Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Televisor retroiluminado: cómo crearlo tú mismo

Publicado el
Televisor retroiluminado: cómo crearlo tú mismo

Hace años que me fascina el concepto de televisor retroiluminado, pero en este punto es muy, muy importante, hacer una aclaración, pues es probable que, al leerlo, unas personas piensen en una tecnología y otros en otra tecnología distinta. Incluso es probable que haya quienes no sepan de qué demonios estoy hablando, así que empecemos por centrar el tiro. Y lo fundamental es dejar claro que no estoy hablando de LCD con retroiluminación LED, es decir, no me refiero al sistema empleado para iluminar el panel en el que se está mostrando la imagen de la pantalla.

Cuando hablo de televisor retroiluminado, me refiero a las pantallas con funciones de iluminación ambiental, que de algún modo «extienden» la imagen que estamos viendo en pantalla, además de crear una transición que rompe un poco con el contraste que se produce entre la pantalla y la estancia en la que la estamos viendo. El principal ejemplo de esto es la tecnología Ambilight, de Philips, que dio el salto de los televisores a los monitores allá por 2012, tomando en ellos el nombre Ambiglow.

Si no conoces esta tecnología, básicamente consiste en un sistema de luces en los bordes de la parte posterior del televisor retroiluminado. Un conjunto de procesador y software analizan la imagen y envían, a las luces posteriores, señales para que emitan luz de colores similares a los que se muestran en los bordes de la imagen que se está viendo en la pantalla. Así, el efecto es que la imagen se extiende más allá de televisor.

Televisor retroiluminado: cómo crearlo tú mismo

Imagen: T. Overes

Esta es, como ya dije antes, una tecnología que me gusta mucho, y que desearía que se hubiera extendido a muchos más fabricantes, al punto de que en la actualidad prácticamente cualquier televisor fuera un televisor retroiluminado (con la posibilidad de desactivar la retroiluminación, obviamente). Pero claro, son tantas las cosas que uno de desea en comparación con las que llega a obtener… pero bueno, no sigo por ahí, que es domingo y no es cuestión de desanimarse.

Sea como fuere, la comunidad maker nos sigue demostrando cada día que son capaces de prácticamente todo lo que se propongan, y el último ejemplo de ello es Aurora, un sistema mediante el cual podremos convertir en un televisor retroiluminado prácticamente cualquier pantalla. Es necesario, eso sí, hacer algo de bricolaje, pero no es un proyecto complejo ni costoso, está muy bien documentado y el resultado es, como vas a ver, sencillamente excelente.Por no decir que podrás convertir tu pantalla 4K en un televisor retroiluminado por menos de 150 euros, menos incluso menos de 100 dependiendo de los elementos necesarios que ya puedas tener en casa.

¿Y qué necesitas? El epicentro es una Raspberry Pi 4. Según el creador del proyecto, no hay gran diferencia entre la versión con 2 gigas de RAM y la de 4, ya que el grueso de trabajo se lo llevará, principalmente, el procesador. También vas a necesitar un splitter de HDMI (que tomará la señal de origen y la enviará, simultáneamente, a dos salidas), una capturadora HDMI básica, una tira de leds de la que recortarás las partes para cada lateral del televisor, tres cables HDMI, una tarjeta MicroSD para la Raspberry, soldador (ya te dije que era bricolaje) y algo de tiempo para hacer las pruebas. Este es el esquema de montaje de Aurora para tener un televisor retroiluminado:

Televisor retroiluminado: cómo crearlo tú mismo

Puedes encontrar aquí la guía completa de montaje, hecha por su propio autor, en la que las indicaciones son tremendamente claras y que está muy bien documentada, al punto de que prácticamente cualquier persona con un mínimo de conocimientos podrá seguir sus pasos y crear su propio televisor retroiluminado en poco tiempo, y divirtiéndose durante el proceso (siempre y cuando le guste el bricolaje y el «cacharreo», claro).

En resumen, es necesario cortar varias tiras de LED, que se ajusten a los laterales, la parte superior y opcionalmente también la inferior del televisor, conectarlos a su sistema de alimentación y, posteriormente, a su sistema de gestión, que a su vez tendremos que soldar a los conectores GPIO de la Raspberry (no temas, la guía indica en qué pin se conecta cada cable). Posteriormente instalaremos Raspberry Pi OS Lite en la tarjeta SD y accederemos, vía SSH, para instalar el software necesario. No temas, la instalación es guiada y prácticamente automática. y si lo deseas puedes revisar el software en GitHub.

Después, y con todas las conexiones del esquema efectuadas, lo único que te separa de tener un televisor retroiluminado es acceder a la configuración de Aurora de manera remota (a través del navegador web), ajustar la cantidad de leds que hay en cada tira, seleccionar el modo que quieres emplear y, tal y como la fuente de imagen empiece a emitir su señal, ésta se mostrará en el televisor y, al tiempo, será procesada por la Raspberry Pi y enviada a las tiras led, que proporcionarán la iluminación ambiental del contenido que vemos en pantalla.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído