendamos añadir un disco duro de 1 TB, como por ejemplo este Toshiba DT01ACA100, que cuesta 46,80 euros y tiene envío gratis.

Así disfrutaréis de la enorme velocidad que ofrece el sistema operativo y los programas principales instalados en el SSD y tendréis la capacidad de almacenamiento secundaria que necesitáis en la segunda unidad.

Por lo que respecta al rendimiento es simplemente perfecto, el equipo se enciende y se apaga en unos pocos segundos y la instalación de Windows 8.1 se realizó a través de USB en unos minutos.

Pero esto no es todo, aplicaciones y carpetas abren al instante y todo tiene una fluidez fantástica, un milagro que se debe sobre todo al SSD, pero también al equilibrio general que hemos conseguido en este equipo, que además es muy silencioso y fresco.

Por último un apunte, el equipo también es perfecto para utilizar Linux y software libre.

Enlaces de interés: Guías MC.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído