Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Telefónica apuesta por un BQ con CyanogenMod ¿Está contento Google?

Publicado el

Telefónica ha comercializado en el mercado español un smartphone BQ con CyanogenMod. Basado en el Aquaris X5, es el primer terminal OEM que llega a Europa con la ROM alternativa basada en Android.

La multinacional de las telecomunicaciones no se va a parar en España y tiene previsto comercializar en las próximas semanas este BQ con CyanogenMod en Reino Unido y Alemania. En 2016, la operadora lo ofrecerá en todos los mercados en los que opera lo que implica su llegada a Latinoamérica. Aunque se ha asegurado en explicar que «es un producto 100 % Android», el director global de la Unidad de Terminales de Telefónica, le ha dado un buen palo a Google al afirmar que eligen a Cyanogen porque «quieren que los consumidores sepan lo que están haciendo» con su sistema. «Queremos que los consumidores sean conscientes de lo que las aplicaciones están haciendo con sus datos», ha recalcado Francisco Montalvo.

Telefónica ya comercializa el BQ con Cyanogen a un precio ligeramente más económico que el original, 209 euros (impuestos incluidos). Además, los clientes de Movistar lo pueden financiar sin intereses en 24 meses, por 8,7 euros mensuales y bajo uno de sus contratos (con permanencia) de voz y datos.

BQ Aquaris X5

El terminal con CyanogenMOD es idéntico al modelo presentado el mes pasado con Android 5.1. Definido como el “iPhone español” por su diseño cercano a los terminales de Apple y su marco metálico, su atractivo como un interesante gama media está a la vista con un grosor de 7,5 milímetros para 147 gramos de peso.

Emplea una pantalla IPS de 5 pulgadas, con un procesador Qualcomm Snapdragon 412 con GPU Adreno 306, 2 o 3 Gbytes de memoria RAM y opciones de almacenamiento interno de 16 o 32 Gbytes. Incorpora dos nano-SIM en la misma bandeja y soporta redes de cuarta generación LTE. Su batería es una LiPo de 2900 mAh y cuenta con doble cámara, trasera de 13 MP y frontal de 5 megapíxeles.

Otra muestra del buen hacer de BQ. Una compañía que ha conseguido batir récords de venta en España (tercero en venta de smartphones libres) gracias a su relación calidad/características/precio y un buen servicio técnico que por ejemplo en este modelo, ofrecerá 5 años de garantía.

Cyanogen

Cuando hace unos años algunos entusiastas nos enfrentábamos -no sin paciencia y laboriosidad- a eso del «rooteo» y «flasheo», pocos podríamos imaginar que Cyanogen (uno más en los inicios de la «cocina» de Android) llegaría a tanto. Baste un dato: 50 millones de usuarios usan esta ROM. «Más usuarios que la suma de los que utilizan Windows Phone y BlackBerry”, según presume la compañía.

Y decimos compañía porque desde una versión 3.1 (Dream & Magic) lanzada en 2009, programada por un pequeño grupo de desarrolladores dirigidos por Steve Kondik y gracias al trabajo comunitario para conseguir el rooteo del HTC Dream (permisos de superusuario) con la imprescindible colaboración de xda-developers, hoy se ha convertido en una empresa participada por la mismísima Microsoft (y por Telefónica), asociada a Qualcomm y gobernando con sus desarrollos de código abierto terminales de OnePlus, Oppo, ZUK, Micromax y ahora BQ.

Qué decirte que no hayamos dicho ya de Cyanogen, nos encanta su trabajo y también lo que ha significado para el desarrollo de Android y para sus usuarios, permitiendo actualizar o resucitar terminales abandonados por los fabricantes. Es una de las razones para usar esta ROM aunque no la única.

Google y Cyanogen

No quisiéramos terminar esta entrada sin exponer los desencuentros de Google y Cyanogen que pueden ser importantes en el futuro y que comenzaron en 2009 con una carta de cese y desistimiento enviada por Google al jefe de desarrollo de CyanogenMod al incluir aplicaciones de código cerrado de Google y controladores privativos. Las críticas de los usuarios y de la mayoría de medios hacia Google suavizaron la situación y se llegó a un acuerdo aunque desde entonces las relaciones no han sido las mejores.

Cyanogen creció y Google intentó su compra, no sabemos si para aprovecharla o para quitar del mercado un competidor como es hoy. El desencuentro ha alcanzado tal nivel que desde Cyanogen aseguraron que perseguían «un Android sin Google», completamente libre a todos los niveles incluyendo los propios servicios de Google y la tienda oficial. Casi nada. Con este planteamiento no sabemos cómo habrá caído en el cuartel general de Google este BQ con Cyanogen, patrocinado por una de las grandes operadoras mundiales y con críticas de sus ejecutivos al uso de los datos que hace Google.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído