Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Intel muestra en vídeo la «magia» del XeSS en sus gráficas Arc Alchemist

Publicado el
Intel Arc Alchemist

Intel Arc Alchemist, las primeras tarjetas gráficas dedicadas del gigante del chip en más de veinte años, van tomando forma y se espera que estén disponibles en el primer trimestre de 2022 para competir con NVIDIA y AMD en un mercado gráfico que necesita alternativas. Ellas deben llegar de un tercer gran proveedor que, de paso, ayude a superar la calamitosa situación del segmento por la falta de semiconductores y unos precios imposibles para los consumidores.

Intel se ha tomado muy en serio su retorno a la primera división del mercado gráfico y ha formado un equipo lleno de talento con Raja Koduri (ex-responsable de la división gráfica Radeon Technologies de AMD) al frente. Aunque Intel ha venido dominando la venta global de chips gráficos gracias a las integradas en sus procesadores, nunca ha sido una competencia real en segmentos de consumo, y, además, ha visto como NVIDIA le ha ido quitando mercado en soluciones para HPC, centros de datos, IA, Realidad Virtual o automoción, donde cada vez tienen más relevancia las GPUs.

El gigante pretende dar la vuelta a la situación con soluciones dedicadas que llegarán para todos los segmentos de mercado, consumo y empresas, y cuya tecnología servirá también para mejorar el potencial de sus integradas como hemos visto con la última serie Iris Xe.

XeSS en las Intel Arc Alchemist

Si nos sigues habitualmente sabrás que XeSS (Intel Xe Super Sampling) es la tecnología de reescalado gráfico creada por Intel para competir con el DLSS de NVIDIA y el FSR de AMD. Este tipo de tecnologías de mejora de imagen (al igual que el trazado de rayos) han sido clave en la guerra gráfica los últimos años al proporcionar una experiencia visual mejorada.

Intel Arc Alchemist

Hay consenso en afirmar que el DLSS de NVIDIA es el más avanzado del mercado y el compatible con un mayor número de juegos. Además de sofisticados algoritmos de inteligencia artificial, el gigante verde usa hardware dedicado (núcleos Tensor) para mejorar su rendimiento, estabilidad o personalización de la calidad de imagen. Su red neuronal profunda hace el resto al manejar decenas de miles de imágenes de alta resolución, pero renderizadas por superordenadores a velocidades de fotogramas muy bajas.

El resultado es la representación de imágenes con calidad similar a una mayor tasa de fotogramas o lograr generar la «magia» de generar imágenes a mayores resolución con tasas razonables de FPS y así poder jugar, por ejemplo, a 8K. Y hablamos de calidad similar o de magia porque este reescalado inteligente no es tan perfecto como una ejecución nativa. No conviene engañarse, de donde no hay no se puede sacar, aunque sí hay que reconocer que el resultado final logra su objetivo.

AMD ha intentado replicar esta tecnología con FidelityFX Super Resolution. No ha alcanzado el nivel de NVIDIA, pero se ha destacado el uso de un algoritmo de código abierto con potencial de aprovechamiento en un mayor número de tarjetas gráficas (algunas bastante antiguas) y no limitadas a las de NVIDIA que necesitan hardware dedicado.

Intel XeSS quiere cubrir ambos frentes. Por un lado, se ha diseñado utilizando estándares abiertos, similares al FSR de AMD, para ejecutarse en todas las plataformas de GPU actuales. No se ha definido hasta dónde podrán escalar, pero teniendo en cuenta que el FSR de AMD puede activarse desde las series Radeon 400 y las GeForce 10 de NVIDIA podríamos estar hablando de estos entornos. Una segunda variante vendrá acelerada por hardware gracias a las matrices XMX incorporadas en las Intel Arc Alchemist y ambas, no requerirán entrenamiento individualizado para cada juego.

Intel ha ido mostrando imágenes e información de esta tecnología, pero ahora es la primera vez que lo muestra en acción en el vídeo que puedes ver a continuación corriendo The Riftbreaker:

Es el primer vistazo real a un contenido 1080 mejorado a 4K en las Intel Arc Alchemist y la verdad es que se ve muy bien, confirmando que la tecnología de supermuestreo de Intel aportará ventajas en el funcionamiento de sus gráficas. Y de modelos de otras marcas y series, aunque no está claro el nivel de compatibilidad que ofrecerá.

No deja de ser un vídeo y será difícil alcanzar el nivel de NVIDIA, pero muestra que Intel está haciendo grandes progresos en su vuelta al mercado de gráficas dedicadas.

2 comentarios
  • Benito Camelas

    Pues como mínimo ya me está haciendo dudar de si pillar una AMD RX 6000 M, ya que según cuentan los drivers de intel para linux irían muy bien, por lo tanto me lo haría pensar igual tendría que comparar el trazado de rayos, disponibilidad en el mercado, pero sin duda intel parece dispuesta a sacar algo al mercado que puede merecer la pena como tarjeta gráfica dedicada.

  • miguel pozos

    Jajaja … Por algo no la sacan para el mercado de consumo.
    O está cara o es inferior a nivel técnico a AMD-Nvidia.

Lo más leído