Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Elite: Dangerous, análisis

Publicado el

elite-dangerous

Tú, tu nave y la Vía Lactea a tu disposición. Esa es la ambiciosa premisa de la que parte Elite: Dangerous, recrear una galaxia y dar al jugador completa libertad de acción para que sea él quién ponga sus propios límites y decida cómo quiere comportarse en un universo que reacciona en función de nuestras acciones. Treinta años después, Elite vuelve a nuestros ordenadores.

Creado tras una exitosa campaña de crowdfunding en Kickstater y de la mano de David Braven, el programador del original, este título se nutre de todos lo que sabemos para recrear nuestra galaxia. Sí, el juego tiene 400.000.000.000 (no, no sobra ningún cero) de sistemas estelares diferentes que podemos visitar para comerciar, ejercer la piratería o simplemente explorar para vender los mapas al mejor postor. Aspectos como las órbitas de cuerpos y cometas, la influencia de la gravedad, la posición de las estrellas o las distancias (entre otras características) están representados en un universo en el que la mera aventura de perderse ya supondrá un reto para muchos.

Que Elite: Dangerous no es un juego para todos los públicos es evidente incluso antes de empezar a jugar. De hecho, te obligan a superar un exigente tutorial de varias fases antes de empezar con una nave básica y 1000 créditos (la moneda del juego) en el bolsillo. Si, puedes seguir la historia principal desde el principio pero también optar por comerciar o dedicarte a explorar cualquier parte del espacio para ganar unos créditos.

elite-2

Ficha técnica

Sin llegar al nivel casi enfermizo de la serie X , Elite: Dangerous es un simulador de complejidad media que necesita un joystick (no hace falta que sea demasiado caro) para disfrutarse en plenitud. No estamos ante un arcade espacial de acción directa, sino ante un título pausado donde lograr con éxito un simple atraque en una estación espacial nos proporcionará una enorme satisfacción.

Una vez superadas las primeras dificultades (imprescinible manejar con cierta soltura los atajos de teclado) la curva de aprendizaje se suaviza, comenzamos a ganar créditos y es posible hacerse con naves más manejables y un equipamiento que nos permita afrontar con garantías pequeñas escaramuzas o misiones de caza de piratas. Por supuesto siempre podemos optar por la velocidad y la defensa y seguir basando nuestra progresión en actividades no directamente relacionadas con el combate.

 

Las mecánicas de las misiones pecan de ser demasiado planas (matar, recoger recursos, escoltar…) pero Elite: Dangerous si consigue esa sensación de peligro que creíamos casi olvidada en el que el jugador debe pensar muy bien cual es el siguiente paso y evaluar  los riesgos; un salto al sistema inadecuado y nuestra flamante nave puede ser pasto de los cazarecompensas que pueblan la galaxia.

El título está pensado como MMO (también se puede jugar solo pero necesitaremos conexión a Internet) así que llama la atención la falta de profundidad de esta faceta; resulta complicado formar escuadrones, el sistema de comercio tiene mucho que mejorar y las opciones más allá del mero combate (diplomacia, alianzas, intercambios entre jugadores) deben progresar en futuras actualizaciones.

A nivel técnico el juego es notable, con mención especial para las espectaculares imágenes que veremos al estar cerca de un planeta, una estación espacial o un supercrucero. En combate, una fluidez perfecta y detalles como las partículas o la representación de los daños que sufre nuestra nave fielmente representados generan una experiencia jugable plenamente satisfactoria.

elite1

Conclusiones

Elite: Dangerous encantará a los amantes de los retos y que no se desanimen a las primeras de cambio: estamos ante un juego prácticamente infinito en su extensión y al que le irán llegando añadidos (algunos de pago) en forma de nuevas naves, escenarios o misiones.

En el lado negativo la falta de contenido en general, tanto desde un punto de vista argumental como de elementos con los que podemos interactuar; la sensación de espacio vacío está tan lograda que algunos jugadores terminarán por aburrirse. Muy recomendable para los amantes de la simulación espacial y casi imprescindible el joystick para tener alguna posibilidad en las batallas.

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

5 comentarios
  • Je, estaba buscando la versión Linux… 😉

  • tomy

    Los desarrolladores han confirmado que trabajan en versiones para consolas next-gent y para Linux, pero sin más detalles. Imagino que irá en función del éxito que tenga el lanzamiento.

  • Lo llevo jugando desde la primera versión BETA y esta increible como juego. Recomendado.

  • Pues no se, pero ¿cómo miden el éxito en GNU Linux sin versión para ello? En fin, lo bien que vendría para la popularización de Linux que sacasen los mismo juegos que para Win o Mac…

  • tomy

    Me refería a que en función de las ventas que tengan en PC se pensarán el salto a otras plataformas.

Lo más leído