Surface Pro 2017 tiene problemas de “throttling” que afectan al rendimiento

Surface Pro 2017 tiene problemas de “throttling” que afectan al rendimiento
11 de julio, 2017

Una de las grandes novedades que introdujo la Surface Pro 2017 fue la posibilidad de optar por una configuración con procesador Core i5 7300U sin ventiladores. Esto significa que dicho modelo viene con un sistema de refrigeración pasiva que se ocupa de mantener las temperaturas bajo control sin hacer ningún ruido.

Sobre el papel suena bien ya que tiene efectos muy beneficiosos a nivel de sonoridad y consumo, pero en la práctica los resultados no han sido todo lo buenos que cabía esperar.

No puedo decir que me sorprenda, al fin y al cabo montar un sistema de disipación pasiva en un chasis tan reducido como el de la Surface Pro 2017 que pueda disipar el calor de un Core i5 7300U no era una tarea sencilla y las pruebas que ha realizado NotebookCheck lo confirman.

En los resultados que han obtenido pasando pruebas como CineBench R15 han podido observar que se produce un efecto claro de “throttling” cuando se alcanzan temperaturas de funcionamiento cercanas a los 57 grados.

El “throttling” implica una reducción de las frecuencias de trabajo del procesador para evitar un exceso de calor que pueda llegar a afectar al funcionamiento normal del sistema.

Cuando el mismo se produce de forma controlada no tiene porqué suponer un problema importante para el usuario, pero obviamente se nota una pérdida de rendimiento bruto que puede marcar la diferencia en aplicaciones exigentes.

La configuración de Surface Pro 2017 con un Core i7 7600U que cuenta con un sistema de disipación activa también sufre “throttling” en situaciones de uso intensivo, aunque tiene un impacto menor comparado con la configuración sin ventilador.

Podemos sacar una conclusión clara y simple, y es que Microsoft debería haber montado sistemas de refrigeración más potentes en su nueva Surface Pro 2017.

  • Share This