Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Space Monitor de Samsung, análisis

Publicado el

La gama Space Monitor de Samsung, presentada este verano, ha sido diseñada con dos objetivos principales: la de ofrecer un aspecto moderno y funcional con un acabado sin bordes y poco profundo y por otro lado dejar el máximo espacio libre posible en nuestro escritorio o mesa de trabajo (o juegos) gracias a un soporte ingenioso que se engancha al borde de la mesa en vez de apoyarse sobre su superficie. Todo con la calidad de imagen que se espera de un fabricante como Samsung.

Para comprobar todo esto en MuyComputer hemos tenido la oportunidad de probar el modelo de 32 pulgadas que ofrece una resolución 4K UHD y una tasa de refresco de 144 Hz. Una vez abierta la caja normalmente nos encontramos con el clásico puzzle de peana y tornillos que se unen con la pantalla, pero en el caso del Space Monitor nos encontramos con una especie de abrazadera o mordaza más propia de un taller de carpintería que de un dispositivo de alta tecnología.

Veamos las características completas del monitor:

  • Monitor de 32 pulgadas 16:9. Modelo S32R750U
  • Panel VA. Resolución de 3840×2160.
  • Ángulos de visión de 178 grados en vertical y horizontal
  • Tasa de refresco de 60 Hz
  • 100% del espacio sRGB
  • Tiempo de respuesta de 4 ms.
  • Contraste según el fabricante: 2500:1.
  • Brillo: 200 cd / m²
  • Regulable en altura e inclinación.
  • Sin altavoces
  • HDMI, VGA, DisplayPort
  • Medidas (con peana): 714.5 x 757.2 x 115.5 mm.

Con cuidado y algo de perplejidad nos dispusimos a montarlo todo. Es algo más complicado que con un monitor clásico ya que no se trata simplemente de juntar el soporte y el monitor y apoyarlo encima de la mesa sino que en este caso una vez montado todo hay que sujetar la pantalla, colocar la abrazadera y encajarla en la mesa y finalmente, mientras seguimos sujetando, girar la parte inferior de la abrazadera para que haga presión y la mantenga fija al tablero. Una operación que debe hacerse entre dos personas.

Lo primero es que aunque al principio el peso del mismo parece que puede arrojar dudas sobre la estabilidad del conjunto, lo cierto es que el monitor está muy bien diseñado y equilibrado y se muestra muy estable en cualquier posición en el que lo coloquemos. El brazo articulado que queda unido a la abrazadera permite colocarlo en una posición elevada en la que el monitor queda justo al borde de la mesa y la más baja con la pantalla tocando la propia mesa con una ligera inclinación hacia atrás.

Gran flexibilidad

De entrada es una flexibilidad de posicionamiento que no encontramos en otros monitores: podemos dejarlo en la posición más alejada para el trabajo normal a una altura ideal para tener la pantalla justo frente a los ojos o bajarlo y acercarlo simultáneamente cuando necesitemos examinar alguna imagen o texto con más detalle. También se puede inclinar para una mejor visualización. Se puede acercar tanto y es tan versátil que es una pena que no sea táctil.

Esto hace quye tal y como promete Samsung, la mesa queda casi completamente despejada. No solamente porque no hay una peana sobre la misma, sino también porque la colocación del monitor facilita que los cables vayan por detrás de la mesa por lo que tampoco nos tropezaremos con éstos. Además el soporte dispone de dos ranuras para pasar los cables.

Esto se demuestra muy útil para mantener nuestra mesa de trabajo despejada… o cubierta de cosas útiles para nuestra tarea, pero también hemos descubierto que resulta muy conveniente para tener más libertad de movimientos si lo estamos usando como monitor para juegos ya que tendremos espacio de sobra para ello.

Seguramente lo mejor para apreciar la flexibilidad de uso y versatilidad del monitor sea ver el vídeo promocional de Samsung en el que se puede apreciar mejor:

En el apartado de la conectividad la verdad es que el monitor no es de los más versátiles. Quizás por economía de espacio y para mantener el cableado al mínimo el dispositivo solamente dispone de un puerto HDMI y otro Mini Display Port. Hay un puerto USB A pero por lo que aparece en la parte trasera se destina solamente a actualizaciones. Se echan en falta conectores como un Display Port de tamaño completo o puertos USB-C pero eso hubiera afectado al diseño. Tampoco encontraremos altavoces.

Buenos menús

En cuanto al uso del monitor una vez instalado hay detalles que nos han gustado mucho, como el sistema de control de menús. Simplemente hay un control detrás de la esquina inferior derecha que permite acceder a todos los menús. Nos ha gustado su sensibilidad y la facilidad de navegar por los menús que son realmente intuitivos. Pocas veces hemos tardado menos en bajar el brillo al monitor (puesto al 100% originalmente).

En cuanto a la calidad de imagen podemos decir que es más que correcta. La gama de colores es muy completa y el contraste más que aceptable, aunque no es de los mejores monitores que hemos probado en este sentido. La tasa de refresco no es muy alta y por ello en las pruebas con juegos no es de los mejores.

Las pruebas de contraste las ha superado con nota, con una calidad incluso superior a lo que permite deducir las cifras del fabricante. Aunque la tasa de refresco no es ideal para gaming es más que suficiente para disfrutar de películas incluso de acción sin defectos. Y el excelente contraste añade calidad a la experiencia visual en estos casos.

Por otro lado el monitor viene configurado con modos de color y contraste llamados Standard, Cinema y Dynamic. No permite configurar modos como sRGB o Adobe con lo que no es el ideal para trabajos de diseño que requieran una configuración exacta en este sentido. Con estas dos premisas está claro que este monitor está destinado más que nada a un trabajo de oficinista. Y en eso la verdad es que es muy bueno.

Aunque no es un monitor Ultrawide la resolución 4K permite tener en pantalla dos ventanas sin problemas, incluso cuatro si fuera necesario. Esto hace que el trabajo con tablas o grandes documentos sea mucho más cómodo. Además con la posibilidad de acercar el monitor sin tener que desplazar la base podemos ver más de cerca cuando tengamos que colocar más elementos en pantalla.

Conclusiones

En definitiva el Space Monitor nos ha parecido un acierto completo en cuando a su diseño con una calidad que claramente lo orienta a un uso de oficina. Esperemos que Samsung quiera trasladar este diseño y configuración del soporte a monitores con más prestaciones como para juegos o diseño porque nos parece una solución demasiado ingeniosa para limitarla de esta manera. Otro apartado es el de la conectividad que nos ha parecido escasa pero en cualquier caso suficiente para un uso normal.

Review 0
7.3 NOTA
NOS GUSTA
Diseño atractivo
Solución original de soporte
Buen contraste
A MEJORAR
Sin USB-C
Pocas conexiones vídeo
Tasa de refresco baja
Precio algo elevado
RESUMEN
Gran solución de soporte para ahorrar espacio limitada por ahora para uso de oficina y con un precio algo elevado
Calidad de construcción8
Diseño y acabados9
Instalación y configuración7
Características6.5
Calidad/Precio6

Top 5 Cupones

Lo más leído