Conecta con nosotros

Noticias

WinGPT es un asistente que permite emplear ChatGPT desde Windows 3.1

Publicado

el

Windows 3.1

Que ChatGPT ha puesto de moda la inteligencia artificial es algo de lo que pocos dudan al menos en lo que respecta al mercado de masas. El conocido chatbot ha despertado tanto interés que entusiastas con los conocimientos necesarios lo están llevando a los lugares más insospechados, entre ellos el viejo y difunto Windows 3.1.

En el sitio web dialup[punto]com hay publicada una aplicación llamada WinGPT, un asistente apoyado en inteligencia artificial para Windows 3.1. El asistente, según su creador, es capaz de responder de manera útil a consultas de todo tipo, por lo que abre la puerta a prescindir de Encarta y las clásicas enciclopedias; proporciona consejos útiles para la vida y es capaz de contar chistes; además de ser un “compañero digital” que ayuda a redactar documentos y a hacer hojas de cálculo.

Para su construcción se ha utilizado el lenguaje de programación C, ese inmortal que aguanta el paso de las décadas, y la API estándar de Windows. Para compilar el código lo empleado es Open Watcom 2, que permite hacer compilación cruzada para Windows de 16-bit incluso desde Windows 11. Aquí merece la pena recordar la fuerte orientación hacia la retrocompatibilidad que siempre ha caracterizado al sistema operativo de Microsoft. La interfaz de usuario ha sido hecha en su mayor parte directamente en C, lo que quiere decir que el desarrollador ha tenido que escribirla a mano en un alto porcentaje.

WinGPT

Una característica interesante de WinGPT es que está empaquetado con una versión modificada de WolfSSL que proporciona soporte de TLS 1.3, la versión más reciente del protocolo criptográfico que apareció en el año 2018. Esto elimina la necesidad de emplear una máquina de proxy con un sistema operativo más moderno para establecer la comunicación.

Eso sí, debido a que está orientado al viejo Windows 3.1, WinGPT se enfrenta a una serie de limitaciones, sobre todo en lo que se refiere a la cantidad de memoria que tienen los ordenadores con dicho sistema operativo. Debido a eso, el desarrollador se ha esmerado en reducir la cantidad de memoria necesaria para WinGPT, en especial cuando se trata de enviar una consulta y obtener una respuesta a través de la API de OpenAI. Para ello ha hecho una petición al modelo de inteligencia artificial para que sea breve en las respuestas y que no se envíe el texto de las conversaciones anteriores en las llamadas de la API, lo que ha traído como consecuencia que el bot no podrá usar el contexto de la conversación anterior.

WinGPT es software libre bajo la licencia GPLv2 y debería funcionar en cualquier versión de Windows que esté compilada para 16 o 32 bits, pero no en aquellas que compiladas para 64-bit, así que como alternativa se ha recomendado tirar de Wine. Además, requiere de una implementación de Winsock y de una clave de la API de OpenAI.

Lo más leído