Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Opera 15: decepcionante, prometedor

Publicado el

opera15

Hace una semana que vio la luz la primera versión estable de Opera 15, la reencarnación del popular navegador web noruego, que ahora se basa en Chromium. Y no tardaremos mucho en ver la siguiente, pues al igual que Chrome y Firefox, Opera ha acelerado su calendario de lanzamientos: habrá nueva versión estable cada dos semanas. Es decir, pocas novedades, pero constantes.

Ahora bien, ¿es el nuevo Opera una alternativa a tener en cuenta? La respuesta rápida es un no comedido. Ni siquiera a los fieles usuarios de la firma satisfará la nueva versión, que carece de prácticamente todas las características que hacían especial a una aplicación que nunca ha sido mayoritaria, a pesar de que varias de sus innovaciones han sentado cátedra.

Sí, Opera 15 ya está disponible en versión “estable”, que no completa. Es algo que saben bien los desarrolladores del navegador, motivo por el cual siguen y seguirán manteniendo la versión anterior, Opera 12, que hace un par de días recibía una actualización. Sin embargo, no se pretende recuperar todas las funciones del viejo Opera.

De Opera a Opera

Si tienes instalado Opera 12, la primera vez que ejecutes Opera 15 comprobarás, por ejemplo, que aparece un archivo HTML en tu escritorio llamado “Notas de Opera 12”, donde, en efecto, encontrarás cualquier nota que tuvieses guardada. La función de notas no va a ser conservada. La recomendación de los desarrolladores es utilizar la recién estrenada extensión oficial de Evernote. Desde luego, no es lo mismo, pero ahí queda.

Otros datos de importancia tales como el historial de navegación, contraseñas, motores de búsqueda e incluso extensiones, serán importados automáticamente en el primer inicio de Opera 15. No todas las extensiones quedarán activadas, ya que hay muchas que no son compatibles con la nueva versión, aunque es difícil que eso llegue a suponer un problema, a sabiendas de que es posible utilizar las extensiones de Opera en Chrome y viceversa.

En cuanto al cliente de correo electrónico, es una aplicación aparte, también en versión estable desde hace unas semanas. Cuando lo ejecutes procederá migrar todos lo datos -también las fuentes RSS que se tengan agregadas-, de Opera 12 a Opera Mail.

¿Marcadores? Buena pregunta. Porque el nuevo Opera ni tiene ni va a tener soporte para marcadores al estilo tradicional por defecto. Opera pretende innovar mediante su conocido Speed Dial, del que hablaremos más adelante, y de hecho es posible importar todos los marcadores antiguos en la forma de marcadores visuales del Speed Dial, que soporta grupos, desde el mismo Speed Dial (ver imagen más abajo). Quien quiera continuar con el método de siempre, tiene a su disposición una extensión desarrollada por la propia Opera Software para cubrir tal función.

Actualización: Como nos informan en los comentarios, Opera se ha echado atrás e implementarán función de marcadores nativa. Además, llegará pronto, pues lo han marcado como prioridad ante el aluvión de quejas recibidas.

Por supuesto, Opera 15 no reemplazará a la versión anterior que, como decimos, seguirá disponiendo de soporte durante un tiempo. No hay peligro en instalar la nueva versión.

Interfaz

Una vez visto todo lo referente al cambio de una versión a otra, es hora de comenzar a utilizar Opera 15 y las sensaciones son dispares. Comencemos, pues, por lo primero que ven los ojos, la interfaz de la aplicación, que se muestra minimalista y elegante, por encima de Chrome, pero con las mismas faltas: es inconfigurable, y esto es un hachazo en la cabeza de cualquier usuario clásico de Opera. Por fortuna, Opera no es Google, así que muchos esperamos que las tan deseadas opciones de personalización acaben llegando más tarde o más temprano.

No hay navegador que pueda hacerle frente a la gestión de pestañas de Opera 12, lo que acrecienta la desilusión en este apartado: nada de fijar pestañas, muchos menos agruparlas con esa increíble función llamada “tab stacking”. Ni siquiera es posible añadir un botón para recuperar las pestañas cerradas, aunque el menú contextual de las pestañas permite hacerlo de una en una, y en el menú principal se muestra una lista. Sin duda, este es un campo que, esperemos, brille verde en breve.

opera15_tabmenu

Pasamos a la barra de herramientas y navegación, la única disponible. Minimalismo al estilo Chrome, con los botones de dirección a la izquierda, una barra de direcciones / búsquedas y las extensiones y otros botones a la derecha. Por ejemplo, el de descargas, que aparecerá solo cuando sea necesario (o sea, cuando descargues algo). Funciona exactamente igual que en las últimas versiones de Firefox, ventana emergente incluida.

opera15_descargas

opera15_descargas2

En cuanto a la barra de direcciones / búsqueda, solo dos iconos se muestran al final de la misma, que servirán para añadir la página en la que estemos al “acceso rápido” (los “cuadraditos”) o al “estante” (el corazón), que vendría a ser el método que propone Opera 15 para manejar marcadores temporales, esos que se guardan con el único objeto de ser revisados más tarde.

Afortunadamente, todo cabe en una barra. Aun así, las grandes posibilidades de modificación que ofrecía Opera se han perdido, al menos por el momento. ¿Volveremos a disfrutar del genial y útil panel lateral, con todas sus opciones? ¿Y qué hay de los botones personalizados? Se presume turbio el asunto.

