Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Quieres otra razón para dejar las redes sociales?

Publicado el
¿Quieres otra razón para dejar las redes sociales?

Las redes sociales no pasan precisamente por su mejor momento, al menos en lo referido a la imagen que el común de la sociedad tiene de las mismas. Hace unos meses, y a consecuencia de las revelaciones sobre los nocivos efectos de Instagram en loa adolescentes, un político estadounidense definió las redes sociales como el nuevo tabaco. Y algo de cierto hay en ese símil, pues sabemos que por norma general no nos aportan nada bueno, pero aún así las seguimos consumiendo masivamente.

No obstante, pese a ello, es indiscutible que de un tiempo a esta parte se han convertido en un canal de comunicación empleado por muchas personas, especialmente si nos fijamos en sus funciones de mensajería privada, es decir, los mensajes directos. Conozco a personas que emplean los mensajes directos de Instagram para buena parte de sus comunicaciones personales, y estoy seguro de que ocurre lo mismo en el resto de redes sociales.

Así, es normal que también las empresas hayan decidido recurrir a este canal, a las redes sociales, para comunicarse con sus clientes. Es cierto que este uso está todavía muy verde, pero podemos tener por seguro que, salvo que los usuarios dejen de emplear las redes, cada día serán más las compañías que darán este paso, e incluso que convertirán las redes sociales en la vía principal de comunicación con parte de sus clientes. Esto, como digo, me parece comprensible, aunque personalmente nunca confiaría mis comunicaciones personales a una red social, pero bueno, hay gustos para todo.

Ahora bien, en otras latitudes, en las que este modelo ya se ha explorado más que aquí, encontramos una razón más para apartarse de las redes sociales. Y es que, según podemos leer en Business Insider, Estados Unidos ha establecido una nueva regulación que permitirá a las empresas de cobros contactar con los deudores a través de las redes sociales. Y es un modelo que, aunque quizá con modificaciones, pero podría exportarse a otras muchas geografías.

¿Quieres otra razón para dejar las redes sociales?

El planteamiento, eso sí, es razonablemente restrictivo en lo referido a la privacidad. Lo más importante es, sin duda, que las empresas solo podrán contactar con los deudores a través de mensajes privados directos, nunca realizar publicaciones en sus muros, en respuesta a sus mensajes y publicaciones, etcétera. Es decir, que nadie salvo el deudor podrá tener conocimiento de dichas comunicaciones.

Por otra parte, la empresa de cobros deberá identificarse inmediatamente como tal. No se permite, por ejemplo, que remita solicitudes de amistad u acciones similares para poder establecer contacto con el deudor, si previamente o en dichas solicitudes no se ha identificado claramente como cobrador de deuda. Y, además, los deudores podrán indicar que no desean ser contactados por esa vía, y las empresa pendientes del cobro tendrán que aceptarlo y descartar ese canal de comunicación.

Debo reconocer que lo aprobado en esta nueva regulación me parece bastante razonable, tanto por el respeto a la privacidad, como por el control que concede a los usuarios a la hora de cerrar esa puerta. No obstante, también es cierto que las redes sociales son un espacio al que recurren muchas personas para intentar abstraerse un poco de su día a día. Y abrir una de ellas solo para encontrarse con un recordatorio de deudas, pues seguramente le resultará un fastidio a más de uno.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

3 comentarios
  • doc

    Deberíamos diferenciar la comunicación social a través de redes de las redes sociales comerciales y el manejo que sus empresas creadoras hacen de ellas. Sin duda han contribuído a aumentar -que no mejorar- la comunicación entre personas, pero sin reglas claras se convirtieron -como muchas cosas- en casi un vicio manipulado por quienes las comercializan. Comunicarse es como comprar, una necesidad, ni bueno ni malo. Ser comprador compulsivo para beneficio de algunos vendedores que explotan ese perfil es definitivamente malo.

  • Medina Martinez

    me parece contradictorio que me entere de esta noticia a través del Facebook de muycomputer

  • Benito Camelas

    A mí para comunicaciones comerciales me parecen una pésima idea, por que al final estás pagando publicidad y demás para que vayan a visitar la página privada de X red social corporativa, con lo que tus potenciales clientes terminan creándose cuentas si no las tenían en dichas redes para tratar de comunicarse con tu empresa y obviamente has de estar pendiente de más canales de comunicación.

    Luego está el tema de que los potenciales clientes podrán ser sugestionado por los algoritmos de la plataforma que se encargarán de hacerle saber sobre tus competidores pues ellos pagarán más por la publicidad en dicha plataforma.

    Pero bueno igual esa es solo mi opinión muy minoritaria y en cuanto a los cobradores de deudas… pues me parece fantástico, así les recuerdan las responsabilidades del mundo real y que todo requiere esfuerzo y tiene consecuencias. La gente con perfiles en estas redes se lo pasará «chachi» cuando los algoritmos detecten la vinculación entre cuentas de cobradores y las suyas, les será más fácil anunciarles créditos basura o tarjetas revólver, que esas compañías bien que gastan en publicidad.

    Yo desde luego no pienso ni instalarme whatsapp para contactar con una empresa, vamos hombre, solo faltaría tener que meterme en ese engorro para poder gastar mi dinero…

    Cuidado con las deudas, que te pueden hacer esclavo.

Lo más leído