Nobel para las máquinas moleculares

Nobel para las máquinas moleculares
6 de octubre, 2016

La investigación con máquinas moleculares y por extensión la nanotecnología, ha recibido un reconocimiento a través del anuncio del premio Nobel de Química 2016, otorgado al francés Jean Pierre Sauvage, el británico J. Frasser Stoddart y el holandés Bernard Feringe.

Tres científicos pioneros en este campo entre la química y la mecánica, que se llevan el galardón por el diseño y síntesis de máquinas moleculares que pueden ser utilizadas en “el desarrollo de nuevos materiales, sensores y sistemas de almacenamiento de energía”, explicó el jurado al anunciar el galardón.

Los premiados “han miniaturizado máquinas y llevado la química hacia una nueva dimensión. Han conducido los sistemas moleculares hacia estados donde, al llenarse de energía, pueden controlarse sus movimientos”, señalan desde la Academia de Ciencias Sueca.

“El motor molecular está hoy en la misma fase que el motor eléctrico en los años 1830, cuando los científicos exhibían manivelas y ruedas, sin saber que ello conduciría a los trenes eléctricos, lavadoras, ventiladores y batidoras”

El francés Sauvage, profesor en la universidad de Estrasburgo, fue el primero en imaginar estas máquinas moleculares, “nanomáquinas” presentadas como un “ensamblaje molecular capaz de ponerse en movimiento de forma controlada en respuesta a señales diversas: luz, cambio de temperatura, entre otras”.

motormolecular_2

Motores moleculares con bacterias

Tales sistemas existen, son muy numerosos en las células vivas e intervienen en todos los procesos biológicos importantes, explicó el científico en 2008.

Máquinas moleculares: Nuevas tecnologías de computadoras

Nuestro campo informático será uno de los principales campos de aplicación de las máquinas moleculares. Destacar que, el británico Stoddart, ya ha desarrollado un chip de computadora molecular con 20 kB de memoria. Unos chips que pueden revolucionar la tecnología de computadoras en el futuro como en su día hicieron los transistores de silicio, al posibilitar la creación de ordenadores moleculares que almacenarían y gestionarían la información a nivel molecular

Y hablando de ordenadores, el pasado martes el Nobel de Física fue para los británicos David Thouless, Duncan Haldane y Michael Kosterlitz por las investigaciones sobre los estados “exóticos” de la materia, que abren la puerta a un futuro de ordenadores cuánticos.

  • Share This