Fujitsu ScanSnap S300

Fujitsu ScanSnap S300
20 de julio, 2008

Este escáner portátil de Fujitsu pertenece a la última generación de la gama ScanSnap y sobresale por su diminuto tamaño y sus prestaciones ofimáticas. Dotado de un sensor de imagen CIS, cuenta con un alimentador de hasta 10 páginas, escaneo dúplex y velocidad de hasta 8 páginas minuto. Ideal para todos aquellos que necesiten literalmente llevar la oficina a cuestas.

 

Fujitsu se apuntó un buen tanto cuando lanzó, allá por 2005, los primeros modelos de la familia ScanSnap, unos escáneres compactos diseñados específicamente para el mercado ofimatico. Con un software muy simple de manejar , estos periféricos resolvieron por un coste comedido las necesidades de gestión documental de muchas pymes y autónomos. Y es que donde lucen de verdad es digeriendo documentos a gran velocidad y convirtiéndolos a PDF, Word o cualquier otro formato estándar.

 

Este es el tamaño del escáner abierto. Cerrado ocupa lo que un cartón de tabaco.

 

El Fujitsu ScanSnap S300 entronca en la tercera generación de esta familia y aporta numerosas novedades. La más llamativa, su tamaño. Similar al de un cartón de tabaco, el S300 posiblemente sea el escáner de su categoría más pequeño del mundo. Eso sí, sin sacrificar casi -salvo la velocidad y la ausencia de la versión completa de Adobe Acrobat 8– prestaciones frente a su hermano mayor, el ScanSnap S510. Y además, cuesta la mitad, 299 euros.

 

Pequeño pero matón: se “come” todos los formatos

 







Este escáner, que cabe en el maletín de cualquier portátil, pesa menos de 1,5 kgrs de peso y ofrece unas prestaciones de hasta 8 ppm dúplex con resolución de 600 dpi. Por supuesto una vez abierto, como se puede comprobar en la foto, incluye bandejas plegables, así como el habitual botón de escaneo, gracias al cual, basta insertar el documento (hasta 10 hojas admite la bandeja de alimentación) y pulsarlo para comenzar el trabajo. Así de fácil y simple.

 

Y es que este escáner está diseñado para tragarse todo tipo de documentos y convertirlos preferentemente a PDF aunque también el software nos permite salvar en Word, JPG… A pesar de su tamaño digiere documentos de todo tipo: desde DNi o  tarjetas de visita, hasta recibos, facturas de todo formato… Incluso puede con tamaños A3 utilizando un accesorio que dobla el documento y lo reconstruye por software).

 

El Fujitsu ScanSnap se suministra bien surtido de software y por supuesto con drivers frescos para  Windows Vista que superan los problemas de la generación anterior. Así, incluye la última versión de ScanSnap Organizer desde la que controlamos las principales funciones del escáner. A pesar de no incluir una copia de Adobe Acrobat convierte sin problemas a PDF, incluso con la opción de permitir búsquedas, algo clave para la gestión documental, la principal misión de este periférico. Desde ScanSnap Organizer podemos definir el tamaño de los ficheros, activar el modo dúplex, definir la calidad de las imágenes, el formato en que queremos salvar…

 

También se suministra la última versión, la 3.2, de CardMinder, una aplicación para escanear y reconocer tarjetas de visitas y salvarlas de forma directa en nuestra agenda tipo OutLook. Aunque funciona bastante bien, el programa da la opción de retocar los resultados antes de salvar en nuestro directorio.

 

Alimentación vía USB

 



















Quizá lo más sorprendente de este modelo es el hecho de poder alimentarlo a través de puertos USB, lo que permite olvidarnos de la incómoda fuente de alimentación que por supuesto también incluye. Para ello cuenta con dos cables USB (uno para datos y otro para la alimentación). Esa posibilidad se logra gracias al bajísimo consumo del dispositivo gracias a la integración de sensores de imagen CIS. Eso sí, al utilizarlo conectado al puerto USB la velocidad de escaneado se reduce a la mitad. Tenemos que elegir entre máxima portabilidad y menores prestaciones, o máxima velocidad a costa de cargar con el alimentador a 220 voltios.

 

Trasera del escaner. Cuenta con el conector USB y el cable de alimentación que se puede sustituir por otro USB.

 

Fotos de detalle del ScanSnap S300. Cuenta con un sólo botón. Todo lo demás se gestiona por software.

 

En nuestro Laboratorio el ScanSnap S300 ha demostrado que tamaño no va reñido con prestaciones. La instalación es muy simple: enchufar, instalar el software propietario (no funciona vía TWAIN) y encender. Tarda muy poco en calentar. Y digiere todo tipo de documentos sin problemas. Sólo hemos sufrido un par de “enganches” con tarjetas de visita gruesas que hemos solventado a la segunda oportunidad ajustando mejor las guías. Respecto a la calidad del escaneo depende de nuestras preferencias. Si la queremos alta ocupará mucho más espacio en disco y tardará un poco más en salvar el documento. Para facturas, informes, etc. aconsejamos calidad media.

 

En el escaneo de imágenes y fotografías , la calidad obtenida es menor que la ofertada por la mayoría de escáneres planos, aunque bastante decente. Está claro que este no es su punto fuerte.

 

Respecto a la penalización de tiempos a la hora de trabajar con alimentación USB es clara, cercana al 50 %. Sólo es aconsejable para pequeños volúmenes de datos. Nosotros hemos sobrepasado el minuto para 5 páginas.

 

En definitiva, el Fujitsu ScanSnap S300 es una excelente alternativa para todos aquellos profesionales que necesiten un escáner portátil para llevar a cualquier parte, e incluso poder utilizarlo sin enchufe. Con un coste comedido, 299 euros, ofrece soluciones efectivas a escaneo de documentos. Eso sí, si el volumen de escaneo es grande aconsejamos optar por su hermano mayor, el S510, que también es compacto y abulta poco.

 

 

 

 

  • Share This