Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Google Chrome pretende mejorar la autonomía reduciendo el uso de la CPU

Publicado

el

Google Chrome

Chromium y sobre todo su derivado más conocido, Chrome, siempre han arrastrado la fama de ser tecnologías que tragan muchos recursos. Eso tiene su origen en las capacidades multiproceso del navegador, característica que hace una década (más o menos) lo pusieron muy por delante de la competencia a la hora de aprovechar unos procesadores multinúcleo que empezaban a ser comunes.

Sin embargo y a pesar de las evidentes mejoras aportadas por Chromium y Chrome, no son pocas las veces que Google ha dado la impresión de que el asunto del consumo de los recursos se le ha ido de las manos, y en más de una ocasión ha solventado problemas o ha mejorado el desempeño recurriendo a un mayor consumo de la RAM.

Por suerte, Google es consciente de que posiblemente Chromium anda un poco desbocado en cuanto a consumo de recursos, así que ha introducido en las ramas de desarrollo de Chrome una característica llamada Quick intensive throttling after loading”, la cual debería de reducir el uso del procesador en torno a un 10% con el fin de prolongar la autonomía de portátiles y dispositivos móviles.

Anteriormente, en Chrome 87 se introdujo otra característica llamada “Intensive throttling of Javascript timer wake ups”, que evita que JavaScript active una pestaña más de una vez un minuto después de que haya sido suspendida y tras permanecer antes durante más de cinco minutos inactiva. Dicho con palabras más llanas y perdiendo precisión, se encarga de evitar que el código JavaScript de una web se reactive después de que el usuario haya perdido el foco de la pestaña durante un tiempo. Google descubrió a través de sus pruebas internas que el uso del procesador por parte de Chrome se redujo en cinco veces y consiguió prolongar la autonomía hasta 1,25 horas.

Google Chrome dev para Linux

Con la nueva característica “Quick intensive throttling after loading”, que todavía se encuentra en fase experimental, Google ha reducido el tiempo de gracia de 5 minutos a 10 segundos, haciendo que el uso del procesador caiga de manera más rápida y por ende prolongando todavía más la autonomía de los dispositivos.

Si bien “Quick intensive throttling after loading” apunta a llegar a Chrome en formato de navegador web (y apostemos que a otros navegadores Chromium como Edge, Brave y Vivaldi), tiene pinta de tener el foco puesto en Chrome OS, el sistema operativo desarrollado por Google para los Chromebooks y que emplea la misma base tecnológica sobre Linux. La razón tiene todo el sentido si uno ve que ahí Chrome funciona de manera constante y permanente, mientras que en Android, Windows, Linux y macOS es una aplicación que puede ser cerrada cuando el usuario quiera.

Los que estén interesados en la característica que permite suspender o limitar la ejecución de JavaScript solo tienen que descargar la versión de Chrome correspondiente al canal Canary o Dev y colocar chrome://flags/#quick-intensive-throttling-after-loading en la barra de direcciones para iniciar su activación. Como mínimo se espera que llegue como estable en Chrome OS 105.

Lo más leído