Los tres “ases” de Opera 15

Primero, el Speed Dial de Opera 15, que hará las veces de página de inicio y al que a partir de ahora llamaremos con la corrección precisa “acceso rápido”. A la cabeza de la página encontramos un menú con tres secciones, Acceso rápido, Estante y Descubre, además de un buscador que, ojo, solo busca en la sección en la que se esté. Debajo encontramos el buscador de Google como añadido realmente superfluo, pues la barra de direcciones tiene la misma función, y más abajo los marcadores visuales de rigor, que como novedad soportan la creación de grupos.

opera15_ar

En esencia, el nuevo Acceso rápido de Opera 15 es una copia de Super Start, un complemento para Firefox del que os hablamos hace poco, con la posibilidad de buscar dentro de los grupos de marcadores y mejor rendimiento. En este punto hay que recomendar a quienes encuentren un poco bruscas las animaciones al abrir un grupo, que en las opciones del navegador encontrarán una todavía sin traducir llamada “Adjust Speed Dial animations for slower hardware“, que hará que la apertura de los grupos pierda los efectos pero sea instantánea.

opera15_spg

Como nota positiva, el acceso rápido sigue soportando extensiones y temas. No están todos los que estaban, especialmente en el caso de los temas, pero seguramente es algo que no tardará en mejorar.

Cambiamos de sección y nos vamos a los estantes, un almacén de “páginas para ver después” cuya única opción consiste en un nivel con el que cambiar la vista de las capturas, que puedes dejar a todo tamaño, en modo lista o entre medias. En un principio no pinta mal, pero tampoco deslumbra. Todo parece indicar, eso sí, que esta función recibirá la atención de los desarrolladores de Opera.

opera15_estante1

opera15_estante2

Y terminamos con “descubre”, una suerte de popurrí de noticias que solo permite cambiar la categoría de la información que, por lo menos, está localizada. Es decir, aquí en España la información que recibimos es de España y/o en español, aunque se puede cambiar. No solo eso. Opera parece tener buen gusto con lo que ofrece, y es que si una noticia de MuyComputer sale en la cabecera de la sección de tecnología como es el caso, no puedo decir otra cosa.

opera15_descubre

Con todo, es una característica que nadie ha pedido, que no se puede eliminar -al menos por el momento y en apariencia- y eso es inaceptable. ¿De verdad era necesario hacer algo así, a la fuerza?

¿Queda algo del viejo Opera?

Como hemos visto, no queda demasiado del característico viejo Opera, pero algo queda. Además del mejorado Speed Dial, el navegador conserva el “modo Turbo”, ahora llamado “modo todoterreno”; ese que permite agilizar la navegación en redes lentas y que es tan bienvenido en el teléfono móvil (aunque tampoco se le dice que no en el escritorio). También están los atajos de teclado y los gestos del ratón.

Estas son las opciones y configuraciones de las que dispone Opera 15:

opera15_menu

opera15_config1

opera15_config2

opera15_config3

Seguramente muchas características adicionales serán accesibles mediante extensiones, que es en lo que parece que se va a apoyar Opera por el momento. Se sabe, de hecho, que la próxima versión, que veremos la semana que viene, tiene por objeto mejorar aspectos como el de los temas visuales o la sincronizar de datos entre dispositivos con Opera Sync, que hasta hace nada era un poco un desastre.

Y no hay mucho más que contar. ¿Rendimiento? ¿Velocidad? Con total sinceridad, la diferencia en milisegundos que puede haber entre Firefox, Opera o Chrome, es irrisoria para quien eso escribe; luce en una noticia rápida, pero no es -o no debería ser- en absoluto determinante a la hora de escoger un navegador por encima de otro. En cualquier caso, muy similar a lo que marca Chrome, como es obvio.

No pasa lo mismo con el consumo de recursos, y si Opera se beneficia de lo mejor de Chromium, también penaliza con en lo peor, el rendimiento. El sistema de multiprocesos de Chromium y cía es muy interesante, pero tiene un precio: es el navegador más tragón de memoria que existe, sin parangón (esto va para Chromium, Chrome, Oprea, etc). La solución a este desaguisado se supone que está en marcha, con la limpia en el código de WebKit que ha realizado Google, y las mejoras que le lleguen a Blink en este sentido.

Otra cosa es la compatibilidad, y es que el Opera clásico no pinchaba en velocidad o rendimiento, pero sí lo hacía -lo hace- en compatibilidad. Nada más fácil para comprobar tal afirmación que entrar en Google+ y comenzar a desplazarse por el sitio. Haz la prueba con Opera 12 y 15, Firefox y Chrome. En esta nueva etapa, Opera se desenvuelve que da gusto. Y sí, lo hace de una manera bastante estable, sin “explotar” una sola vez.

Así, Opera 15 es decepcionante, porque lo que era una completa suite de Internet se ha convertido en una aplicación muy básica, tanto que solo parece una careta de Chromium. Pero ese es el camino que ha marcado la empresa, innovar en funciones e interfaz de usuario, en lugar de competir por construir el mejor motor de renderizado, guerra perdida de antemano, y no porque Presto no estuviese a la altura.

Con todo, Opera 15 o, mejor dicho, el nuevo Opera, es prometedor. Porque su base es sólida, se está aprovechando con inteligencia de la tecnología que tienen a su alcance, contribuyendo con la misma, que para eso es Open Source, y lo está haciendo de manera muy decidida.

Por este último motivo, hay dos cuestiones imperdonables: que el nuevo Opera no sea Open Source y que todavía no haya disponible una versión para Linux.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

Top 5 Cupones

Lo más leído