Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Samsung Galaxy A5 2017, mejorando la familia

Publicado el

En junio de 2009 Samsung presentaba su primer Samsung Galaxy con una pantalla de 3,2 pulgadas de 320×480 pixeles, una cámara de nada menos que 5 megapíxeles, memoria interna de 8 Gigabytes, batería de 1500 mAh… Esta maravilla se vendía entonces por unos 400 euros, aunque entonces las subvenciones de terminales eran otra cosa y buscando el operador adecuado se podía conseguir por menos de 100.

Desde el lanzamiento de este terminal la familia Galaxy ha ido creciendo de forma muy importante y con el tiempo ha ido abarcando desde los terminales de entrada a los de gama alta, los de la serie S. En septiembre de 2014 entraban en la familia la serie A, un conjunto de terminales cuya filosofía era la de ofrecer la mayoría de las funcionalidades de los terminales de gama alta de la serie Galaxy pero por un precio más interesante.

Samsung_Galaxy_A5_02

Ficha técnica

Y desde luego el Samsung Galaxy A que hemos podido probar cumple con creces estas directrices. En un resumen rápido de características nos encontramos con un terminal que ofrece una pantalla de 5.2 pulgadas Super AMOLED display, un chipset Exynos, certificación IP68 con resistencia al agua y al polvo, cámaras de 16MP con apertura f/1.9… pero es que además tiene un chásis de aluminio, diseño de cristal resistente a los arañazos, gama de colores y un diseño de aspecto premium.

Se podría decir que sobre el papel lo único que le falta frente a un móvil de gama alta último grito sería quizás algo más de potencia, pero por lo demás no hay demasiadas cosas que se queden en el tintero, casi nada podrá echar en falta el comprador más exigente en un teléfono que sin duda achucha a los terminales de la gama alta del mercado, incluso de su propia familia.

Samsung_Galaxy_A5_04

Volviendo al Galaxy original, con el A5 de 2017 tenemos un terminal de un precio similar (unos 430 euros) que multiplica sus prestaciones con un diseño actual y moderno. Mucho más móvil por el mismo precio (con unos ocho años de diferencia, eso sí). Desde luego por lo menos en especificaciones (y aspecto) el Galaxy A5 establece un nuevo nivel para la familia de terminales de gama media.

Primer contacto

El primer contacto con el A5 es muy positivo, el diseño con combinación de cristal y metal es agradable, con un tono azulado (uno de los colores en los que está disponible) bastante original. En la caja encontramos el cargador y el cable USB-C, el conector que se va poco a poco conviertiendo en estándar. Sin embargo, conscientes de que hay un mundo de Micro-USB ahí fuera, se ha incluido un útil adaptador para Micro USB. Eso permite, por ejemplo, conectar a un cargador de coche o a cargadores múltiples que tengamos en casa. Un gran punto a favor.

El tacto es sin duda premium, gracias a la combinación de aluminio y cristal con la que está diseñado el teléfono y el aspecto es decididamente de familia, tanto que puede ser confundido con otros modelos Galaxy fácilmente. No es de los más ligeros con un peso de 157 gramos, pero en realidad estamos hablando de decenas de gramos de diferencia con otros modelos de tamaño similar con lo que realmente no es algo que se deje notar especialmente.

Samsung_Galaxy_A5_07

La gama de colores a disposición para el terminal es bastante amplia. En nuestro caso hemos probado el terminal de color azulado (blue) pero podemos elegirlo en negro, en dorado y en un color que en Samsung llaman «melocotón» (peach) pero que en realidad tiene más pinta de rosa que de otra cosa. El tinte (menos en el caso del negro) es muy discreto, en tonos más bien pastel, cosa a tener en cuenta a la hora de elegirlo.

Un diseño impecable

El diseño frontal es limpio, con el botón para acceder al inicio con el sensor de huellas embebido y los botones virtuales escondidos a ambos lados. El mencionado conector USB-C (una rareza entre los modelos de Samsung) se encuentra en la parte inferior, junto con la conexión del jack de sonido. El botón de encendido y el altavoz en cambio de encuentran en un lateral del terminal. En la parte contraria se encuentra la ranura SD y para la NanoSIM.

Samsung_Galaxy_A5_05

Nada de batería extraible, eso ya forma parte del pasado de los Galaxy, para decepción de muchos, pero fundamental para poder garantizar la estanqueidad que permite obtener la certificación IP68 de resistencia al agua y al polvo. En la parte posterior el consabido flash y la lente de la cámara que apenas sobresale y que ofrece una apertura de F 1/9 con un material agradable al tacto y que no se desliza especialmente.

Al encenderlo lo que más llama la atención, como todo Galaxy que se precie, es la calidad de la pantalla. El display Super AMOLED ofrece una riqueza de colores y una luminosidad marca de la casa que en este móvil también lucen espectacularmente en sus 5.2 pulgadas de tamaño. Las diferencias con los hermanos tope de gama como el S7 se notan sobre todo en condiciones de luz directa, donde el A5 tiene algo más de dificultades.

Samsung_Galaxy_A5_08

Sus 1920×1080 puntos dan una densidad de píxeles de hasta 424 puntos por pulgada, nitidez más que suficiente para disfrutar de películas y vídeos e incluso trabajar con textos con un tamaño reducido. El ya tradicional Gorilla Glass debería defenderlo sin problemas de la mayoría de incidentes de la vida cotidiana, aunque por razones obvias no nos animamos a probarlo por nuestra cuenta.

