Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Un dron que te escucha gritar

Publicado el
Un dron que te escucha gritar

Dicho así, de primeras, eso de que un dron pueda escuchar y detectar gritos puede resultar un tanto desasosegante. Y es que tras unos primeros tiempos en los que la falta de regulaciones legales permitía a sus usuarios hacer prácticamente lo que se les ponía en gana, la amenaza que plantean a la privacidad, así como el riesgo inherente a tener objetos no controlados invadiendo el espacio aéreo, empujó a establecer unas férreas normas que, a día de hoy, limitan en gran medida lo que se puede hacer con los drones.

Sin embargo, no estamos hablando de un dron destinado a vulnerar la privacidad de las personas, sino a ayudarlas precisamente cuando más pueden necesitarlo. Se trata de un proyecto del Instituto alemán Fraunhofer FKIE (por si te lo estás preguntando sí, forma parte de la misma institución que el Instituto Fraunhofer IIS, el creador del formato Mp3), presentado recientemente por sus investigadores en Estados Unidos, y que tendría como fin participar en operativos de búsqueda en accidentes de gran tamaño, desastres naturales, etcétera.

El tiempo de respuesta, en estos eventos, resulta clave, pero la búsqueda de víctimas no es un proceso sencillo en absoluto. En muchas ocasiones hay que analizar vastas extensiones de terreno, zonas con orografías muy regulares, lugares en los que la accesibilidad para humanos es muy limitada, etcétera. En estas circunstancias, la capacidad de un dron de sobrevolar rápidamente todo el escenario de la catástrofe resulta una ventaja excepcional.

Ya existen drones con cámaras térmicas, que pueden ser empleadas para detectar presencia humana, y un dron con una cámara de alta definición también puede resultar de gran ayuda. Sin embargo, hay circunstancias en las que el sonido puede complementar a la imagen, y otros casos en los que podría incluso ser la única opción válida, como en entornos con muy baja visibilidad. Es en estas circunstancias en las que un dron capaz de identificar gritos, y otras señales de origen humano, puede marcar una gran diferencia.

El principal problema al que se enfrentaron los investigadores fue hacer que el dron fuera capaz de diferenciar sonidos propios del entorno de los producidos por el ser humano. Para afrontarlo, tomaron múltiples grabaciones de gritos, golpes y demás sonidos que deberían ser identificados por el dron y, a continuación, los analizaron en búsqueda de patrones identificables y que no coincidieran con los de otros sonidos que se pueden producir, de manera natural, en el mismo entorno.

Con esos patrones, los de sus grabaciones, entrenaron una inteligencia artificial que debe ser capaz de extrapolar dichas métricas para hacer que el dron sea capaz de identificar señales humanas con esa «firma», aún cuando se entremezclen con otros sonidos. Y, una vez desarrollado el software necesario, procedieron a instalar varios micrófonos, que permitan detectar no solo el sonido, claro, sino también el origen del mismo.

 

Con información de The Washington Post

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído