Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

El «efecto 2019» o por qué miles de GPS dejarán de funcionar el próximo 6 de abril

Publicado el

Las fechas y las horas siempre han sido muy importantes en tecnología y el sistema de posicionamiento global (GPS) que nos hace la vida tan fácil no es una excepción: un error no previsto en el «contador» que tienen miles de GPS podría provocar que miles de aparatos dejen de funcionar a partir del 6 de abril. Esta es la historia de lo importante que pueden llegar a ser 3 bits.

El estándar temporal que se usa en los GPS tiene una limitación máxima de 1024 semanas (unos 19,7 años), debido al sistema de 10 bits sobre el que se desarrolló en los años setenta. La primera época, donde estas soluciones estaban restringidas al uso militar y a la navegación, transcurrió del 6 de enero de 1980 al 21 de agosto de 1999. Fue entonces donde comenzó la segunda época, otras 1024 semanas que están a punto de terminar, tal y como explicaba la USNO hace un par de años.

A partir del año 2000, la «fiebre» de los GPS nos convirtió en un producto de consumo. De los coches de alta gama a dispositivos portátiles que podíamos comprar a precios muy contenidos, millones de personas pasaron a confiar en un copiloto que no te regaña cuando te equivocas de camino y tiene paciencia infinita.

Unos años después, a medida que los smartphones se popularizaron y bajaron de precio, pasaron a de nuevo a un segundo plano, al menos para el mercado de consumo. Son esos los dispositivos que corren el riesgo de dejar de funcionar para siempre.

Según los expertos, la mayoría de dispositivos GPS fabricados antes de 2010 dejarán de funcionar a partir del 6 de abril si no reciben una actualización. Como no suelen tener conectividad directa a Internet, los fabricantes deben hacer llegar la solución en forma de actualización de firmware que habrá que instalar manualmente. De no ser así, a partir del día 6 el dispositivo dejará de transmitir datos de posicionamiento y será imposible la localización que permite saber dónde estamos y a dónde vamos en cada momento.

«Muchos fabricantes ya han realizado pruebas y es improbable que los dispositivos modernos transmitan datos erróneos. En cualqueir caso, no se puede excluir completamente esta posibilidad, depende del soporte del fabricante y la fecha de fabricación del equipo» ha declarado Tom Willems, Instituto Real de Navegación de Reino Unido y experto en navegación de Septentrio a la agencia EuropaPress.

Es importante tener en cuenta que, más allá de los navegadores de automóvil, hay millones de aplicaciones que utilizan GPS, desde aplicaciones financieras, de comunicación inalámbrica, soluciones de energía, de centrales energéticas y mucho más. Obviamente, todos los sistemas críticos deberían estar parcheados hace meses o años y no se prevee ningún escenario catastrófico.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. casi cualquier dispositivo fabricado después de 2010 cumple la especificación ICD-200/IS-GPS-200 y, en teoría, está a salvo del problema. Los anteriores a esa fecha sí pueden presentar errores, incluyendo aquellos integrados en vehículos que pueden estar circulando todavía.

Respecto a los satélites que forman el sistema GPS no hay problema alguno. Al ser un estándar unidireccional, la información se transmite siempre del satélite a los dispositivos y no al reves, así que no se ve afectado por el «cambio de era». Simplemente seguirá transmitiendo datos como hasta ahora y todos los dispositivos que estén actualizados podrán sincronizar sin problemas.

La solución, el salto a los 13 bits

El Observatorio Naval de Estados Unidos ha propuesto cambiar el estándar a un sistema de semanas de 13 bits como alternativa, lo que permitiría abrir un nuevo periodo de trancisión hasta el año 2137 (unas 8.192 semanas más). Es un sistema que ya se utiliza en los dispositivos actuales, así que el reto es actualizar los satélites que orbitan nuestro planeta.

Así, aunque posible, la solución ni es fácil ni inmediata. Sería necesario lanzar nuevos satélites capaces de soportar 13 bits y,  al menos durante un tiempo, convivir con dos estándares de 10 y 13 bits. De momento, solo queda esperar al día 6: si todo va como se espera, la mayoría de esos miles de dispositivos que dejarán de sincronizar hace años que habrán sido olvidados por sus dueños. Ventajas de la carrera tecnológica en la que vivimos.

9 comentarios
  • Howard Uub

    Me perocupan los aviones que fueron construidos en ésa época y que aún siguen circulando. Ojalá los dueños de esas aerolineas esten al tanto y tengan sus sistemas al día, no vaya a ser epicentro de nuevas tragedias por un descuido. Buen reporte Tomás, saludos.

  • tomy

    Hola Marnie. Es una forma de hablar, me refiero a que el consumismo en el que vivimos nos hace renovar tan rápido los dispositivos que este tipo de problemas, tan graves, en la práctica quedan en nada. En cualquier caso muy de acuerdo con tus reflexiones, interesantes y acertadas.

  • tomy

    Gracias Howard. Como comentamos en el texto, esta información circula desde hace años a nivel profesional y los sistemas críticos (como los de los aviones) no deberían tener problema alguno.

  • MarioMontes
  • Jose Pastrana

    También conocí los TomTom y como comentas tenían que pagar por actualizar, costaban bastante y pesaban más de 1 kg. Unas porquerías en verdad.
    Pero como todo lo nuevo se paga caro, hoy en día ya es algo común.

  • tomy

    Bien visto Mario, corregido. ¡Gracias!

  • Eduardo Medina

    Espero que esto no afecte a mi Moto G de primera generación. Comprar móvil nuevo por el GPS es algo que veo bastante desagradable.

  • pillabichos

    Obsolescencia programada y otra vez a comprar porque el fabricante le sale de las narices.

  • tomy

    No, no debería afectar. Probablemente alguna actualización haya solucionado el problema.

Top 5 Cupones

Lo más leído