Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Korg MS-20 FS: la nostalgia tiene un precio (y no es bajo)

Publicado el
Korg MS-20 FS: la nostalgia tiene un precio (y no es bajo)

La historia del sintetizador Korg MS-20 sería de lo más curiosa, de no ser porque muchos de sus compañeros de generación corrieron una suerte muy similar. Este modelo en concreto se lanzó en 1978 y se mantuvo en producción hasta 1983, seis años en los que atrajo a los músicos que ya se habían lanzado a experimentar con los extraños y vanguardistas sonidos que proporcionaban estos dispositivos. Eran finales de los setenta y principios de los ochenta, y aunque la electrónica empezaba a pisar fuerte, el mundo todavía no estaba preparado para estos sonidos, al igual que no lo estaba para la Tron de 1982 (seguimos sin estar preparados para la de 2010, pero por otras razones…).

De la cinta de 2010 solo salvaría una cosa, y es la banda sonora compuesta por Daft Punk, lo que nos lleva de vuelta al Korg MS-20, pues es uno de los sintetizadores usados por el dúo francés recientemente disuelto, y que durante décadas han sido una de las puntas de lanza en lo referido a la innovación en la música electrónica. Y son solo uno de los muchos grupos que, desde la década de los noventa, han empleado el  Korg MS-20 en sus grabaciones y/o en sus directos.

¿Y qué grupos y músicos son esos que emplean el Korg MS-20? Desde Depeche Mode hasta Yann Tiersen, desde The Prodigy hasta Goldfrapp, desde Arcade Fire hasta William Orbit… la lista es interminable. Y si te estás preguntando por bandas que lo usaron en su primera juventud, pues desde Alphaville hasta los incombustibles O.M.D. Ladytron y Chvrches, dos bandas «indie» que me fascinan (la primera vez que pude conducir tras los meses de confinamiento del año pasado, recuerdo perfectamente que escuché a estas dos bandas y a Le Youth).

Es interesante, por lo tanto, ver que la acogida masiva de este sintetizador, como ocurrió con otros tantos, se inició alrededor de diez años después de que cesara su producción, cuando para muchos ya era solo un enorme trasto que debía estar cogiendo polvo en almacenes. No lo sé, pero apuesto a que durante finales de los ochenta fue posible hacerse con un Korg MS-20 de segunda mano por poco más de lo que costaría el alquiler de la furgoneta para llevártelo a casa (o a tu estudio).

Korg MS-20 FS: la nostalgia tiene un precio (y no es bajo)

La nostalgia vende, y más aún si va asociada a un dispositivo tan exitoso como este «sinte». En Korg son conscientes de ello en 2013 lanzaron al mercado el Korg MS-20 Mini, una réplica de menor tamaño del original y que tuvo una buena acogida en el mercado. Sin embargo, el mercado de segunda mano ha seguido muy activo con las unidades originales, demostrando que existe demanda del modelo de tamaño completo, razón por la que la compañía ha decidido sacarle partido con el Korg MS-20 FS, que en resumen es un MS-20 pero fabricado en la actualidad… eso sí, con conexión USB.

Por lo demás, hablamos de una réplica del original, con 37 teclas sin sensibilidad dinámica y una única voz, sin efectos, sin arpegiador, con solo una salida analógica y ninguna salida digital, sin soporte de almacenamiento… pero capaz de generar unos sonidos únicos y de transportarnos a un tiempo en el que genios como Klaus Schulze, Brian Eno, Giorgio Moroder, Vangelis, Kraftwerk, Yello y demás precursores, crearon un nexo entre la electrónica y la música popular, haciendo así que nada volviera a ser lo mismo, en una revolución que, vista hoy, lo fue tanto como la llegada de la guitarra eléctrica.

No hablamos de un dispositivo barato, ya lo habrás imaginado. Su precio se encuentra alrededor de los 1.250 euros, si bien varía un poco de unos distribuidores a otros, por lo que hablamos de más del doble de los alrededor de 570 euros por los que es posible adquirir el MS-20 Mini.

 

Más información: Korg

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído