Consejos para mantener tu ordenador en buen estado y alargar su vida útil
Conecta con nosotros

Prácticos

Consejos para mantener tu ordenador en buen estado y alargar su vida útil

Publicado el

Tener un ordenador implica asumir una serie de responsabilidades y de tareas básicas que deberemos cumplir si queremos mantenerlo en buen estado y evitar problemas a nivel de rendimiento y de estabilidad, y también si queremos alargar al máximo su vida útil.

El uso continuado del ordenador, sea de sobremesa o portátil, y los efectos negativos de agentes externos como el calor o el polvo, pueden acabar generando un desgaste o pequeños problemas que podríamos solucionar con pequeños mantenimientos periódicos, pero si nos olvidamos de ello y dejamos el equipo abandonado a su suerte al final puede acabar sufriendo daños irreversibles, ya sea en todos o en parte de sus componentes.

Somos conscientes de la importancia que tiene dar ese cuidado básico a un ordenador, y por ello hemos querido hacer esta guía en la que os daremos una serie de consejos básicos pero efectivos para mantener vuestro PC o portátil en buen estado y reducir el riesgo de que acabe sufriendo una “muerte prematura”.

Os recomendamos aplicarlos todos de forma conjunta, ya que así maximizaréis su efectividad. Si tenéis dudas podéis dejarlas en los comentarios.

1-Cuida el sistema de ventilación y de disipación

Es algo básico pero completamente necesario. Ya sabemos cómo puede afectar el calor a los componentes electrónicos y los ordenadores no son una excepción. Aunque cuenten con un sistema de refrigeración activa son propensos a acumular polvo y suciedad con el uso que puede acabar reduciendo su efectividad.

Lo mejor es hacer una limpieza a fondo del equipo cada año utilizando brochas en seco y botes de aire comprimido. También es recomendable cambiar la pasta térmica de los componentes que la utilicen cada dos o tres años, ya que con el paso del tiempo puede degradarse y perder efectividad.

También es importante asegurarnos de que el sistema de ventilación que utiliza nuestro ordenador es el apropiado a los componentes que utiliza, ya que en caso contrario podremos tener problemas de temperatura. En este sentido también influye el flujo de aire, y para potenciarlo debemos mantener el interior del equipo lo más limpio posible. Esto incluye reducir el cableado y los obstáculos que puedan dificultar la entrada de aire frío y la salida del aire caliente.

2-Tu ordenador debe estar lejos de fuentes de calor y de interferencias

Un exceso de calor puede reducir el rendimiento del equipo y acabar dañando de forma permanente sus componentes, por lo que debemos evitarlo. En el punto anterior hemos hablado de la importancia del sistema de ventilación y para completarlo debemos tener claro que hay que evitar utilizar le PC cerca de fuentes de calor intenso, ya que acabará elevando la temperatura interna y podría producir daños.

Las interferencias son otro problema importante que puede afectar a determinados componentes, como los discos duros por ejemplo, generar lo que conocemos como ruido en la imagen y en el sonido y reducir de forma notable la calidad de la señal WiFi.

También es recomendable mantener nuestros equipos en zonas limpias, ya que en caso contrario el propio sistema de ventilación acabará absorbiendo el polvo y la suciedad del exterior al tomar aire para enfriar los componentes del sistema.

3-Cuida las conexiones y ten los cables ordenados

Como dijimos es muy importante para el buen funcionamiento y la refrigeración del equipo. Unos cables desordenados pueden acabar afectando al flujo de aire y facilitar la acumulación de aire caliente en la torre, lo que se traducirá en un aumento de las temperaturas que puede llegar a ser muy peligroso.

Los cables desordenados también pueden ocupar un espacio muy valioso y limitar las posibilidades de ampliación si acaban obstaculizando a otros componentes o si ocupan ranuras de expansión. Por ello lo ideal es hacer montajes ordenados e intentar que sólo asome el cableado estrictamente necesario.

Por último también es conveniente revisar las conexiones, ya que en ciertos casos los fallos de algunos componentes pueden estar debidos a un cable flojo o mal conectado. Sólo nos llevará un minuto y puede ahorrarnos muchos quebraderos de cabeza.

4-Batería en portátiles

La batería es uno de los componentes más importantes en cualquier ordenador portátil y dada la tendencia actual de muchos fabricantes de integrarla en la carcasa es conveniente cuidarla al máximo para evitar una reparación que puede llegar a ser muy costosa.

