Conecta con nosotros

Noticias

Si eres infiel, ¡ten cuidado con Apple!

Publicado

el

Si eres infiel, ¡ten cuidado con Apple!

Pudiera interpretarse, tras la lectura de esta noticia de The Sunday Times, que recae sobre Apple la responsabilidad de un matrimonio roto. Porque, claro, los de Cupertino tienen la costumbre de sacar pecho a la hora de hablar de la privacidad que proporcionan sus dispositivos, y este mensaje ha logrado calar en el común de los mortales, ya sean usuarios o no de los mismos. Así, al hablar de soluciones recomendables en este sentido, raro es que Apple no aparezca en la conversación.

Sin embargo, un ciudadano británico (que declina facilitar su nombre, edad y ubicación, por cuestiones de privacidad) considera que la tecnológica ha incumplido ese compromiso y, en consecuencia, ha demandado a Apple y exige una compensación de cinco millones de libras esterlinas. Además, quizá por aquello de que mal de muchos… se muestra totalmente abierto a convertir su causa en una demanda colectiva, pues piensa que puede haber más afectados en sus mismas circunstancias.

Así las cosas, seguramente ahora mismo te estarás preguntando qué terrible fallo de seguridad del ecosistema de la compañía ha dado al traste con la relación de esta persona, ¿verdad? Pues vamos con la versión resumida: este hombre utilizo su iPhone para contratar «servicios profesionales» y, posteriormente, borró los mensajes. Pero, oh sorpresa, éstos se habían sincronizado con su cuenta de iCloud, de modo que también estaban en el ordenador. Y es ahí donde la ya ex-mujer de este individuo los vio, y por lo que decidió poner fin al matrimonio. Con demanda, por supuesto, en la que según afirma el individuo, ha perdido (sí, casualmente) algo más de cinco millones de libras esterlinas.

Si eres infiel, ¡ten cuidado con Apple!

En la demanda, afirma que iMessage no le indica al usuario que, de haber activado la sincronización, borrar un mensaje en el iPhone no lo elimina automáticamente del resto de dispositivos, y considera que su ex-mujer decidió divorciarse por el modo en el que se enteró de estas infidelidades de pago. Considera que, de haber podido hablar con ella «racionalmente», a día de hoy podrían seguir casados. Aunque, llamadme loco, tengo la sensación de que, de no ser por la «indiscreción» de iMessage, esta señora permanecería casada, sí, pero también en la inopia en lo referido a las actividades de ocio y tiempo libre de su cónyuge.

Es cierto que, en ocasiones, la tecnología nos juega malas pasadas, y también es cierto que su funcionamiento puede no ser tan transparente como debiera. Sin embargo, en este caso mucho me temo que nos encontramos ante el ejemplo claro de comportamiento despreocupado e inconsecuente. Y no, no me refiero tanto a su afición a las meretrices, sino al desinterés mostrado, hasta el momento, por el funcionamiento de las herramientas que emplea en su vida diaria. Y de eso, sintiéndolo mucho por el demandante, me temo que Apple no es responsable en absoluto.

iOS permite, desde hace ya muchos años, configurar qué se sincroniza a través de iCloud con otros dispositivos y sistemas operativos. Además, en un ordenador compartido lo normal y recomendable es que cada usuario tenga su propia cuenta personal, y estos son dos puntos clave en lo referido a la privacidad. Por lo tanto, no tiene sentido alguno reclamar a una tecnológica si nosotros hemos hecho un uso inadecuado de sus herramientas. Quienes me leen habitualmente, saben que no tengo problema alguno en mostrarme crítico con los de Cupertino cuando creo que es justo hacerlo. Pero desde luego, en este caso, no tengo duda alguna en posicionarme del lado de Apple.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído