Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Acusan a la industria alemana del motor de experimentar con emisiones en monos y humanos

Publicado

el

industria alemana del motor

Aún resuena el escándalo del «dieselgate» y el fraude medioambiental cuando llega otro caso tan éticamente reprobable como el anterior. Hace unos días, medios como The New York Times revelaron que la industria alemana del motor había financiado experimentos donde se expusieron a grupos de monos a la inhalación directa de gases de combustión de motores diesel para determinar sus efectos en el organismo. La última novedad del caso la ha a aportado el medio alemán Stuttgarter Zeitung, indicando que también se utilizaron humanos en estos experimentos.

Las pruebas (por llamarlas de alguna manera) tendrían el objetivo de «limpiar» la evidencia sobre los efectos nocivos de los gases emitidos por los diesel en la salud humana y habrían sido encargadas por la Asociación Europea de Estudios sobre la Salud y el Medio Ambiente en el Transporte (EUGT en alemán), un lobby fundado por Volkswagen, BMW, Daimler y Bosch.

Los experimentos se habrían realizado en un laboratorio de la ciudad estadounidense de Albuquerque y son para echarse a temblar. Sentaron a grupos de monos (y también humanos) en una cámara estanca y los pusieron a ver dibujos animados mientras inhalaban los gases emitidos por un Volkswagen Beetle diesel encendido. Como estarás imaginando, el Beeetle empleado había sido trucado para emitir menos emisiones que los modelos comerciales.

Hay pocas dudas de que estas pruebas se realizaron porque los mismos libros de la organización del motor alemán habla de pruebas de inhalación de dióxido de nitrógeno entre 2012 y 2015 con grupos de monos y 25 «humanos saludables». Incluso, un directivo de VW actualmente detenido en EEUU por el escándalo de manipulación de datos de emisiones, habría sido el responsable de proporcionar el vehículo al laboratorio.

Escándalo monumental

Como puedes imaginar, el escándalo ha sido descomunal. El portavoz del gobierno alemán ha señalado que «esos experimentos no tienen ninguna justificación ética ni científica y obligan a formular preguntas críticas a todos los responsables». Y ha ido más lejos:

«Lo que tienen que hacer los fabricantes de automóviles con las emisiones es reducirlas y no pretender demostrar que no son dañinas con ayuda de experimentos con monos y hasta con seres humanos»

El presidente del Consejo de Supervisión de Volkswagen ha salido a los medios para criticar los experimentos. «En nombre del conjunto del Consejo de Supervisión me distancio con total determinación de este tipo de prácticas que en modo alguno son comprensibles y deben ser aclaradas completamente y sin reservas». El ejecutivo ha añadido que cualquiera que sea el responsable «tendrá por supuesto que rendir cuentas de ello».

En cuanto a Daimler y BMW, se han desmarcado completamente de estas prácticas asegurando que sus coches no habían sido utilizados en los mismos, aunque forman parte como Volkswagen de la creación de un lobby de presión que no parece tuviera otro objetivo que falsear los efectos nocivos de los gases emitidos por los diesel en su introducción en Estados Unidos. Se impone adopción de responsabilidades en este caso lamentable que vuelve a debilitar la imagen y credibilidad de toda la industria del motor.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído