Web Analytics
Conecta con nosotros
Renault Talisman, mucho de todo 30 Renault Talisman, mucho de todo 32

Análisis

Renault Talisman, mucho de todo

Publicado el

«Vamos a necesitar un barco más grande» Tiburón, 1975

Viajar es un placer, asomarse a otros horizontes, cruzar fronteras aunque sean las de los términos municipales, probar nuevos sabores, conocer gentes con otras costumbres, otra mirada… Cerrar los ojos y al volver abrirlos encontrarse en un sitio nuevo, lejos de las cuatro paredes de nuestra casa, del portal que cruzamos todos los días, del crujido de la silla de la oficina, de los comentarios de siempre del partido del domingo… Pero viajar cobra algunos peajes, y no solamente se trata del dinero (que no es poco), sobre todo si lo hacemos por carretera con nuestro propio coche.

Preparar un viaje se convierte en maletas, la tabla de surf de los niños que al final nunca usan, las sillas de camping, la nevera portátil, los esquís con sus botas, quizás las bicicletas, la maleta de los zapatos cuando no tiendas, hamacas, la otra maleta de los zapatos, sábanas por si acaso, la merienda… Así ese ansiado horizonte de libertad se encuentra obstaculizado por una montaña de objetos bastante voluminosos y pesados mientras nuestra mirada viaja una y otra vez desde la cima la cordillera de equipajes al exiguo maletero de nuestro fiel vehículo. Y entonces el placer mengua un poco.

Pero los más intrépidos viajeros, los Marco Polo modernos, no se dejan achantar por unos cuantos metros cúbicos de equipaje así que colocan y recolocan, aprietan, empujan, instalan bacas y cofres, vuelven a reorganizar hasta que la lluvia de improperios hace palidecer al vecindario. Pero hay otras soluciones más elegantes. Los fabricantes de automóviles han captado los lamentos y las necesidades de estos modernos nómadas ofreciendo nuevos modelos, transformando las espartanas furgonetas en glamurosos monovolúmenes o SUVs que acogen sin pestañear las necesidades de transporte de una familia.

IMG_6407

Ficha técnica

Viajeros

Pero los hay que no quieren renunciar a su alma rutera y se resisten a renunciar a su forma de conducir solamente para que quepan los juguetes de la arena. Por suerte no solamente de SUVs y monovolúmenes vive el inefable aventurero, para los más tradicionales siempre se puede recurrir a las clásicas rancheras, transformadas también por los astutos y siempre atentos departamentos de márketing del mundo de las cuatro ruedas en estilosos «Sport Wagon» o «Sport Tourer». Viajarás como un buhonero… pero con estilo.

Con esta modalidad el sufrido turista más o menos accidental no tiene por qué renunciar a su filosofía automovilística entregada en cuerpo y alma a las berlinas para acoger ingentes volúmenes en su maletero. Y aunque la popularidad de las rancheras (con perdón de los directivos de márketing) haya bajado en estos días si miramos a las cifras de ventas, lo cierto es que hay una oferta bastante nutrida e interesante de las mismas. Una de las más atractivas sobre el papel es el Renault Talisman.

20161121_104119

Para empezar su chásis es el mismo que el de la Espace, la apuesta original de Renault para ennoblecer el universo monovolumen, que le otorga al Talisman de la marca francesa una base sobre la que diseñar un coche amplio y capaz, como así se demuestra con el resultado que hemos tenido la suerte de probar. Para empezar el Talisman Sport Tourer supera los cinco metros de longitud, 20 centímetros más con respecto al Renault Laguna Grand Tour del que recoge el testigo.

En la mesa de diseño

La línea del Talisman Sport Tourer es impecable, moderna en su parte delantera con grupos ópticos agresivos y de tamaño generoso, gran personalidad en el frontal marca de la casa actualizando el diseño de su buque insignia con las últimas tendencias de la marca. El perfil también es muy cuidado, con un techo que cae hasta el spoiler trasero dando un aspecto decididamente deportivo al conjunto sin renunciar a la filosofía del espacio.

IMG_6373

La verdad es que el esfuerzo de los diseñadores ha sido grande y el guiño a los conductores con necesidades de espacio pero que prefieren un coche más similar a una berlina es total. Las llantas de 18 pulgadas de la versión Initiale que pudimos probar subrayan este espíritu que complementa perfectamente la oferta de SUVs y monovolúmenes de la marca francesa. Lo cierto es que aunque las medidas del coche son respetables no da la impresión de encontrarnos frente a un coche voluminoso y torpón, sensación que habrá que comprobar al volante.

Para conservar un estilo alejado del espíritu de la furgoneta Renault solamente aumenta 18 milímetros con respecto a la versión berlina y ha optado por no aumentar el volumen de la carrocería por la parte de atrás sino simplemente cambiar el diseño del portón. La silueta también cambia con una elevación de la parte de atrás antes de caer.

IMG_6370

Pasen dentro, por favor…

El interior, como anticipan sus generosas medidas exteriores, es muy amplio y la sensación de espacio aumenta gracias a las grandes superficies actistaladas y la abundancia de luz natural que permiten filtrar al habitáculo. Los asientos delanteros son verdaderas butacas, de un confort destacable y de hecho de los asientos más cómodos que hemos podido probar, diseñados para hacer muchos kilómetros. En la versión de prueba además disponían de masaje, calefacción y ventilación además de la regulaciones eléctricas.

Los acabados de la consola son muy buenos, sobre todo en las zonas de inserción de plásticos más resistentes, los pespuntes de cuero en el volante y en las molduras de las puertas además de en los asientos y otros. Sin embargo algunos plásticos nos han parecido menos convincentes, como los de las boquetas de aireación o los que cubren los huecos para objetos y para las gafas (una buena idea, por cierto) en la consola central.

20161121_093401

El confort, como decimos, es total, aunque algunos detalles le perjudican como el que la palanca de cambios sea algo larga por lo que no es confortable accionarla con el brazo apoyado o algunos de los controles, pero en general casi redondo. En el centro de la consola encontramos una generosa pantalla colocada en modo vertical de 8,7 pulgadas. El aspecto de los mandos centrales es elegante, con un fondo de plástico opaco brillante, con el inconveniente que provoca reflejos y parece propenso a las huellas.

En la parte de atrás se ha sacado mucho partido al espacio. De hecho el maletero tiene menor capacidad que la del modelo berlina para otorgar una mayor habitabilidad a las plazas traseras con mayor espacio para las piernas y una altura mayor, y eso se nota sobre todo para personas de cierta talla. Los asientos de la parte trasera también nos han parecido especialmente cómodos, con buen apoyo lumbar (cosa no demasiado habitual) y buena anchura para todos los ocupantes.

IMG_6413

Aunque como hemos mencionado el maletero es más pequeño en capacidad que el de la berlina, como suele suceder con estas versiones el espacio es muy aprovechable y el acceso mucho más fácil. Son 492 litros bien aprovechados, que sin embargo compiten en inferioridad de condiciones con alternativas Sport Vagon de la competencia. También el maletero está rematado con cuidado y tiene unos acabados excelentes.

Detrás del volante

Al conducir el Talisman sorprende sobre todo su agilidad en ciudad para un coche de su tamaño. Aquí hay que tener en cuenta la intervención del sistema de girado 4 Control que actúa sobre las cuatro rueda y reduce los espacios de maniobra. Es muy agradable de conducir y muy silencioso aunque su espíritu sea más rutero que de ciudad. Dispone de nada menos que 5 modos de conducción:  Confort, Sport, Eco, Neutro y Personalizado.

IMG_6395

En el modo Sport, como es habitual en los modelos que utilizan este tipo de sistemas, se endurece la suspensión y la dirección se hace más directa. No hemos notado gran diferencia con el modo confort, menos que en coches de la competencia, pero el coche con este modo apenas se balancea o pierde la trayectoria en carreteras muy viradas, y eso es que el coche tiene un tamaño muy grande. Hay que tener en cuenta que en este caso también interviene el sistema de giro de las cuatro ruedas, por lo que la precisión en curva recibe ayuda.

20161121_093405

Aunque hay que reconocerle aplomo en territorios virados, aunque no se trata de un coche deportivo desde luego. Cuando se le exprime el chasis muestra sus limitaciones aunque sin dar sobresaltos en ningún momento. Lo cierto es que su hábitat es sin duda las autopistas que con todas las ayudas (aviso de cambio de carril, control de crucero adaptativo…) se convierten en viajes cómodos en la mayoría de las circunstancias. Acompañan la excelente climatización, insonorización y amortiguación para viajar como en una nube.

Tirando del Talismán

El propulsor que probamos era un excelente diésel de 160 caballos y 1,5 litros de cilindrada con un funcionamiento muy suave. Permite una aceleración importante, pese a la considerable masa del coche, y mantener ritmos elevados incluso en montaña. Los 9,6 segundos para alcanzar os 100 kilómetros por hora desde parado son buenas cifras para un sport wagon de este tamaño. Es utópico pensar en que el Talisman, con sus más de 1.600 kilos, se comporte en modo parco en cuanto a consumos, sobre todo en ciudad. En nuestro caso anotamos consumos de unos 7 litros en ciudad y rondando los 6 litros en carreteras con recorrido mixto (autopista y nacional).

20161121_093556

El sistema de entretenimiento está presidido por la mencionada pantalla vertical de 8,7 pulgadas de muy buena visibilidad. En la parte inferior hay dos grandes diales para controlar la climatización de las dos zonas del coche y botones de otros controles como la calefacción de los asientos o los sistemas para desempañar los parabrisas. El sistema de climatización es realmente eficaz para un coche tan grande.

Los controles de volumen y de los menús son táctiles en su mayoría y aunque responden sin problemas creo que hay un exceso de abandono de los botones tradicionales sobre el que habría que reflexionar, sobre todo porque convierte algunas tareas como cambiar de emisora en una aventura de navegación por menús cuando en un R9 de hace una buena pila de años era simplemente un gesto con el dedo.

IMG_6410

El sistema de navegación es excelente y aprovecha el gran tamaño de la pantalla para mostrar gran cantidad de información. La pantalla táctil permite hacer zoom con dos dedos de forma intuitiva, aunque no es recomendable (como siempre) si se está conduciendo. En la parte de la instrumentación dispone de una pantalla digital dividida en tres partes que puede configurarse para mostrar la información que precisemos. También, como se está poniendo de moda, ofrece una pantalla tipo HUD que proyecta información en un plástico transparente colocado encima del bloque del velocímetro que podemos observar mientras conducimos.

Conclusiones

En definitiva el Talisman es un buque insignia con todas las letras. Uno de los detalles más acertados es que la búsqueda del lujo por el lujo se va olvidando a favor de acabados más sólidos y más tecnología, ya no se trata de un coche caro para distinguirse de los demás modelos sino de una inversión en tecnología y sistemas bien acompañada por detalles de diseño y refinamiento sin demasiada ostentación.

IMG_6375

Es un coche muy cómodo de conducir que además ofrece un maletero sobre todo accesible y práctico. Aunque no es campeón en capacidad es más que suficiente para viajes largos de familias completas que por cierto viajarán muy cómodos en los asientos. El sistema 4control nos ha gustado mucho ya que funciona de forma discreta pero se nota su eficacia sobre todo en maniobras. Quizás lo más impactante sea el confort, la tranquilidad con la que se conduce y se viaja. Todo un buque insignia.

 

Notas finales

8Nota

Prestaciones8

Diseño8

Consumo7

Confort9

Sistema de Infoentretenimiento8

Lo más leído