No hay ningún consejo milagroso ya que es un componente que se degrada por el simple uso, pero os dejamos tres recomendaciones que os ayudarán a mantenerla en buen estado el mayor tiempo posible:

  • No uses el portátil siempre conectado a la red y con la batería puesta y cargada al 100%, es recomendable consumirla un poco de vez en cuando.
  • Evita acercarla a fuentes de calor intenso, ya que el calor tiene efectos muy nocivos en las baterías de ion de litio.
  • Nada de descargar totalmente la batería, es mejor cargarlas de forma más continua y en ciclos cortos que hacer recargas largas cuando están totalmente vacías.

5-Protégete contra subidas y bajadas de tensión

Las fuentes de alimentación modernas tienen medidas de protección integradas contra picos de tensión, pero lo más recomendable si queremos evitar un daño grave a nuestro equipo derivado de un apagón o de una subida de tensión es un sistema SAI, siglas en ingles de sistemas de alimentación ininterrumpida.

Estos dispositivos actúan como amortiguadores de picos diversos de tensión y nos protegen incluso de microcortes, mejorando en general la calidad de la electricidad que llega a nuestro PC y al resto de componentes.

Si se produce un apagón recibiremos un aviso, normalmente en forma de sonido, que indica que sus baterías integradas están en funcionamiento porque se ha ido la luz y que tenemos unos minutos para apagar el equipo de forma segura. Es importante asegurarnos de que el SAI que hemos adquirido tiene potencia suficiente para mantener nuestro PC durante unos minutos en caso de que se corte la luz.

6-Actualizaciones y software

Mantener el software en buen estado es vital para el buen funcionamiento del PC. Por ello debemos mantener el equipo actualizado, tanto a nivel de sistema operativo como de controladores, y es recomendable apostar por soluciones antimalware ligeras, acompañadas de un poco de sentido común en el uso diario.

También es aconsejable instalar aplicaciones y programas con un mínimo de sentido común, ya que nos ayudará a evitar una acumulación innecesaria de software que podría acabar afectando negativamente al rendimiento del equipo.

Si utilizamos discos duros mecánicos las herramientas de desfragmentación pueden ayudarnos a mejorar el rendimiento, y por ello es recomendable utilizarlas de forma periódica. En casos extremos hacer una instalación limpia del sistema puede devolver al nuestro ordenador ese “pico de velocidad” que tenía cuando lo compramos.

7-Haz un buen uso de las cosas

Aunque para muchos sea evidente lo cierto es que no todo el mundo lo entiende. Los movimientos bruscos, los golpes, la extracción de periféricos sin tener el visto bueno del sistema operativo y otras prácticas como comer o beber cerca de nuestro equipo pueden acabar teniendo consecuencias desastrosas.

Obvia decir que es recomendable evitar todas esas prácticas si queremos que nuestro ordenador se mantenga en buen estado y alargar su vida útil. Otras acciones que están generalizadas, como utilizar el portátil en la cama o moverlo cuando está encendido no tienen porque tener consecuencias negativas, pero debemos recordar que los discos duros son sensibles a las sacudidas y pueden dañarse, y que las superficies blandas pueden acabar bloqueando total o parcialmente el sistema de ventilación del equipo y favorecer la acumulación del calor.

Finalmente también podríamos incluir en este punto el buen uso del equipo a nivel de software. Esto implica tener cuidado con las webs que visitamos, las cosas que descargamos y las aplicaciones que instalamos. Para ello basta con evitar medios de dudosa confianza y en caso de duda esperar siempre antes de aceptar o de instalar

Enlaces de interés: Guías MC.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Prácticos

¿Trabajas con máquinas virtuales? 10 consejos para mejorar el rendimiento

Publicado

el

máquinas virtuales

Las máquinas virtuales son un método rápido, cómodo y seguro para ejecución de software. Muestra su valor en aplicaciones profesionales ante el incremento de las infraestructuras de computación en nube, pero también es una tecnología muy interesante a nivel cliente, profesional y también en consumo.

El uso de las máquinas virtuales no es nuevo ya que se utiliza desde la década de los 60 para virtualizar hardware, software, sesiones de usuarios, dispositivos de almacenamiento o redes. Un recurso tecnológico muy valioso utilizado desde los años 60 indicado especialmente para ejecutar sistemas operativos, para pruebas de software, aplicaciones o juegos incompatibles sin necesidad de tocar el sistema principal que actúa como anfitrión.

Mejorando el rendimiento de máquinas virtuales

Hay oferta disponible para crear máquinas virtuales en las plataformas principales (Windows, Mac y Linux) y algunas versiones son gratuitas. Sea cual sea la aplicación usada, hay una serie de consejos útiles para acelerar su rendimiento. Entre otros:

  1. Asegúrate que Intel VT-x o AMD-V esté disponible y activado. Son extensiones especiales para los procesadores que mejoran su capacidad de virtualización activando la aceleración por hardware. Casi todos los procesadores de las últimas generaciones las soportan. AMD-V está activada por defecto en modelos compatibles. Con procesadores Intel es diferente y lo habitual es que el Intel VT-x venga desactivada por defecto, provocando errores a la hora de utilizar aplicaciones de virtualización. La solución es sencilla y pasa por entrar en la BIOS del equipo o en la configuración del firmware UEFI para activar esta característica.
  2. Crea discos de tamaño fijo y no dinámicos. Al crear la máquina virtual, puedes elegir entre dos tipos diferentes de discos virtuales. Por lo general, aplicaciones como VirtualBox o VMware, utilizan discos discos asignados dinámicamente que crecen a medida que los vas utilizando y necesitas más espacio. Sin embargo, es preferible asignar un espacio fijo desde el principio, tendrás un mayor rendimiento y menor fragmentación. Es la mejor opción a no ser que tu espacio en disco sea crítico y no te quede más remedio que emplear almacenamiento dinámico.
  3. Elige la unidad de almacenamiento más rápida. Muchos usuarios tendemos a instalar y ejecutar las máquinas virtuales en una unidad de almacenamiento secundaria con mayor capacidad y que suele ser un disco duro. Si puedes, haz espacio a tu SSD y utilízala en su lugar, porque la mejora de rendimiento será brutal. Por el mismo motivo, evita emplear unidades externas que -por lo general- te van a ralentizar la ejecución de las máquinas virtuales, a no ser que dispongas de medios rápidos con interfaces Thunderbolt/USB 3.1.
  4. Instala herramientas software adicionales. Después de instalar un sistema operativo invitado en una máquina virtual, debes instalar los paquetes adicionales de software que para ellos disponga la aplicación de VM que estés utilizando. VirtualBox, VMware o Parallels ofrecen herramientas y/o controladores especiales que ayudan a que cada sistema funcione mejor en el hardware particular de tu máquina.
  5. Asigna más memoria RAM. Las máquinas virtuales son devoradoras de memoria RAM. Cada máquina virtual contiene un sistema operativo completo, por lo que tienes que repartir la memoria RAM del ordenador en varios sistemas separados. Microsoft recomienda al menos 2 GB de RAM para sistemas con Windows 7/10 y lo mismo podemos decir de las distribuciones GNU/Linux actuales. Ese es el mínimo recomendado, pero si tienes hardware suficiente deberás asignar una mayor cantidad. máquinas virtuales
  6. Asigna más núcleos de CPU. En máquinas virtuales el procesador sí importa, y mucho. De hecho, hace la mayor parte del trabajo. Si tienes un procesador multinúcleo, asigna los que te puedas permitir. Como con la memoria RAM, todo dependerá del número de máquinas virtuales que arranques simultáneamente y del sistema a virtualizar. Prueba con varias opciones hasta lograr el equilibrio y que no te ralentice tu sistema principal.
  7. Ajusta la configuración de vídeo. Ajustar la configuración de vídeo también puede mejorar el rendimiento de tu máquina virtual y además de gestionar resolución de pantalla como haríamos en el sistema principal, debemos asegurarnos de tener habilitadas la aceleración 2D y 3D. También podemos gestionar la cantidad de memoria de vídeo dedicada. máquinas virtuales
  8. Excluye directorios en el antivirus. La solución de seguridad de tu equipo puede estar escaneando los archivos de la máquina virtual cada vez que se acceda a ellos, reduciendo el rendimiento. El antivirus no puede ver el interior de la máquina virtual para detectar virus que se ejecuten en sistema operativo invitado, por lo que esta exploración es inútil. Para acelerar las cosas, añade el directorio de la máquina virtual a la lista de exclusiones de tu antivirus.
  9. Suspender en lugar de apagar. Cuando hayas terminado de utilizar la máquina virtual, es posible que desees guardar su estado en lugar de apagarla completamente. La próxima vez que la necesites, basta hacer un doble clic para ponerla en marcha. El sistema operativo huésped se reanudará donde lo dejó en lugar de arrancar desde cero. La función es similar a la hibernación o suspensión. La aplicación guarda el contenido de la memoria de la máquina virtual en un archivo en el disco duro, para cargarla cuando lo requiera el usuario.
  10. Para máquinas virtuales, mejora tu hardware. Todo lo dicho anteriormente es una ayuda para mejorar el rendimiento de nuestras máquinas virtuales pero, no hay milagros al utilizar este recurso tecnológico. Aquí sí vale el dicho de cuanto más mejor. Como habrás visto, para que funcionen adecuadamente tenemos que cederles recursos de nuestra máquina principal. Y no pocos. Si tu hardware no es lo suficientemente potente y las utilizas, puedes bloquear por completo tu equipo en cuanto ejecutes un sistema que requiera un cierto nivel de potencia, si bien el consumo de recursos de, por ejemplo, Windows 10 o DOS es totalmente diferente.

Utilizando máquinas virtuales

Como habrás visto la virtualización es un método rápido, cómodo y seguro para ejecución de software, adecuado también para uso en máquinas de consumo para pruebas, ejecución de software incompatible, emuladores y un largo etc.

Los sistemas operativos soportados por las máquinas son numerosos (Windows, FreeBSD, GNU/Linux, OpenBSD, OS/2 Warp, Solaris, MS-DOS, OS X…) y solo están limitados por el propio soporte del software de virtualización que empleemos.

No todas las aplicaciones funcionan igual sobre distinto hardware. Quizá la mejor para empezar sea VirtualBox, software libre y gratuito y que nos permite instalar un montón de sistemas sobre Windows, Linux, Macintosh y Solaris. VMware es una auténtica referencia y además de las versiones de pago, ofrece VMware Workstation Player de manera gratuita para usos no comerciales. Si estás usando macOS, el mejor rendimiento lo obtendrás con Parallels Desktop, aunque puedes usar el mismo VirtualBox o VMware Fusion.

Como guía práctica, puedes repasar la guía “paso a paso” que dedicamos a la instalación de Windows 10 usando VMware. La instalación es muy similar con VirtualBox.

 

Continuar leyendo

Prácticos

Google puede rastrearte incluso con la ubicación desactivada: así puedes evitarlo

Publicado

el

Hace unas horas, una investigación de Associated Press revelaba que Google recopila datos de nuestra ubicación, incluso si tenemos esta función desactivada desde el “Historial de Ubicaciones”. Aunque no se muestren en la línea de tiempo, los datos de dónde estamos y dónde vamos van a parar a sus servidores con el objetivo de “mejorar nuestra experiencia”.

El texto de Google (sí, ese que casi nadie lee antes de pulsar el botón aceptar) indica claramente esta característica, razón por al que Google esgrime que no han ocultado nada:

“El ‘Historial de Ubicaciones’ es un producto de Google que está completamente habilitado, y los usuarios tienen los controles para editarlo, eliminarlo o desactivarlo en cualquier momento. Nos aseguramos de que los usuarios del ‘Historial de Ubicaciones’ sepan que cuando inhabilitan el producto, seguiremos usando la ubicación para mejorar la experiencia de Google cuando hacen cosas como realizar una búsqueda en Google o usar Google para obtener indicaciones para llegar en automóvil”.

De esta forma, desactivar ese historial solo sirve para Google no nos muestre un recorrido por los sitios donde pasamos, donde comemos o donde nos alojamos. Si cambiamos la opción se sigue haciendo, solo que no podemos verlo. Para comprobar por tí mismo qué sabe Google de tus movimientos solo tienes que entrar en este enlace e introducir tu nombre de usuario y contraseña (si es que no están ya identificado).

Cómo evitar que Google rastree tu ubicación

En el panel de Mi Actividad, Google proporciona una forma de evitar que el rastreo de muchos de nuestros datos. Entra en https://myactivity.google.com/ y ve a la sección Controles de actividad, que verás en la barra de la izquierda. En la siguiente pantalla, desactiva el rastreo tal y como indicamos en la imagen.

Es importante recordar que con esta acción limitamos el rastreo de datos en el futuro, pero los que ya tiene quedarán almacenados. Por otro lado, es posible que algunas funciones de Google no funcionen correctamente tras desactivar esta función, así que tenedlo en cuenta. Finalmente, si quieres eliminar todo rastro debes entrar en Administrar actividad y borrar todos los registros que aparezcan.

Más información | AP

Continuar leyendo

Prácticos

Cómo activar Do Not Track en los principales navegadores para escritorio y Android

Publicado

el

Do Not Track

La característica de Do Not Track lleva años siendo un estándar implementado en los principales navegadores web del mercado, aunque también está soportado por algunas aplicaciones debido a que en los tiempos actuales tenemos instalados en nuestros ordenadores y dispositivos móviles decenas de productos y servicios que se apoyan en Internet.

Do Not Track se encarga de indicar a los servidores que el usuario no quiere ser rastreado, pero presenta el inconveniente de que es el servidor el que acepta o no esta petición, por lo que al final no termina siendo totalmente efectivo para evitar el rastreo de los usuarios por Internet. Si se quiere protección total contra el rastreo, es preferible utilizar Tor Browser Bundle o algún servicio de VPN, estando esta última cosa bastante a la mano si tenemos en cuenta a Opera.

Aprovechando la ocasión, vamos a explicar cómo habilitar Do Not Track en los principales navegadores web disponibles para escritorio (Windows y posiblemente Mac y Linux) y Android.

Google Chrome para el escritorio

Para habilitar Do Not Track en el popular navegador web de Google hay que dirigirse primero a Configuración en el menú principal.

El segundo paso consiste en desplegar la Configuración Avanzada.

En el tercer paso hay que activar la opción de “Enviar una solicitud de no seguimiento con tu tráfico de navegación”.

Por último hay que confirmar que se quiere habilitar Do Not Track en Google Chrome.

Mozilla Firefox para el escritorio

Activar Do Not Track en Firefox resulta sencillo debido al fuerte enfoque en la privacidad que tradicionalmente ha manejado Mozilla. Para ello, en primer lugar, hay que ir a las Opciones (Preferencias en Linux) de la aplicación.

Luego hay que dirigirse a la sección “Privacidad & Seguridad”.

Por último hay que desplazarse verticalmente hasta hallar la sección “Protección contra el rastreo” para marcar la opción “Siempre” tanto para bloquear los rastreadores como para enviar la señal de “No rastrear”. Lo primero es un bloqueador de rastreadores más potente que incluye Firefox y que se acerca un poco a lo que ofrecen Ghostery y uBlcok Origin, mientras que lo segundo es la propia característica de Do Not Track.

Opera para el escritorio

Debido a que Opera es un navegador basado en Chromium, los pasos a seguir para la habilitación de Do Not Track son similares a los de Chrome, teniendo que acceder en primer lugar a la Configuración de la aplicación.

El segundo paso es similar a Firefox, ya que hay que ir a la sección de “Privacidad y seguridad”.

El tercer paso consiste en seleccionar “Enviar una petición de ‘No rastrear’ con el tráfico de navegación”.

Al igual que en Chrome, una vez seleccionada la opción hay que confirmar la activación pulsando sobre el botón Aceptar.

Además, a través de la navegación privada, se puede acceder al servicio de VPN ofrecido por Opera.

Microsoft Edge en Windows 10

En el navegador web de última generación de Microsoft hay que dirigirse primero al menú de opción, que está situado en los tres punto que se pueden ver en la parte superior derecha de la aplicación, y luego pulsar sobre Configuración.

Luego hay que pulsar sobre el botón “Ver configuración avanzada”.

Deslizarse verticalmente hasta hallar la opción “Enviar solicitudes de Do Not Track”, que obviamente se tiene que activar.

Internet Explorer 11

Sí, el defenestrado navegador web de Microsoft también soporta Do Not Track y resulta muy sencillo de activar. Para ello solo hay que ir al menú de configuración, dirigirse a Seguridad y luego hacer clic sobre “Activar solicitudes de No realizar seguimiento”.

La activación de la característica, además de confirmación, requiere de reiniciar la aplicación.

Google Chrome en Android

Para activar Do Not Track en Chrome para Android los pasos no son en esencia muy diferentes a los que hay que seguir en la aplicación para el escritorio, teniendo que ir en primer lugar a la Configuración de la aplicación.

El segundo paso consiste en dirigirse a la sección Privacidad, dentro de la “Configuración avanzada”.

Después hay que buscar la sección “No realizar seguimiento” y una vez dentro de esta Activar la característica.

Mozilla Firefox para Android

Los pasos a seguir son similares a los de Chrome, teniendo en primer lugar que dirigirse a la sección de Configuración.

Luego ir a Privacidad.

Dentro de Privacidad, en primer lugar hay que activar “No rastrear” y luego dirigirse a “Protección contra rastreo”, que mostrará un diálogo en el que hay que seleccionar la opción Activada.

 

Continuar leyendo

Lo más leído