Buena batería

Uno de los puntos fuertes del A5 es la vida de la batería. Dispone de una de 3000 mAh, la misma que la del Galaxy S7, pero que en este caso permite llegar a las 22 horas de uso normal y unas 16 a 18 horas en uso intensivo (vídeo, internet…). Por otro lado no hemos notado diferencias de velocidad de carga con sus compañeros que utilizan aún el MicroUSB, por lo que en este apartado no parece haber diferencias (más de la bendita posibilidad de insertar el conector sin mirar sin temor a introducirlo de forma equivocada).

En el A5 se ha introducido la posibilidad de activar el Always On Display, que permite mostrar cierta información en pantalla de forma constante pero reduciendo al máximo su uso para ahorrar energía. El sistema es configurable de modo que podemos mostrar la hora, notificaciones, el calendario o una imagen. Always On se activará cuando baje la luz y apagará la pantalla completamente cuando detecte que tenemos el móvil en el bolsillo.

Resistencia

Una cosa que sí nos atrevimos a probar es la resistencia al agua. Según los representantes de Samsung el teléfono puede sumergirse durante unos 30 minutos a 1,5 metros de profundidad. Nosotros no hemos llegado a llevarlo al límite pero contestar en la ducha o bajo la lluvia, una caída «accidental» en un vaso de agua y en la pila de la cocina y otras (benévolas) maldades no hicieron mella en el funcionamiento.

Samsung_Galaxy_A5_10

En cuanto al polvo la arena no tendrá que preocuparnos más que por los arañazos que pudiera producir. Pero como podemos darle sin miedo un manguerazo tampoco la playa será un territorio peligroso para el nuevo A5. Lo mejor de este apartado es que podemos despreocuparnos. Es decir, es una característica que está más orientada a salvar incidentes fortuitos que para que hagamos foto submarina.

La potencia del A5 2017 es algo menor que la del S7 y otros compañeros. Dispone de un procesador Octa Core de 1.9 GHz y un chipset Exynos 7880, no está a la última pero es lo suficientemente potente como para asomar en la parte baja de los tope de gama. El almacenamiento incorporado es de 32 GBytes con 3 Gigabytes de RAM mientras que en la ranura de la micro SD podemos insertar una tarjeta de hasta 256 GB.

Samsung_Galaxy_A5_01

El aspecto del interfaz de Samsung ha sido retocado, se trata de la versión Grace UX, en la que no notamos grandes cambios aunque el diseño sí parece más limpio y funcional. En el A5 ofrece la posibilidad de la pantalla partida y multiproceso, cosa que no alcanza a tener el modelo más modesto, el A3. En este modelo Samsung incluye Knox y la aplicación de Samsung Pay, con la que podremos realizar pagos sin tarjeta solamente con el terminal siempre que nuestro banco esté entre los que han llegado a un acuerdo con la compañía coreana.

Prestaciones

En cuanto a las prestaciones del terminal en las aplicaciones más exigentes se nota que no alcanza la velocidad de respuesta y funcionamiento de otros terminales tope de gama, pero compite de tú a tú con los que se encuentran en la misma franja de precio. No es un campeón de velocidad pero serán pocas las ocasiones que echaremos en falta más potencia en realidad.

En el apartado de la cámara es donde el A5 puede dar guerra a sus rivales. Un sensor de 16 megapíxeles con una apertura de 1/9 para su objetivo son cifras que le colocan entre los más prestacionales. La función HDR no puede ser activada automáticamente y tampoco podemos previsualizar el resultado, por lo demás las características de la aplicación de la cámara son prácticamente idénticas que en los modelos superiores.

20160204_164352

La calidad de las tomas es buena, aunque con algo más de ruido y menos luminosas que las de su hermano mayor. En interiores y con poca luz muestra una calidad más que aceptable. No nos ha convencido del todo la rapidez del autofoco y la velocidad de respuesta de algunas funciones de la aplicación de la cámara. Por otro lado la toma de vídeos está limitada y no permite grabación en 4K, estando limitada a 1080p/30fps.

Conclusiones

La familia Galaxy de Samsung marca muchas veces la pauta a seguir en las categorías en las que presenta nuevos modelos. La sensación es que con el A5 este es el caso, quizás no en prestaciones (hay modelos de precio similar más potentes) sino en el diseño del terminal, más cuidado, pero sobre todo en características de la resistencia al polvo o al agua. En Samsung parecen querer transmitir que el comprar un terminal de gama media no significa que no nos tenga que durar.

En definitiva se trata de un teléfono que por calidad de acabados y materiales o calidad de pantalla juega una liga superior que sus rivales del mismo precio. Eso sí, encuentra más resistencia si hablamos de pura potencia de proceso. Detalles como la resistencia al agua y al polvo, la excelente duración de la batería o la compatibilidad con Samsung Pay aportan esas pinceladas que pueden ser decisivas a la hora de decidir la compra. Da la impresión de que el A5 no encaja como hermano menor del S7, más bien se trata del profeta que anuncia la llegada del S8.

Notas finales

8Nota

Pantalla8

Cámara8

Batería9

Formato y diseño9

Apps y accesorios8

5 comentarios
  • Francisco

    si lo que mejora es su precio..

  • metalking

    con ese precio que tiene pues la verda no para nada si estuviera en los 350 euros lo pensaria pero a si no joder

  • Arcangel

    pues preferiblemente me conviene comprarlo a ese precio que el costosisimo y nada innovador iphone8, a ver tio, a quien se le ocurre gastar 1000 euros por un smartphone que no ofrece nada nuevo?, solo los iDiots y fanboys de crapple se les ocurren gastar semejante suma como los buenos gillipollas que son tio, joder!!!

  • Arcangel

    estamos deacuerdo, vale la pena comprarlo 😀

  • metalking

    ajj tio es porque en ese rango de precio te encontrarias con otros teerminales mejores parami gustos joder

Top 5 Cupones

Lo más leído