Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Google quiere ser tu dermatólogo

Publicado

el

Google quiere ser tu dermatólogo

Las posibilidades de la inteligencia artificial son incontables, Google lo sabe y, desde hace ya bastante tiempo, trabaja en encontrar sistemas automáticos que faciliten el diagnóstico de todo tipo de enfermedades, trastornos, etcétera. Hace dos años, por ejemplo, supimos de sus trabajos dedicados a la investigación del cáncer de pulmón, en los que también se emplea la inteligencia artificial. Y es que en esta, como en otras tantas áreas de la medicina, el diagnóstico precoz es una herramienta clave, pues en muchos casos marca la diferencia entre un final feliz de otro desafortunado o incluso luctuoso.

La dermatología, por su parte, es la especialidad de la medicina dedicada a la piel, el órgano más grande del cuerpo humano, y el que protege músculos, huesos y órganos de las múltiples agresiones del exterior. Esto plantea una situación de lo más singular, y es que al tiempo sufre por todos los agentes externos, y por otra puede, en ocasiones, verse afectada por lo que ocurre en el interior. Por decirlo más claro, recibe golpes de un lado y del otro.

Y a esto sumamos un elemento más, y es que todavía se desconoce el origen exacto de algunas enfermedades asociadas directamente a la misma, como la psoriasis, la pitiriasis (caspa) y otras descamaciones, problemas de pigmentación como el vitíligo, etcétera. La piel es un enorme libro sobre nuestros cuerpos, con el problema de que está escrito en un idioma que solo entendemos parcialmente. Y ahí es dónde entra el proyecto de Google.

Google quiere ser tu dermatólogo

No es la primera noticia que tenemos del mismo, pues en realidad fue presentado durante el pasado Google I/O, y según sabemos hoy por ArsTechnica, Google ya habría obtenido la aprobación necesaria, por parte de los reguladores europeos, para que su servicio empiece a emplearse en Europa. ¿Y en qué consiste? Pues en una app que de diagnóstico a partir de imágenes de la piel. La FDA, el regulador estadounidense, sin embargo, de momento no ha aprobado su uso.

Son bastantes las dudas sobre la fiabilidad de un sistema como éste, de modo que actualmente cuenta con partidarios y detractores. Dermatólogos que se han especializado en inteligencia artificial ven un futuro muy prometedor en esta tecnología, pero al tiempo consideran que todavía falta, y que sistemas que en teoría deberían ser muy efectivos, al llegar al mundo real demuestran ser menos eficientes de lo que se esperaba de ellos.

A su favor, Google cuenta con muchísima experiencia en el desarrollo de algoritmos de inteligencia artificial y, como comentaba antes, esta no es su primera experiencia en su aplicación al diagnóstico, lo que invita a ser razonablemente optimistas. Y resulta interesante que Google, una tecnológica estadounidense, haya optado por Europa como primera fase para el despliegue de este nuevo servicio. Normalmente la tecnológicas del otro lado miran a Europa con recelo, por las regulaciones de la UE. Sin embargo, en este caso, Google parece haber considerado que el viejo continente le ofrecía más facilidades para probar su nuevo sistema de diagnóstico.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído