Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Apple elimina 25.000 aplicaciones de la App Store en China

Publicado el
Apple elimina 25.000 aplicaciones de la App Store en China

China es un mercado muy grande en el que todas las grandes empresas quieren estar, pero este país tiene el inconveniente de que el régimen presuntamente comunista que lo gobierna pone muchísimas barreras y está muy lejos de ser un ejemplo en el cumplimiento de los Derechos Humanos.

Los elevados niveles de censura que hay en China quedan muy bien reflejados en el mercado de aplicaciones para móviles, el cual está fuertemente vigilado y regulado por el gobierno. Según informan desde diversos medios, Apple habría eliminado de la versión china de la App Store unas 25.000 aplicaciones que no cumplían con las regulaciones del país, de las cuales unas 4.000 contendrían la frase “juego de apuestas” o “juegos de azar”, unas actividades que están muy restringidas al menos allí a menos que hable de Macao y Hong Kong.

La misma Apple ha reconocido la situación en declaraciones a The Wall Street Journal, diciendo que “las aplicaciones de juegos de apuestas son ilegales y no están permitidas en la App Store de China. Ya hemos eliminado muchas aplicaciones y desarrolladores por intentar distribuir aplicaciones de juegos de apuestas ilegales en nuestra App Store, y estamos vigilantes en nuestros esfuerzos por encontrarlas y evitar que estén en la App Store”. El mismo medio ha indicado que el gigante de Cupertino no habría seguido al 100% unas reglas que vende como suyas, pero que todos los que conocen la situación política de China saben de dónde vienen realmente.

Esta no es la primera vez que Apple cede antes las imposiciones de las autoridades chinas, ya que antes de la presunta eliminación de estas 25.000 aplicaciones está la eliminación de otras que soportaban funciones de VPN, una tecnología que ha sido prohibida en el país. A esto se suma el Proyecto Dragonfly de Google, con el que la compañía de Mountain View pretende volver al gigante asiático aceptando las mismas condiciones (o al menos unas similares) con las que opera Apple en la actualidad. El debate de comerciar o no con un país cuyo